El choque en las ciudades entre PSOE y mareas lastra un posible acuerdo para asaltar la Xunta

Los exediles acusan a los socialistas de preferir pactar con el PP

Sánchez Bugallo y Martiño Noriega, durante un debate electoral en La Voz
Sánchez Bugallo y Martiño Noriega, durante un debate electoral en La Voz

santiago / la voz

Martiño Noriega se lo advirtió a Gonzalo Caballero en un tuit en el que le preguntaba si la coalición entre el PP y el PSOE que, según Compostela Aberta (CA), se fraguó en Santiago para aprobar los presupuestos «é o que reivindicamos de cara a superar dentro dun ano a etapa do PP na Xunta». La marea local cree que, al menos en la capital de Galicia, Sánchez Bugallo prefiere hablar con el PP en lugar de hacerlo con la izquierda. El desencuentro no se reduce al hecho puntual de que el PSOE en Compostela se apoyase en el PP para aprobar las cuentas, sino también a las acusaciones vertidas por los socialistas sobre los recibos sin firmar que llegaban a Raxoi, o a la sintonía entre Bugallo y Feijoo con respecto al próximo Xacobeo.

Las primeras semanas del gobierno de la socialista Inés Rey en A Coruña se caracterizaron también por el distanciamiento con el gobierno saliente de las mareas. A la gestión de las bibliotecas y los cruces de acusaciones en las redes sociales entre las responsables de las políticas de igualdad se suma, como informa Xosé Gago, el sobrecoste que dieron a conocer los socialistas de 943.000 euros en la obra de las cubiertas de Riazor, proyecto estrella del anterior gobierno sobre el que ya se abrió una investigación para depurar responsabilidades. Tampoco pasó desapercibido que, frente a las tensas relaciones entre la Xunta y Marea Atlántica, la reunión que mantuvieron en julio la alcaldesa y Núñez Feijoo se cerró con acuerdos de colaboración para sacar adelante proyectos pendientes, como la estación intermodal de A Coruña.

En Ferrol, el regidor socialista, Ángel Mato, se encontró con asuntos «preocupantes», como la delicada situación económica de la empresa de agua o la falta de personal, con más de 90 plazas vacantes, informa Rocío Pita.

Pero mientras que las mareas no dudan en resaltar estos desencuentros y en sacar a la luz lo que ellos consideran una peligrosa connivencia entre el PSOE y el PP, los alcaldes socialistas prefieren quitarle hierro al asunto, quizás porque son conscientes de que para las autonómicas necesitan a las demás fuerzas de izquierdas. El alcalde de Santiago en funciones, Sindo Guinarte, reconoce diferencias «en canto a ideoloxía e en canto a programa» con CA, pero lo mismo que con los demás grupos de la oposición. Es más, evitó evaluar la gestión de sus antecesores, lo mismo que el regidor ferrolano, que prefiere no entrar en polémicas sobre la relación con Ferrol en Común. La alcaldesa de A Coruña, Inés Rey, recuerda que ella se comprometió a superar el tono «bronco» del anterior mandato, y que eso pasaba por recuperar la normalidad institucional. «Si otros siguen instalados en la confrontación, es responsabilidad suya», subraya.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

El choque en las ciudades entre PSOE y mareas lastra un posible acuerdo para asaltar la Xunta