Galicia recibe el doble de pacientes de otras comunidades de los que envía

En un año se realizaron 236.838 asistencias de usuarios de otras autonomías


Santiago / La Voz

Todos los ciudadanos que viajan a otro país suelen contratar un seguro de salud o actualizar la tarjeta sanitaria europea -que tiene una validez de dos años- en el caso de moverse en el marco de la Unión Europea. ¿Pero qué ocurre cuando un gallego se desplaza a otra comunidad o viceversa? Es evidente que en caso de urgencia cualquier persona tiene derecho a la asistencia pero ¿y si necesita una consulta con un médico de familia o que le prescriban un medicamento?

Cualquier ciudadano de una comunidad autónoma española tiene derecho en Galicia a la misma atención que recibe en su comunidad, y viceversa, es decir, a la cartera básica de servicios del Sistema Nacional de Salud. Esto incluye cita en el centro de salud o recetas si fuese necesario. Eso sí, no podrá pedir una consulta por Internet como un usuario más del Sergas, sino que tendrá que llamar o acudir al propio ambulatorio, en donde se le atenderá como desplazado.

Pero teniendo en cuenta que las competencias en sanidad están transferidas y cada comunidad tiene sus presupuestos, ¿quién abona esta atención? Se hace, tal y como explican en la Consellería de Sanidade, a través de un sistema de compensación, el Fondo de Garantía Asistencial (FOGA). Cada comunidad contabiliza en su sistema de información las asistencias que realiza anualmente a pacientes que están aquí temporalmente pero residen en otras autonomías, y el Ministerio realiza una compensación entre ellas.

En el caso de Galicia, esta compensación es muy necesaria porque los servicios públicos de salud atienden a mucha más población de fuera que gallegos acuden a otras autonomías. Más del doble para ser exactos. Aunque en realidad no son estrictamente pacientes, sino asistencias, en el año 2018 en Galicia se atendió a 236.838 ciudadanos de otras comunidades, mientras que otros servicios de salud atendieron a 113.344 gallegos, lo que supone menos de la mitad.

En el caso de las recetas, las farmacias gallegas también dispensan muchos más medicamentos a pacientes de otros sistemas de salud que viceversa. En concreto, de enero a julio aquí se recogieron 122.362 fármacos por parte de personas de otras comunidades, mientras que los gallegos solicitaron fuera solo 71.581.

Diferente es cuando se va a otro país. En este caso, si se trata de una urgencia la tarjeta sanitaria europea permite en todos los países de la UE, del Espacio Económico Europeo y de Suiza ser atendidos como si se tratase de un paciente de ese país. Eso implica que si en ese estado hay copago o reembolso, también se aplica al usuario gallego.

Pero existe otra posibilidad de que un paciente del Sergas sea atendido en otro país de la UE y viceversa, y que se recoge en una directiva sobre asistencia sanitaria transfronteriza. Se trata de un sistema por el que un usuario puede acudir a otro servicio de salud de la Unión Europea y puede ser atendido pero, eso sí, debe adelantar todo el coste de la prestación. Según los datos del Tribunal de Cuentas europeo, en el año 2016 más de 46.000 pacientes fueron atendidos por ese motivo en España, mientras que solo once españoles fueron a otros países de la UE a recibir asistencia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Galicia recibe el doble de pacientes de otras comunidades de los que envía