El 97 % de los gallegos tendrán una parada de autobús a menos de un kilómetro de su domicilio

El segundo bloque de contratos para las líneas de A Coruña y Pontevedra completa el mapa de transporte


Santiago

La revolución del transporte por carretera, fijada en el calendario para comienzos del 2020, empieza a tomar forma sobre el mapa de Galicia. El calendario de expiraciones de contratos de rutas vinculados a las empresas de autobús avanza y con él las licitaciones, adaptadas a las nuevas necesidades de movilidad y pactadas, según la Xunta, con los ayuntamientos y diferentes colectivos de usuarios. Desde ayer, las compañías interesadas en desarrollar su actividad en las provincias de A Coruña y Pontevedra pueden estudiar sus ofertas, ya que el segundo paquete de centra su atención en estos territorios.

Se trata de 28 contratos que incluyen 1.206 líneas, y los interesados tienen hasta el 23 de agosto para presentar alegaciones a un mapa que incluirá 701 servicios de bus compartido ?los usuarios pueden utilizar los coches que hacen recorridos hasta los centros escolares? y en 627 líneas ofrecerán servicios bajo demanda, lo que supone la prestación del viaje ya sea por un bus o por un taxi siempre que el usuario lo solicite con anterioridad. En total, la Consellería de Mobilidade prevé que estos vehículos recorran 32 millones de kilómetros cada año. Este último paquete va a generar 1.200 empleos, de los cuales un tercio corresponden a conductores y el resto a acompañantes.

Con estos contratos, que se suman a los que ya se adjudicaron en las provincias de Lugo y Ourense (cien licitaciones para 1.900 líneas) se va a duplicar la cobertura territorial respecto al 2016, cuando comenzó la transformación de las rutas. Y cuando acabe el proceso de renovación, el 97 % de la población de Galicia va a contar con una parada de transporte público a menos de mil metros de su casa, aseguran desde el departamento de la conselleira Ethel Vázquez. Con los 1.800 buses rodando por 3.123 líneas, a partir del 2020 serán 60 millones los kilómetros que sumarán anualmente toda la flota. El impacto económico también está calculado. En total, se consolidarán 3.182 puestos laborales, de los que casi dos mil son de conductores y 1.260 de acompañantes. Pero al margen de las cifras de cobertura, ya sea en kilómetros o en trabajo, también hay una economía del transporte con una amplia repercusión en las arcas públicas. En total, la Xunta calcula que se van a mover unos 730 millones de euros a lo largo de una década, que es el tiempo que duran los contratos.

Ethel Vázquez cree que «o importante é seguir avanzando» y superando algunas trabas, como lo fue el recurso presentado por las empresas para el primer paquete de contratos, que ya fue desestimado. Las nuevas licitaciones, afirman en Mobilidade, se adaptan a las pequeñas y medianas empresas del tejido gallego, ya que son las que tienen una implantación más enraizada en determinados territorios. En la mayoría de los casos pueden aspirar a llevarse los contratos compañías de transporte que tengan menos de quince autobuses en la flota.

Las rutas que se adjudiquen en las provincias de A Coruña y Pontevedra van a generar un volumen de negocio de 56 millones de euros, de los cuales la Xunta aporta un 41 %. En el caso de las líneas de Ourense y Lugo, que se despliegan por comarcas más rurales, la aportación autonómica alcanza el 80 % del total, ya que la red no es capaz de ser rentable con la venta de billetes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

El 97 % de los gallegos tendrán una parada de autobús a menos de un kilómetro de su domicilio