Ramón Jáudenes: «Los jueces de lo Social son verdaderos héroes que trabajan a destajo»

El presidente del Coinsello da Avogacía Galega reconoce que «sería un sueño» lograr mejorar las retribuciones del turno de oficio


Pontevedra / La Voz

A punto de cumplir treinta años ejerciendo como abogado, Ramón Jáudenes, decano de los letrados de Pontevedra, ha sido designado nuevo presidente del Consello da Avogacía Galega. «La designación la recibo con mucha satisfacción, con mucho orgullo y asumiendo el mandato de mis compañeros que me eligieron, que fue por aclamación. Espero poder estar a la altura de mis predecesores», señala a las pocas horas de conocer su nombramiento y a la espera de conocer la fecha de la toma de posesión.

-Es una casa que ya conoce.

-Sí, claro. La condición de miembro del Consello es paralela a la de decano, lo formamos los siete Colegios de Galicia. Actualmente era el vicepresidente, pero anteriormente había sido el secretario y había sido vocal, por lo que conozco esta coyuntural responsabilidad.

-Para la gente de la calle y que lo desconozca, ¿qué es el Consello da Avogacía Galega?

-Es una institución creada en 1993 que sirve para agrupar los siete Colegios de Abogados de Galicia. Tiene funciones regladas, pero básicamente son las de representar a los letrados gallegos allá donde hiciera falta, la de tutelar la formación tratando de ayudar y completar donde no pueden llegar los Colegios o les es más dificultoso y, también, la de ser el último órgano resolutivo previo a la vía contenciosa de los expedientes deontológicos. Los recursos de alzada terminan en el Consello.

-¿Y cuáles son las mayores problemáticas que afrontan los abogados en la actualidad?

-En Galicia, por su grado de desarrollo social e industrial, tardó más en llegar la crisis económica, esa crisis tremenda que barrió España, y, por consiguiente, tarda más en salir. Además, el año pasado tuvimos una huelga en la Administración de Xustiza que no solo afectó a esos tres meses, sino que todavía estamos padeciendo las secuelas. El primer problema que vivimos ahora los gallegos es una situación económica difícil, complicada, pero también padecemos, al igual que en otros puntos de España, el retraso de determinados órganos judiciales, como los Sociales o los mal creados Juzgados de las Cláusulas Suelo, ese mal invento que ha provocado embudos para que los afectados esperen con algo más que paciencia, con resignación gallega, la resolución de su asunto. Es un contexto no muy fácil en este momento.

-Antes aludía a los expedientes deontológicos, ¿hay muchos?

-No. No hay ni muchos expedientes deontológicos, ni tampoco muchos expedientes de responsabilidad de los abogados. Esto pone de relieve que somos un colectivo muy responsable en lo que hacemos. Tenemos un alto sentido de la responsabilidad, y en proporción a la enorme cifra de negocios jurídicos en los que intervenimos cada abogado, hay muy pocos expedientes por no hacerlo correctamente.

-También señalaba el atasco de algunos juzgados, ¿cuantos órganos judiciales harían falta?

-No podría decir el dato de Galicia, porque, por ahora, conozco la casuística más local. Acabo de aterrizar, pero me imagino que será extrapolable la situación de Pontevedra a otras ciudades y poblaciones. Básicamente, están atascados los juzgados de lo Social. Los jueces de lo Social son verdaderos héroes que trabajan a destajo, se trabaja mucho y bien. Los juzgados de lo Penal también tienen su atasco, los de Cláusulas Suelo también, como también determinadas salas de la Audiencia tienen colapso... Cuanto más grande es la población, más atasco hay. Es una realidad.

-Siempre que se habla de la situación de los abogados se tiende a hablar del turno de oficio...

-Ahí tenemos reivindicaciones históricas de modificación legislativa que se acomode a las circunstancias actuales y la mejora retributiva de las compensaciones a los compañeros. Si se dice que se paga tres euros la hora a un abogado del turno de oficio... En fin, está claro que es un acto generoso, no lo hace por dinero. El turno de oficio ha sido maltratado por los sucesivos gobiernos. Es una pata más de la Justicia y, como hermana fea de esta Administración, tiene el trato correspondiente. Está muy maltratado.

-Los abogados pontevedreses impulsaron la creación de la Comisión Julio Barcia para la asistencia a los reclusos. ¿Cómo está funcionando?

-Es un acto muy generoso por parte del Colegio de Abogados de Pontevedra para asistir a los internos de A Lama a donde no llega el turno de oficio y donde no hay cobertura desde los estamentos estatales. Tapa un agujero. La aspiración lógica es que esto fuera cubierto desde la Justicia gratuita, que llegara hasta ahí.

-Una vez como presidente del Consello da Avogacía de Galicia, ¿qué retos se ha marcado?

-Tratar de estar a la altura de mis predecesores, de estar a la altura de los 13.500 compañeros a los que represento en Galicia, y tratar de mejorar las relaciones con los tribunales, que son ya buenas de por sí, y con la Xunta, que son también buenas. Hacerlo todo con dignidad y que se reconozca la dignidad de nuestro oficio. Y, si es posible, tratar de mejorar la política formativa y la política retributiva en lo que se refiere a los abogados inscritos en el turno de oficio en Galicia. Este sería un sueño como presidente del Consello.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Ramón Jáudenes: «Los jueces de lo Social son verdaderos héroes que trabajan a destajo»