Galicia sigue al margen de las rebajas en peajes que gozan los demás españoles

La comunidad gallega será en el 2021 la que soportará más kilómetros de pago

Peaje de la AP-9 en Fene
Peaje de la AP-9 en Fene

vigo / la voz

Un trabajador que viva en Bilbao y trabaje en Behobia puede ver reducidos los peajes de la autopista AP-8 hasta en un 75 % si realiza más de 21 viajes al mes. Un habitante de Madrid puede viajar gratis por las noches en la red de autopistas quebradas que han pasado a manos de Fomento. Los automovilistas con vehículo eléctrico no pagan en la autonómica catalana C-16 entre San Cugat y Manresa, y los demás usuarios abonan hasta un 45 % menos de la tarifa oficial si utilizan el vial en días laborables. Quienes usen las prolongaciones de la AP-6 hacia Ávila o Segovia pueden hacer bajar el precio de sus peajes hasta un 14,5 % si eligen la tarifa horaria más baratas de las tres en las que se divide cada jornada. Las autopistas autonómicas catalanas C-32 y C-33 ofrecen un 40 % de rebaja a quienes porten tres o más ocupantes. En la malagueña AP-46 se rebaja un 10 % a los mayores de 65 años; un 5 % a los menores de 25 años en la AP-36 Ocaña-La Roda, y otro 5 % a los conductores con rentas bajas.

El catálogo de descuentos y bonificaciones en el precio de los peajes tiene en prácticamente toda España una amplia variedad que sirve para rebajar las tarifas oficiales en importantes cantidades, así como para atraer y no castigar económicamente a los clientes asiduos del vial, políticas prácticamente inexistentes en las cuatro autopistas gallegas. Es más, la AP-53, la autopista que une Santiago con Dozón, es la única de España que no rebaja ni un céntimo a sus usuarios, aunque la utilicen todos los días, paguen con dispositivo de telepeaje, contaminen menos o lleven el coche lleno o conducido por mayores, jóvenes o parados. Pero tampoco el resto de las autopistas en servicio en Galicia apuestan por captar clientes o compensar a los existentes con iniciativas comerciales como las existentes en el resto de España. Tanto las dos autonómicas (A Coruña-Carballo y Vigo-Baiona) como la AP-9 limitan su iniciativa de descuentos a una rebaja del 25 % en la tarifa de regreso de los automovilistas que hagan el mismo recorrido en el día, excepto domingos y festivos, y siempre que se porte telepeaje.

Los usuarios del vial que explota Audasa pueden acumular otro 75 % de descuento en el viaje de vuelta si lo hacen dentro del eje Vigo-Pontevedra, pero esa rebaja la pagan y soportan los usuarios de todos los demás tramos de la AP-9 con las subidas de tarifas extraordinarias que se acumularán durante tres años.

No hay más descuentos en las autopistas en Galicia, e incluso a los existentes no se pueden acoger los camioneros, excluidos de la única rebaja posible.

A la cabeza en dos años

Y Galicia no es una comunidad marginal en cuestión de viales de pago, ya que es la tercera autonomía con más kilómetros sujetos a peaje con el 11 % de los existentes en toda España, y solo superada por Cataluña, que suma el 21,4 % y la Comunidad Valenciana con un 12,4 %. Pero las carreteras catalanas sumarán entre este año y el 2021 otros 527 kilómetros gratuitos al vencer las concesiones de la AP-7 en diversos tramos y las autonómicas C-32 y C-33. Les quedarán 254 kilómetros de peaje por los 326 de Galicia, como Valencia levantará las barreras de otros 308 quedándole solo 60 sometidos a pago en el plazo de dos años.

Galicia se quedará así en cabeza en el 2021 en cuanto a número de kilómetros con peaje, con el agravante de carecer de alternativa efectiva en la mayoría de los casos a los tramos de las autopistas y con el hándicap añadido del carácter periférico de la comunidad que podrá jugar en contra de las ventas y exportaciones si se llega a implantar el peaje en las autovías como está dispuesto a debatir el Gobierno y reclama la patronal de las concesionarias, con el consecuente encarecimiento de los productos a colocar en el resto de la Península o Europa y de las importaciones.

Solo en Baleares y La Rioja hay menos peso de las autovías en su mapa de carreteras

Galicia está en cabeza del ránking de autopistas de España, y lo estará aún más a partir del 2021, pero no goza del mismo estatus en lo que se refiere a la extensión de las autovías. Hasta cinco comunidades superan en número de kilómetros a los 778 de las autovías libres de peaje de Galicia. Andalucía cuenta con 2.360 kilómetros de viales de alta capacidad gratuitos y a finales de año sumará los 86 de la autopista AP-4 a la que se le acaba la concesión, quedando activas solo otras tres en toda la comunidad (suman 163 kilómetros). Castilla y León cuenta con 2.156 kilómetros de autovías (solo otros 200 con peajes). Y también superan la longitud de la suma de las autovías de Galicia Castilla-La Mancha (con 1.600 kilómetros por 200 de autopistas de pago); la Comunidad Valenciana (819 y 367 de autopistas cuya concesión vence este año casi en su totalidad), y Cataluña (a día de hoy suma 828 kilómetros de autovías por 633 de autopistas cuyas concesiones se agotan entre este año y el 2021 en un tercio de su red).

Pero si Galicia ya no sale muy bien parada en ese ránking por autonomías en lo que respecta a viales de alta capacidad gratuitos para el usuario, aún baja muchos más puestos si se compara esa red de autovías con el total de kilómetros de carreteras construidas en cada comunidad. Solo en Baleares y La Rioja el peso de sus autovías es menor que las de Galicia en el conjunto de su mapa de comunicaciones para vehículos rodados, que representa el 4,38 % del total. En Madrid las autovías suponen el 18 % de su red tanto estatal como autonómica; el 13,8 en Murcia; el 10,2 en Andalucía; el 9,9 en Cantabria o el 9,8 en Valencia, situándose la media estatal en 7,58 %.

Estas son las razones por las que le quieren cobrar en las autovías

pablo gonzález
Autovía A-52 sentido Madrid
Autovía A-52 sentido Madrid

La liberación inmediata del peaje en 1.000 kilómetros de autopista, así como las presiones del sector empresarial, explican las prisas de Fomento

Nadie se embarca en una medida impopular, y menos en estos tiempos, a no ser que se vea muy presionado desde distintos frentes. El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, comenzó su año de gestión tras la moción de censura tomando una decisión discutible pero al tiempo comprensible: no renovar las concesiones de autopistas a medida que se extinguía el período de explotación, y por lo tanto liberar el peaje en estas zonas. En la pasada legislatura solo fue el pequeño tramo de autopista de 84 kilómetros entre Burgos y Armiñón, en Álava, una vía de alta capacidad que hunde sus raíces en la dictadura franquista. Los usuarios aplaudieron con las orejas, pero la incertidumbre llegó a las casas de los 146 trabajadores de la concesionaria Europistas.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
16 votos
Comentarios

Galicia sigue al margen de las rebajas en peajes que gozan los demás españoles