La Voz

Pablo Casado volvió a Galicia y lo hizo dando unas explicaciones que, en otras circunstancias, nunca ofrecería. El presidente del PP se levantó a las cinco de la mañana en Elche, donde el viernes por la noche tuvo una cita ineludible con su familia política que incluso detalló, y tras subirse a dos aviones, un coche de un dirigente gallego lo trasladó hasta la carballeira de San Xusto, en el municipio de Cerdedo-Cotobade, donde el PPdeG abría el curso político. «Hubiera venido aunque fuera peregrinando», proclamó con entreguismo, recordando que en Santiago ya se le pudo ver con barba hace dos años y dejando claro que llegaba con una lima para pulir todas las asperezas surgidas en los últimos meses entre ambas direcciones.

Hace solo una semana la presencia de Casado no estaba confirmada, más bien al contrario, y su ausencia, además de romper la tradición iniciada por Mariano Rajoy y continuada por él mismo el año pasado, le daría alas a la tesis de que Alberto Núñez Feijoo y el PPdeG no están en la misma página de la partitura política. Pero con las dos ideas fuerza que envió a los cargos y simpatizantes es imposible abonar esa tesis, porque el de Ávila se ganó al auditorio pidiéndole abiertamente al de Os Peares que se presente a las elecciones autonómicas del próximo otoño, «porque te necesitamos, Galicia te necesita», expresó en medio de otros piropos.

Casado, que presumió de acudir a Galicia «una vez al mes» desde que lidera el PP, reconoció el peso de la organización gallega dentro de la estructura de su partido, y regaló elogios a la gestión de la Xunta.

Pero al margen de las interpretaciones en clave orgánica y gallega, el presidente popular necesitaba una intervención pública para compensar el acto de Pedro Sánchez en Toledo, así que centró toda su artillería en atacar al líder socialista y al Gobierno en funciones, al que acusó de estar haciendo daño a Galicia.

Casado fue el último en hablar y tuvo oportunidad de replicar o puntualizar lo que quisiera sobre las intervenciones anteriores, pero subió sin papeles al escenario y sin ánimo de dar pie a interpretaciones. Y por ello se saltó cualquier referencia al proyecto España Suma y a su derivada gallega, que genera un notable rechazo en la dirección del PPdeG. Abordar cualquier reflexión sobre esta posibilidad instrumental que pretende sumar en una plataforma los votos de los populares, Ciudadanos y Vox hubiera chirriado con respecto al discurso de Feijoo, que de forma elegante pero rotunda reiteró su idea de que «la suma en Galicia es el PP». Fue la frase que pudo generar más fricción, pero enseguida hubo una reflexión más genérica para arrimar su relato al de la dirección de Génova, reclamando «no dividir más lo que ya estaba unido». De otra forma, explicó, «nunca seremos una alternativa a la izquierda», aunque quedó claro que se refería al conjunto de España porque en Galicia su partido había conseguido «parar» al nacionalismo y al populismo desde la unidad de acción. Feijoo advirtió que el PP tiene las «puertas abiertas» para volver a recibir a los que «de buena fe» se refugiaron en otras opciones políticas en abril, y confía en que los más de seis millones de votantes de Ciudadanos y Vox hayan «entendido el mensaje» de la división del voto para que no vuelva a suceder ante una hipotética repetición electoral. A lo que no dedicó un segundo fue a la oposición en Galicia que tratará de arrebatarle el poder dentro de un año: «Eu falo de cousas serias», zanjó.

Casado asume la reivindicación de Galicia y clama contra el «chantaje» a las comunidades

Además del mensaje de unidad, ambos mandatarios coincidieron al poner en el centro de sus discursos el «chantaje» al que, a su juicio, está sometiendo el Gobierno en funciones a las comunidades. El presidente de la Xunta lleva denunciando desde hace meses el agujero que está generando en las arcas autonómicas la postura de la ministra de Hacienda de no transferir los impuestos recaudados, pero ese mensaje es relativamente reciente en la dirección de Génova, que ha percibido la dimensión del problema cuando otros dirigentes se sumaron a las críticas.

Como alternativa a esta situación, Casado ha aprovechado su intervención para hacer una «propuesta formal» a todos los barones, socialistas y de otros partidos, para que se sumen a los del PP y fuercen una reunión en el Consejo de Política Fiscal y Financiera, donde creen los populares que se podrá encontrar una solución para reclamar un pago urgente de los 7.000 millones adeudados «y para dejar ya esta responsabilidad».

Feijoo se mostró «harto de menosprecios», dudó que este problema siguiera vigente si afectase al País Vasco y Navarra —comunidades con conciertos económicos y fiscales— y exigió que «como mínimo un Gobierno en funciones pague lo que debe» para que no se vean afectados servicios básicos como la sanidad, la educación o las pensiones.

El «peligro» que supone Pedro Sánchez y una economía «que no está para bromas»

Casado y Feijoo podrían haber intercambiado sus discursos para hablar de Pedro Sánchez, al que consideraron un «peligro» y un «riesgo» para la estabilidad de España y Galicia y al que acusaron de escribir en su biografía las páginas políticas de la «inestabilidad» desde que irrumpió en la vida pública en el 2015. Frente a una España paralizada, el presidente del segundo partido con más apoyos puso en valor el «ejemplo» de Galicia y de una Xunta que es capaz de «cuadrar» sus presupuestos. Una gestión que tiene sus amenazas «porque la economía no está para bromas y nada de esto sale gratis».

A Casado le preocupan las cifras del paro y la desconfianza que, a su entender, han empezado a detectar los inversores. Y cree que Galicia tampoco se libra de esta situación, que se traduce en posibles retrasos en la finalización del AVE, en la falta de compromiso por parte del Gobierno para apuntalar la construcción de fragatas en Ferrol o las incertidumbres a las que se ven sometidos sectores como el de la automoción y el energético, además de «los autónomos, que cada vez lo pasan peor. Centrémonos en la España real, la España que madruga», exigió.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

Casado, en la apertura del curso político en Galicia: «Alberto, te necesitamos»