Del museo al bar, estos son los nuevos horarios de cierre en Galicia

La Xunta tramita una orden que aumenta el horario de museos y bibliotecas y limita el de cafeterías y cafés espectáculo


redacción / la voz

La Xunta aprobaba este jueves el nuevo catálogo de espectáculos y actividades recreativas y, al mismo tiempo que impulsaba esta regulación, comenzaba la tramitación de la orden que determina el horario de apertura y cierre de todos estos establecimientos y de inicio y finalización de los espectáculos públicos. Esta regulación horaria se colgaba ayer en el portal de Transparencia para que las entidades interesadas puedan presentar sugerencias y propuestas. Hace algunos días se remitía también a la Federación Galega de Municipios e Provincias (Fegamp), organismo que está ahora mismo estudiando el documento.

El envío de esta normativa a los concellos no es una mera formalidad. No solo porque son los principales afectados por este tipo de actividades, sino porque la nueva orden amplía sus facultades con respecto a los horarios. En efecto, una de las principales novedades de esta regulación es que faculta a los ayuntamientos para que amplíen o restrinjan el tiempo de apertura de locales o de inicio y fin de determinadas actividades. Hasta ahora solo se permite la ampliación horaria, no la reducción, y es competencia de la comunidad autónoma.

  Según este proyecto, los concellos podrán ampliar los horarios de locales para todo su territorio o para parte de él durante la celebración de las fiestas locales y también en carnavales, Semana Santa o Navidad. Eso sí, la ampliación no debe superar en más de dos horas el horario general marcado por la Xunta y, además, debe comunicarse a la Delegación del Gobierno.

Los ayuntamientos también podrán decidir reducciones de horario en zonas de alta concentración de espectáculos o locales, en áreas residenciales, protegidas o en espacios saturados.

En cuanto al marco general que establece esta nueva orden, se amplían los horarios para actividades deportivas y culturales, de manera que las instalaciones deportivas podrán abrir hasta las dos de la mañana, los museos podrán hacerlo hasta las doce de la noche —hasta ahora debían cerrar a las diez— y las bibliotecas podrán permanecer abiertas hasta las cuatro de la mañana.

Por el contrario, otras actividades verán reducidos sus horarios cuando la nueva normativa entre en vigor. Es el caso de las cafeterías, cuyo horario de cierre pasa de las tres a las dos y media de la mañana, o los cafés espectáculo, que reducen su horario de las cinco a las cuatro de la madrugada. Mientras, la hora de cierre de salas de fiestas y discotecas se mantiene en las 5.30 horas, y el de los pubs, en las cuatro de la mañana. Los salones de juego y las salas de apuestas equiparan su horario con el de los bares y cafeterías, a las 2.30 horas. Y las verbenas mantienen en las 3.30 su hora de finalización. 

Otro cambio destacado que introduce la orden es el horario de apertura de salas de fiestas, discotecas, pubs, cafés espectáculo y furanchos, que no podrá ser anterior a las doce de la mañana —con la normativa actual pueden abrir sus puertas a las diez—. El horario de apertura para el resto de establecimientos no podrá ser anterior a las seis de la mañana.

Adiós a los tablaos flamencos

Esta norma completa el catálogo de espectáculos públicos que ayer aprobaba el Consello de la Xunta, que eliminó una serie de categorías con escasa incidencia en Galicia o que incluso dieron pie a determinada picaresca, como la proliferación de tablaos flamencos hace algunos años en Galicia. Esta figura desaparece ahora de la regulación, como lo hacen los karaokes. A la vez que desaparecen esas tipologías, se incorporan otras como los espectáculos pirotécnicos, cuya hora límite será la una de la mañana, las salas de conciertos, que podrán abrir hasta las cuatro, los parques multiocio (hasta la medianoche) o los furanchos (hasta las dos de la mañana).

Los tablaos que quedan en Galicia cerrarán antes con la nueva licencia

juan capeáns

Podrán abrir como café-espectáculo hasta las cinco, y los karaokes serán pubs

En Galicia llegaron a existir hace una década doscientos tablaos flamencos sin rastro de cantaores, cuando en Andalucía solo estaban registrados oficialmente 61. También hubo karaokes en los que había que esperar turno para cantar, y otros tantos en los que el micrófono y el televisor formaban parte del atrezo, siempre apagados. Pero el furor no era artístico, sino administrativo.

El decreto aprobado por la Xunta en el 2005 para regular los horarios de los espacios de ocio propició que los empresarios nocturnos se refugiasen en estas licencias tan específicas para ganar amplitud en el cierre y competir con las discotecas sin los requisitos urbanísticos y de seguridad que se le exigen a estas. Y así fue como se forjó un fraude masivo al que se le va a poner fin en las próximas semanas, cuando se apruebe el nuevo catálogo autonómico de actividades recreativas. A partir de la publicación oficial, los concellos tendrán dos años para adaptar todas las licencias.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Del museo al bar, estos son los nuevos horarios de cierre en Galicia