Cara y cruz de la gran industria del verano: los viajeros valoran su visita a Galicia

Turistas llegados de distintos puntos de España y del extranjero alaban el paisaje, la gastronomía y la amabilidad de los gallegos, pero se quejan del transporte y de los edificios descuidados

¿Por qué eligen Galicia como destino turístico los viajeros? Según un estudio de la Xunta, el primer motivo de esa elección es el medio natural y el paisaje de la comunidad (lo señalan el 42,5 % de los encuestados). La enogastronomía es el segundo (aducido por un 25,8 % de consultados), y el descanso es el tercero (lo indica un 24,9 %). Pero ¿qué pasa una vez llegados a Galicia? ¿Se cumplen las expectativas?

En el caso de Jessica y Xavi, naturales de la costa mediterránea, el viaje está siendo incluso mejor de lo esperado. Llegaron algo escépticos con respecto al tiempo, pero hasta eso parece haberse puesto de su parte: «Está haciendo mucho sol y eso nos permite ver bastantes cosas», celebraban hace un par de días durante la visita que realizaron a Pontevedra. Antes de recalar en la ciudad del Lérez ya habían visitado las Cíes, quedando impactados: «Las islas son muy bonitas y están muy limpias», señalaron. Y aunque se han enamorado del paisaje y aseguran que les costará abandonar la gastronomía local, lo que les ha dejado más gratamente sorprendidos es el cariño de los vecinos: «La gente es muy amable», insisten.

La alabanza al buen comer no falla, se pregunte donde se pregunte. «Veníamos a probar buen marisco y buen pescado y, vayas a donde vayas, no te defrauda nada», dice la leridana Ana Rocha, que visita con su marido y sus hijos A Coruña. «Las almejas, las gambas, el pulpo...», enumera en Sanxenxo un grupo de turistas llegado desde la localidad portuguesa de Praia. Otro grupo de madrileños, esta vez en Pontevedra, dudan entre quedarse con los pimientos de Padrón, el pulpo o los mejillones al vapor. «Una gastronomía de 10. Se come bien, abundante y a buen precio, sobre todo en el interior», sentencian Inmaculada y Nicolás, andaluces que pasan unos días en Lugo.

;
Galicia a vista de Erasmus Diez estudiantes de nueve nacionalidades distintas nos dan su visión sobre nosotros. En apenas tres meses ya «viven como galegos». Cultura, lingua, polbo á feira, licor café... ¡Lo saben todo! Observa cómo valoran cosas a las que no damos importancia
«Una gastronomía de 10: se come bien, abundante y a buen precio»

El contraste, sobre la mesa o en lo que toca al paisaje, es uno de los grandes atractivos. Sandra García, una tinerfeña hospedada en Cambados, se muestra entusiasmada con su primera experiencia en Galicia: «Es maravillosa, veníamos a por un turismo también cultural y por el tiempo, y nos está encantando todo. Esto es muy verde, muy distinto a Canarias», explica.

Mientras para quienes proceden de más al sur, el clima suave de la comunidad es un atractivo, para otros, como los alemanes Kristina y Stefan, el tiempo se ha convertido en el punto más negativo de su viaje, aunque también resaltan la necesidad de mejorar las comunicaciones. De hecho, la señalización, el transporte y los aparcamientos son los elementos peor valorados por los turistas que visitan Galicia, según el citado estudio de la Xunta (aunque los tres obtienen el aprobado). Nicolás e Inmaculada lo corroboran. Entre las pocas quejas que les deja su estancia gallega, está la referida al transporte público: «Esta vez ya vinimos con nuestro coche, porque si no se pierde mucho tiempo», dicen.

«Lo peor, el transporte público. Esta vez vinimos en nuestro coche para no perder tiempo»

Para el malagueño José Miguel Vallejo, entrevistado en Ourense, aparcar ha sido el hándicap. Él, que viaja con sus hijos, también echa de menos más actividades para niños y adolescentes, como la opción de algún parque de atracciones o acuático. Y un pero más: la falta de cuidado de algunos edificios, que parecen abandonados, queja que comparte con el leridano Santiago Barta, para quien el Casco Vello de Ferrol fue su mayor decepción: «Está un poco dejado, necesita una limpieza», opina.

Con todo, hay quien considera que los servicios y las infraestructuras gallegas han ido mejorando en los últimos años. Es el caso de una familia asturiana que lleva seis años disfrutando del verano gallego. Eso sí, antes lo hacían en las Rías Baixas. Ahora, la masificación de algunas zonas les ha hecho subir hacia el norte. Este año han gozado la costa barbanzana.

Prórroga en septiembre

Pros y contras conocidos por boca de quienes, verano tras verano, hacen mejorar las cifras del turismo gallego. Julio dejó casi un 7 % más de viajeros que el año anterior, y el sector confía en que agosto cumpla expectativas, a la espera de un septiembre que suele prolongar el tirón veraniego, también en lo que toca al empleo. «Se genera algo menos de contratación que en agosto pero esperamos que las cifras sean mejores que las del año pasado», augura Valentín Bote, director de Randstad Research. «No debería bajar mucho la ocupación, sigue habiendo viajeros y además llega la temporada de congresos», indica el portavoz de la Federación de Servicios de CC.OO. Galicia José Francisco Mirás. «Pero el trabajo seguirá siendo precario y de mala calidad», se queja José Antonio Boullosa, responsable de Hostelería de UGT Galicia. «O prolongamento da tempada non repercute en máis estabilidade», confirma Francisco Cartelle, Secretario Confederal de Emprego de la CIG.

