Las fiestas de Maside apremian a limpiar la iglesia de pintadas tras cuatro meses a la espera

Catalogado bien cultural, el templo amaneció en Semana Santa con consignas contra la Iglesia

Estado que presenta el templo
Estado que presenta el templo

ourense

El pasado 14 de abril, Domingo de Ramos, los vecinos del concello ourensano de Maside se despertaron con la iglesia llena de pintadas. No unas cualquiera. No eran firmas al azar ni el desahogo de un dibujante frustrado. Cubrieron todas las paredes del templo. Algunos de los mensajes llamaban «borregos» a los que entraban en la iglesia, recordaban casos de pederastia o reproducían la célebre cita de Karl Marx, «La religión es el opio del pueblo». Una placa dedicada a los «Muertos por Dios y por la patria. José Antonio Primo de Rivera y José Calvo Sotelo» concentró la mayor parte de las proclamas: «¡Por la República», «Por la Internacional» se leía al lado del recuerdo al fundador de la Falange y al ministro de la dictadura de Primo de Rivera. Los feligreses y el párroco celebraron la Semana Santa sin problemas, aunque dolidos, sobre todo el cura. Pensaba, entonces, que quedaría en una anécdota y que sería retiradas en poco tiempo. Pero, a día de hoy, todo sigue igual.

Todavía no se saben quiénes han sido los culpables de este acto vandálico. El caso fue puesto en manos de la Guardia Civil, y la burocracia ha ido alargando en el tiempo la retirada de las pintadas, ya que la iglesia de Maside está catalogada con ben cultural por parte de la Xunta y Patrimonio que exige unos mínimos para tratar la piedra.

Pero las fiestas de San Vitorio, patrón de la localidad, están a la vuelta de la esquina -último fin de semana de agosto- y el párroco no quiere que la iglesia, centro principal de los actos, siga en las mismas condiciones. No quiso nunca señalar a nadie con el dedo, ni iniciar una caza de brujas por el suceso -«es un acto de una noche de fiesta», dijo- pero cree que ya ha pasado suficiente tiempo para poder ver la iglesia limpia

Solamente, señalaba ayer el regidor de Maside, el socialista José Manuel Iglesias, falta que Patrimonio entregue a la empresa encargada de la limpieza un certificado sobre los productos que utilizará para retirar las pintadas, para que el templo vuelva a su normalidad. Y eso, dijo, se espera que sea en breve, la próxima semana. Así, por San Vitorio, la iglesia estará preparada. Lo que ya se sabe es que el arreglo costará 1.800 euros, que serán sufragados por el Concello, el Obispado de Ourense y la Xunta.

El centro de restauración San Martín, del Obispado ourensano, es el encargado de realizar el proyecto de los trabajos para eliminar las pintadas sin afectar a las piedras. Deberán ser minuciosos para que afecten lo menos posible a las piedras, por lo que fue necesario hacer algunas pruebas. Ya se han descartado varios métodos porque no todas las zonas afectadas tienen la misma piedra y será necesario utilizar un aparato especial para eliminar todas las pintadas. El agua a presión nunca fue una opción por lo dañina que podría resultar. Durante este tiempo han sido varias las visitas de técnicos de la consellería de Cultura a la iglesia para valorar los daños y estudiar las fórmulas para su arreglo.

Algunos vecinos de la localidad se siente sorprendidos por la demora y no entienden que se tenga que tardar tanto tiempo en limpiar las pintadas, cuando en otros monumentos, como fue la catedral de Santiago, los trabajos fueron más rápidos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Las fiestas de Maside apremian a limpiar la iglesia de pintadas tras cuatro meses a la espera