Particulares han desbrozado una cuarta parte de las franjas antiincendios prioritarias

Más de 200 propietarios han solicitado que Seaga se haga cargo de rozar sus fincas, al amparo del convenio suscrito con Medio Rural y la Fegamp


La limpieza de las llamadas franjas secundarias -áreas de 50 metros en torno a núcleos de población que deben mantenerse libres de árboles pirófitos y maleza- avanza con lentitud, aunque Medio Rural asegura que a mejor ritmo que otros años. La Consellería había anunciado que rozaría este año unas 4.500 hectáreas localizadas en las setenta parroquias gallegas con mayor riesgo de incendio, a través de un convenio suscrito con Seaga y la Federación Galega de Municipios y Provincias (Fegamp). Pero, por el momento, la empresa pública apenas ha empezado a realizar algunos desbroces en concellos como el ourensano de Boborás.

Según el conselleiro, José González, los trabajos se generalizarán a partir de la semana próxima. Un total de 230 propietarios particulares ya han contratado con Seaga la limpieza de 760 parcelas a un precio fijo de 35 euros por cada mil metros cuadrados. Con todo, esas fincas representan apenas 100 hectáreas, una cifra, de momento, muy por debajo del objetivo de la consellería que, sin embargo, indica que el número de adhesiones crece día a día y coloca más cerca el cumplimiento de las 4.500 hectáreas desbrozadas a final de año. La época estival, con muchos propietarios de terrenos que residen fuera visitando la comunidad, está resultando propicia para que aumente el número de solicitudes. 

Aunque Medio Rural remarca que el convenio pretende facilitar a los dueños de fincas las labores de limpieza a precios más asequibles que los de mercado, lo cierto es que la administración podría llegar a llevar a cabo esas rozas sin autorización. «Quero tranquilizar porque nós, sen ningunha dúbida, faremos a limpeza aínda que sexa agosto ou setembro», incidió González ayer en Carballo. La Xunta cuenta con la posibilidad de realizar los desbroces de manera subsidiaria, pasando después la factura a precio de mercado a los propietarios de las fincas que, además, pueden ser multados por no haber limpiado sus parcelas a tiempo. La ley de Prevención y Defensa contra los Incendios Forestales de Galicia establece que los terrenos deben estar listos antes del 31 de mayo, de otro modo, los dueños se enfrentan a posibles sanciones que podrían alcanzar los 100.000 euros en los casos más graves.

Desde Medio Rural aseguran que las campañas de concienciación y de información sobre el convenio están dando sus frutos y han logrado que algunos dueños de terrenos situados en alguna de las casi 700 aldeas de alto riesgo hayan decidido ejecutar voluntariamente su limpieza. El departamento que dirige González calcula que, gracias a esos particulares, un porcentaje de entre el 20 y el 30 % de las franjas secundarias situadas en parroquias priorizadas están ya limpias de maleza y sin presencia de eucaliptos, pinos y acacias. La cifra implica que casi tres cuartas partes de las áreas de seguridad continúan sin desbrozar, pero afirman que supone una mejoría con respecto a años anteriores. La consellería recuerda, además, que la celebración de elecciones municipales ralentizó la puesta en marcha del convenio.

Arranca la temporada de alto riesgo de incendios: objetivo, que no ardan más de 20.000 hectáreas

Mónica p. vilar
DUROS ANTECEDENTES. Ocurrido fuera de la temporada de verano, el fuego que afectó a los municipios de Rianxo y Dodro en marzo devoró 1.162 hectáreas. De hecho, las parroquias de Leiro e Isorna se han incorporado directamente al listado de zonas priorizadas.
DUROS ANTECEDENTES. Ocurrido fuera de la temporada de verano, el fuego que afectó a los municipios de Rianxo y Dodro en marzo devoró 1.162 hectáreas. De hecho, las parroquias de Leiro e Isorna se han incorporado directamente al listado de zonas priorizadas.

Ya está operativo el nuevo teléfono 900 815 085 para denunciar a los incendiarios

Con el estreno del mes de julio arranca en Galicia la temporada de alto riesgo de incendios forestales. El inicio de la campaña, que se extenderá hasta el próximo 30 de septiembre, supone la suspensión inmediata y sistemática de los permisos para realizar quemas agrícolas o forestales.

El Pladiga 2019 (Plan de Prevención e Defensa Contra os Incendios Forestais de Galicia), aprobado por el Consello de la Xunta el pasado 2 de mayo, es el documento que guiará la lucha contra el fuego este verano. En él se fija como objetivo que este año no se produzcan más de 572 incendios ni ardan más de 20.380 hectáreas de terreno en toda la comunidad. Esa es la cifra media de superficie quemada total en los últimos diez años. Con todo, el texto marca como «óptimo» quedar por debajo de las 17.500 hectáreas.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Particulares han desbrozado una cuarta parte de las franjas antiincendios prioritarias