El programa de envejecimiento activo de Afundación batió récords en el 2018

Unas 26.000 personas participaron en actos intergeneracionales, culturales y de ocio

Uno de los programas de más exito es de las actividades intergeneracionales de Afundación, como «Fálame da emigración»
Uno de los programas de más exito es de las actividades intergeneracionales de Afundación, como «Fálame da emigración»

Redacción / La Voz

El programa de envejecimiento activo de Afundación, la obra social de Abanca, se ha convertido en uno de los ejes de la entidad y en el año 2018 batió un nuevo récord con la participación de más de 26.000 personas en actividades enfocadas a mejorar su calidad de vida. Dentro de este ámbito, destacan los programas intergeneracionales que ponen en valor la experiencia de los mayores a través de encuentros con estudiantes, a quienes transmiten sus conocimientos. Es el caso de Fálame de emigración, una iniciativa que, en su tercera entrega, contó con la participación de 80 voluntarios, 1.019 jóvenes y 20 centros educativos. También colaboran en actividades solidarias, como obras de teatro destinados a otros mayores, recogidas de alimentos o talleres de artesanía cuyos beneficios se destinan a fines benéficos.

En este 2018, Afundación ha consolidado sus tres grandes líneas de actuación, la citada de envejecimiento activo y las de educación y cultura. Las actividades que organizó la entidad llegaron a más de 1,3 millones de beneficiarios, según la memoria del organismo que presidente Miguel Ángel Escotet. 

Además de los programas de participación social destinados al desarrollo personal, los mayores cuentan con los llamados espacios +60 en 11 localidades. En estos centros pueden apuntarse a actividades de formación que incluyen cursos sobre el uso de la tecnología, hábitos saludables e idiomas. También participan en talleres de dibujo, música, teatro y rutas culturales por sus ciudades. Además, durante el 2018 realizaron cinco viajes, tres de ellos internacionales.

Los jóvenes también se ven beneficiados por las actividades de Afundación, que cuenta con una amplia oferta de programas educativos. Su objetivo es complementar la formación que reciben los estudiantes en sus centros. En el ámbito artístico, destaca la puesta en marcha de un coro y una nueva orquesta y la programación teatral, musical y audiovisual destinada a escolares, a la que asistieron más de 114.000 niños.

Pero, como la educación es necesaria en todas las etapa de la vida, muchas de las actividades se dirigen a públicos de edades diversas. Por ejemplo, los cursos de formación financiera se ofertan a menores y mayores según su rango de edad. También cuentan con programas intergeneracionales que incluyen cursos de cocina para toda la familia. Además, el ciclo de conferencias Educación siglo XXI, que instruye a profesores, padres y alumnos en temas como el uso de la tecnología o la diversidad humana, contó con 2.400 asistentes.

La oferta educativa de Afundación incluye formación académica a través del Instituto de Educación Superior Intercontinental de la Empresa (Ieside), que funciona desde hace 30 años. Además del grado en Administración y Dirección de Empresas, cuenta con seis másteres, ocho títulos propios y varios programas de formación continua. El centro destaca por su internacionalización, que en el 2018 propició la creación de un convenio de Erasmus con China. Por otro lado, la obra social de Abanca desarrolla su proyecto educativo en dos centros de formación profesional, en Vigo y A Coruña, donde se imparten seis ciclos de grado medio y seis de grado superior. También cuenta con la Escuela Infantil Afundación Zalaeta, en A Coruña, y cuatro bibliotecas.

La oferta cultural también alcanzó un nuevo récord durante el 2018 con 200.000 asistentes a las exposiciones, 127.000 a los espectáculos de artes escénicas y 11.000 a los ciclos de cine.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El programa de envejecimiento activo de Afundación batió récords en el 2018