La bolsa de vivienda para universitarios se contrae por los pisos turísticos

Tamara Montero
Tamara Montero SANTIAGO

GALICIA

SANDRA ALONSO

La escasez y precios elevados obliga a los estudiantes a irse a las zonas periféricas

17 ago 2019 . Actualizado a las 19:12 h.

El campus universitario más grande de Galicia empieza a ser incapaz de dar vivienda a los estudiantes. Lo constatan las asociaciones estudiantiles, críticas con una burbuja, la de los arrendamientos, que «os pisos se reducen e as prezos aumentan», explican desde Erguer, un colectivo estudiantil que denuncia que son «os grandes prexudicados» de lo que está ocurriendo con los alquileres. «Nas principais cidades universitarias, sobre todo nas masificadas sexa por estudantes, turistas ou ambas, é difícil atopar pisos asequibles e situados preto das facultades», afirman desde la organización Erguer, para después denunciar la situación de «desamparo» en la que se encuentran.

No solo es que se estén acabando los pisos céntricos disponibles. Es que los universitarios empiezan a salir incluso de los cascos urbanos. «Comeza a acontecer», reconoce Ana Fidalgo, una de las portavoces del colectivo estudiantil Anega. En Compostela, han sido desplazados de las zonas céntricas hacia barrios periféricos (como Santa Marta o Vite) e incluso a ciudades dormitorio situadas en ayuntamientos limítrofes. Lo explica Carlos Debasa, presidente de la Asociación Galega de Inmobiliarias (Agalin). «No es de recibo que un estudiante venga a vivir a Santiago y lo tengas que mandar a Bertamiráns -denuncia-.Históricamente hemos alquilado a estudiantes en la zona vieja y ahora eso es el caramelo de los pisos turísticos. Es muy difícil ya encontrar un piso de alquiler tradicional».

¿Qué está ocurriendo? Carlos Debasa usa una metáfora muy visual: «Más que goteo, es un chorro abierto», dice del trasvase de viviendas del mercado de alquiler tradicional al turístico. «La estamos sufriendo a todos los niveles, en toda Galicia, pero en Santiago es sangrante». Según el registro de la Xunta, en las siete ciudades hay en la actualidad casi 1.600 viviendas turísticas. Solo Santiago suma, prácticamente, la oferta de Vigo y A Coruña juntas. Lo que es difícil es tener una estimación estadística de lo que supone ese trasvase. «Estamos intentando cruzar nuestras bases de datos, porque es muy difícil definir los que se van al mercado turístico», sobre todo porque existe una bolsa de viviendas que no están cumpliendo con la legislación, apuntan en las inmobiliarias.