La Xunta acusa a Hacienda de chantaje por ligar los fondos con la investidura

Feijoo lamenta la situación y la atribuye a la «vanidad» personal de Pedro Sánchez

Feijoo, ayer, en un acto organizado por la Asociación de Médicos Galegos en Baiona.
Feijoo, ayer, en un acto organizado por la Asociación de Médicos Galegos en Baiona.

santiago / la voz

Chantaje, vanidad, desprecio institucional hacia Galicia. Son calificativos empleados ayer por varios mandatarios autonómicos para referirse al Gobierno central y que constatan un aumento de la tensión política y de la carga verbal entre la Xunta y el Ejecutivo de Pedro Sánchez. La disputa de fondo, aunque no la única, es la retención de parte de las entregas a cuenta a las comunidades con las que se financian los servicios públicos autonómicos, un quebranto que el Gobierno gallego cifra en 700 millones de euros y que el Ministerio de Hacienda arguye no poder afrontar por el fracaso de la investidura y las limitaciones que tiene un Ejecutivo en funciones que vive con un presupuesto prorrogado. «Iso é unha chantaxe pura e dura», advirtió ayer el vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, que entiende que no se puede condicionar los apoyos a una investidura con la entrega de fondos que son de las autonomías.

Tanto el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, como el número dos del Ejecutivo gallego, Alfonso Rueda, y el conselleiro de Economía, Empleo e Industria, Francisco Conde, salieron ayer a la palestra para censurar que Madrid se cierre en banda y decline buscar una solución que actualice las entregas a cuenta, fundamental para confeccionar en otoño los presupuestos autonómicos.

Feijoo calificó ayer de «desprecio hacia las instituciones autonómicas» el que se produzca un desembarco de ministros en Galicia y se dediquen a decir que para obtener «el dinero que nos falta» lo que tiene que hacer la Xunta es «convencer al PP de que vote a Sánchez» como presidente en una investidura. Es algo «atípico», insistió el mandatario gallego, que entiende que «en nombre de la vanidad no se puede gobernar España». Y añade: «En este momento el candidato Sánchez y su socio preferente», en alusión al líder de Podemos, «están teniendo una lucha de vanidades y estamos pagando la factura todos los españoles».

Frente de varias comunidades

Y es que, al margen de la Xunta, otras comunidades de diferente signo políticos, como Asturias, Cantabria, Aragón o Extremadura, también trasladaron su preocupación al Gobierno central por retener parte de las transferencias de fondos autonómicos.

Rueda se queja de que Hacienda diga que un Gobierno en funciones no puede afrontar estas entregas, y que «non dea ningunha alternativa». Y el conselleiro de Economía, Francisco Conde, apunta más allá y señala que no existe «ningunha restrición dende o punto de vista xurídico e legal» para que el Gobierno en funciones de Pedro Sánchez no pueda dar respuesta la demanda planteada desde las comunidades.

El Ministerio de Hacienda se planta en sus trece y en el mensaje trasladado en los últimos días. Si las comunidades desean ver actualizadas las entregas a cuenta, y no que se calculen en base a un presupuesto prorrogado y desfasado, lo mejor que pueden hacer es presionar a sus partidos para que faciliten la investidura de Pedro Sánchez.

Aunque, en paralelo, Madrid admite implícitamente que a las arcas de las comunidades se les está haciendo un roto con este desfase en las transferencias de fondo de su participación en los impuestos, pues el Ministerio de Hacienda trabaja en una fórmula, junto a la Abogacía del Estado, para poder desligar las entregas a cuenta de las comunidades de los Presupuestos Generales del Estado, informa Colpisa, una medida que permitiría aumentar este año los anticipos en unos 5.000 millones más de euros.

Con todo, los gobiernos autónomos no tiene constancia oficial de que Hacienda esté arbitrando algún tipo de solución a este entuerto y el mensaje que reciben es el mismo: que el Gobierno no puede afrontar esta demanda mientras siga en funciones.

El segundo plantón de un ministro en 4 días irrita al Gobierno gallego

Ayer volvió a repetirse el gesto. Un ministro del Gobierno en funciones de Pedro Sánchez, en esta ocasión Pedro Duque, responsable de Ciencia e Innovación, acudió a un acto en Vigo para visitar un buque oceanográfico sin contactar con las autoridades de la Xunta. Fue algo parecido a que hizo el pasado lunes su colega de Industria, Reyes Maroto, que desplegó agenda de ministra en Santiago con representantes del PSOE, pero sin contactar con nadie del Gobierno gallego.

La Xunta no oculta su irritación por estos desplantes del Ejecutivo de Sánchez. El propio Feijoo tildo de «desprecio» que Maroto viniera a Galicia para hablar de Alcoa sin contactar con la Xunta y, en cambio, después corrigiera el tiro en Asturias, contactando con el Gobierno socialista, también para hablar de Alcoa. Y censuró también que el ministro Pedro Duque excluyera a la Xunta de la agenda de Vigo cuando el buque oceanográfico que visitó está cofinanciado por la Administración gallega.

El conselleiro de Economía, Francisco Conde, puso de relieve que, el lunes pasado, Maroto pudo cometer «un erro» sin mayor importancia, pero consideró que con Duque «ese erro non foi unha casualidade», sino que revela que forma parte de una «estratexia premeditada» del Ejecutivo de Sánchez para «aillar» a la Xunta. Y Rueda abunda en la misma tesis y destaca: «Saben que imos prantexar temas importantes e non queren saber nada deles»,

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

La Xunta acusa a Hacienda de chantaje por ligar los fondos con la investidura