Gallegos retornados pusieron en marcha 125 negocios con el apoyo de la Xunta

La convocatoria de ayudas al retornado emprendedor permanecerá abierta hasta el próximo 30 de septiembre

CON LA INFORMÁTICA DE SUÍZA A OLEIROS - Diego Louzán es uno de los gallegos que ha aprovechado la ayuda para emprendedores retornados para impulsar su nueva oportunidad laboral en Galicia, tras darse de alta como autónomo
CON LA INFORMÁTICA DE SUÍZA A OLEIROS - Diego Louzán es uno de los gallegos que ha aprovechado la ayuda para emprendedores retornados para impulsar su nueva oportunidad laboral en Galicia, tras darse de alta como autónomo

redacción / la voz

Volver a Galicia es el plan de futuro de buena parte de los más de medio millón de gallegos que actualmente residen en el exterior. Al menos, eso es lo que puede deducirse del continuo incremento en las cifras de retornados a la comunidad. En la última década fueron más de 40.000 los emigrantes gallegos o descendientes de gallegos que optaron por regresar.

Pero además, los números crecen año a año. Según datos de la Estadística de Migraciones publicada por el INE, si en el 2010 fueron 3.085 los retornados en doce meses, en el 2018 la cifra fue más del doble: 7.024 personas emprendieron el camino de vuelta a casa, un 7 % más que el año anterior -el 2017 dejó un saldo de 6.548 gallegos regresando al hogar-.

Lejos del perfil tópico del emigrante que decide volver para pasar sus últimos años en su tierra, la mayoría de esos más de 7.000 retornados registrados el año pasado tenían menos de 65 años. En concreto, el 80 % estaban por debajo de esa edad. Es más, casi 3.800 -uno de cada dos- aún no había cumplido los 45. Perfiles jóvenes que resultan muy atractivos por una comunidad como la gallega, lastrada por la baja natalidad y el envejecimiento de su población.

Entre quienes retornan sin haber alcanzado la edad de jubilación, las oportunidades laborales son una de las grandes preocupaciones. Emprender se ha convertido en una de las posibilidades para que el regreso salga adelante con éxito, por lo que la Xunta de Galicia ha activado distintos incentivos para facilitar el autoempleo entre el colectivo. Entre esas medidas destacan las Axudas ao Retornado Emprendedor convocadas por la Secretaría Xeral de Emigración. Desde su puesta en marcha en el año 2013, estas subvenciones han apoyado más de 125 proyectos empresariales. Entre los beneficiarios, el grueso procedía de Venezuela (un 60,4 %), seguido de los gallegos venidos desde el Reino Unido (13,2 %) y de Suiza (11 %). Los retornados desde Francia supusieron un 5,5 %, lo mismo que los llegados desde Alemania, mientras que quienes volvieron de los Países Bajos representaron el 4,4 %.

Las ayudas, que tienen una cuantía de 5.000 euros por emprendedor, pueden alcanzar un máximo de 8.000 euros según si el solicitante es mujer o el negocio se instala en un municipio rural. Las cantidades recibidas deben destinarse a gastos de establecimiento. La convocatoria de este año -que se abrió a mediados de junio y que permanecerá activa hasta el próximo 30 de septiembre- incorporó como novedad la posibilidad de financiar a retornados que se den de alta como socios trabajadores de sociedades mercantiles, además de los que lo hagan en sociedades laborales, cooperativas de trabajo o como autónomos.

TESTIMONIO - dIEGO LOUZÁN (coruñés retornado desde suíza)

Diego trabaja desde su casa en Oleiros
Diego trabaja desde su casa en Oleiros

«As cousas vanme ben, barallo a idea de poder contratar a alguén»

Poco antes de cumplir los treinta, el informático coruñés Diego Louzán aceptó la propuesta de su empresa, una spin off de la Universidade da Coruña, para trasladarse a trabajar a Zúrich. Irse una temporada al extranjero entraba en sus planes y en los de su pareja desde hacía tiempo, así que no lo dudaron demasiado. «O plan orixinal, como o de moitos galegos, era ir unha tempada e volver», cuenta.