«O prolongamento da tempada de verán non supón máis estabilidade laboral»

Con información de C. Fernández, X. R. Olivares, M. Gago, M. de Dios, L. Gómez F., Y. García, A. Parada, M. P. Vilar.

La opinión de los viajeros

KRISTINA Y STEFAN: Alemanes de visita en Lugo

Kristina y Stefan con sus hijos en Lugo
Kristina y Stefan con sus hijos en Lugo

LO MEJOR: «Lo que más valoramos es la tranquilidad de la zona para hacer planes familiares y con los niños»

LO PEOR: «Lo que menos nos ha gustado es el clima. También tendrían que mejorar las comunicaciones»

ANA ROCHA Y SANTIAGO BARTA: LERIDANOS DE VISITA EN A CORUÑA

Ana y Santiago con sus hijos en A Coruña
Ana y Santiago con sus hijos en A Coruña

LO MEJOR: «El clima y la gastronomía. Veníamos a comer buen marisco y buen pescado y, vayas donde vayas, no defrauda»

LO PEOR: «Lo que menos nos gustó es algún casco antiguo como el de Ferrol, está un poco dejado, necesita una limpieza»

JOSÉ MIGUEL VALLEJO: MALAGUEÑO DE VISITA EN OURENSE

José Miguel Vallejo y su familia fotografiados en Ourense
José Miguel Vallejo y su familia fotografiados en Ourense

LO MEJOR: «La comida, la costa tan distinta a la nuestra, el verde... ¡Aquí, bien explotado, tenéis de todo!»

 LO PEOR: «Los aparcamientos. También echamos de menos actividades para niños y adolescentes, como parques acuáticos»

XAVI Y JESSICA: VALENCIANOS DE VISITA EN PONTEVEDRA

Xavi y Jessica durante su visita a Pontevedra
Xavi y Jessica durante su visita a Pontevedra

LO MEJOR: «La gente es muy amable y la gastronomía, de lujo. Nos ha marcado la visita a Cíes ¡pese a la temperatura del agua!»

LO PEOR: «No tenemos ninguna queja. Veníamos escépticos con el tiempo pero ha hecho sol y hemos podido ver muchas cosas»

ASTURIANOS DE VISITA EN COROSO

LO MEJOR: «Nos encantan las fiestas en Galicia porque nos recuerdan a las de antes. Y, por supuesto, nos encanta Panorama»

LO PEOR: «Huimos de la masificación de Sanxenxo y Portonovo. Pero lo que menos nos gusta de venir es tener que marcharnos»

ENGRACIA RODRÍGUEZ: BARCELONESA ALOJADA EN LOBIOS

Engracia Rodríguez y sus acompañantes, que se alojan en Lobios, durante una visita a Ourense
Engracia Rodríguez y sus acompañantes, que se alojan en Lobios, durante una visita a Ourense

LO MEJOR: «Venimos todos los veranos. Las fiestas son increíbles, las orquestas, muy buenas. Se puede bailar mucho»

LO PEOR: «El parque natural no lo veo muy cuidado. Y las Burgas tendrían que ser de pago, y el dinero, para arreglar deficiencias»

As Catedrais, las Cíes y el Pórtico, con reserva hasta en septiembre

B. Casal / R. S.
Embarque a las islas Cíes
Embarque a las islas Cíes

Los destinos más concurridos siguen teniendo un cupo de visitantes hasta mediados de mes

Las restricciones de turistas en los monumentos más visitados de Galicia siguen en vigor hasta, por lo menos, mediados de septiembre. Aquellos que quieran pasear por algunas playas e islas tendrán que reservar plaza.

 

illas atlánticas

Restricciones en Cíes y Ons hasta mediados de mes. Aunque la demanda es menor que en temporada alta, tanto las Cíes como las Ons siguen con límite de turistas -1.800 al día en las Cíes y 1.300 en las Ons- hasta el 15 de septiembre. La reserva se hace por Internet y es gratuita. Para contratar el viaje con una naviera es obligatorio tener plaza, y el precio del billete ronda los 18 euros. A partir del lunes 16 no será necesario reservar plaza, pero la única forma de visitar las islas es mediante el transporte no regular -es decir, que los viajes que se contratan son educativos, en grupos grandes y con guía-, aunque también existe la posibilidad de fondear alrededor de las islas. Desde la naviera Piratas de Nabia se ofrece una ruta que se llama Cíes desde el mar, en la que se conoce el entorno de la isla, sin bajarse de la embarcación, y se va acompañado por un guía. Durante el verano, este trayecto tenía buena acogida entre aquellos que se quedaban sin reserva para conocer las islas a pie.

Seguir leyendo

Votación
26 votos
Comentarios

Cara y cruz de la gran industria del verano: los viajeros valoran su visita a Galicia