Al final, la temporada se prolongó casi una década. En ese tiempo, Diego pasó a trabajar para el conglomerado de empresas alemán Siemens, una de las mayores potencias europeas en fabricación industrial, y se convirtió en padre de una niña. También mejoró su inglés y se vio obligado a adquirir una nueva lengua, el alemán suizo que se habla en el cantón zuriqués. Por el camino tuvo tiempo de añorar incluso el clima gallego -«eu son de costa e o clima tan de interior de Zúrich, moi frío en inverno e caloroso en verán, custábame», explica- pero también de labrarse algunos contactos profesionales. «No meu campo hai moitas máis oportunidades se te trasladas a unha cidade grande, non necesariamente para quedar, pero si o tempo suficiente para facer bos contactos», argumenta. De hecho, tras su paso por el país helvético asegura que recibe de manera regular ofertas de trabajo, tanto desde empresas gallegas como desde el extranjero.

La ruptura de la pareja reactivó la idea de ambos de retornar a Galicia, para tener más cerca a las familias de ambos y afrontar con más facilidad la custodia compartida de su pequeña. Así que a finales del 2017 tomaron el camino de vuelta. Diego se instaló en una casa que su familia tiene en Oleiros, se dio de alta como autónomo y comenzó a dar servicio a empresas extranjeras a través de una consultora y trabajando desde su domicilio. Por medio de la gestoría que le asesora conoció las ayudas de la Xunta para retornados emprendedores. El dinero que le concedieron le sirvió para montar una oficina en su domicilio, haciendo del teletrabajo la forma en que actualmente se gana la vida.

Casi dos años después de su regreso asegura que le van «bastante ben» las cosas. «Hai bastante traballo, coido que mesmo podería coller a unha segunda persoa para me axudar. Non o teño aínda definido pero é unha idea que me ronda», avanza. Para Diego, el retorno está resultando dulce. No ha tenido grandes complicaciones y ahora puede participar en las celebraciones familiares que se perdió durante años. También disfruta de otros pequeños placeres que son la envidia de algunos amigos gallegos que dejó en Suiza: «Como todos os días na casa da miña nai!», dice entusiasmado. Pero sabe que la clave es el éxito laboral: «Isto funciona porque podo estar aquí facendo un traballo que me gusta», remata.

Becas y ayudas para fomentar el regreso de 20.000 personas hasta el año 2020

El objetivo de la Estratexia Retorna 2020 de la Xunta es facilitar el regreso de más de 20.000 gallegos hasta el año próximo. Aspira a que alrededor del 60 % (unos 12.000) tengan menos de 45 años. A ellos van dirigidos, además de las ayudas al retornado emprendedor, otros tres programas.

beme

Bolsas Excelencia Mocidade Exterior. Estas becas creadas en el 2017 dan la oportunidad a titulados gallegos de menos de 40 años y que residan en el extranjero para poder cursar estudios de máster en alguna de las tres universidades de Galicia. Se ofrecen 150 ayudas con cuantías entre 7.000 y 11.500 euros.

becas fp

Ayudas a la Formación Profesional. La Xunta también ofrece cien becas dotadas con hasta 10.000 euros para jóvenes emigrantes, nacidos en Galicia o descendientes de gallegos, y menores de 30 años, que quieran cursar estudios de grados superiores de FP.

ayudas extraordinarias

Apoyo ante la falta de recursos. Los emigrantes retornados en situación de especial dificultad o sin recursos económicos suficientes pueden optar a ayudas para hacer frente a los gastos extraordinarios derivados de su regreso, especialmente las familias con menores a cargo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Gallegos retornados pusieron en marcha 125 negocios con el apoyo de la Xunta