mondoñedo / la voz

Los conductores que circulan por la autovía A-8, entre Mondoñedo y Abadín, sufren más las consecuencias de la niebla en esta época del año, debido al alto contraste de temperaturas y a la altitud del alto de O Fiouco, famoso  por los cortes de tráfico que se registran con frecuencia en ese punto debido a la falta de visibilidad. Esta misma semana volvía a ser complicada la circulación por ese tramo porque la visibilidad era muy reducida y porque se registraron casi tres días consecutivos de corte total del vial, en ambos sentidos, entre el punto kilométrico 536, situado en Mondoñedo, y el 552, ya situado en el municipio de Abadín, como confirmó la Guardia Civil de Tráfico y se reflejaba en el mapa de incidencias de la Dirección General de Tráfico.

El mes de julio, al parecer, suele traer más niebla a la zona. Pero también trae a la memoria el gran accidente, una colisión múltiple ocurrida en el 2014. El próximo día 26 se cumplirán cinco años del choque en el que se vieron implicados 35 vehículos y en el que hubo una víctima mortal. Y pasado ese tiempo no hay todavía una solución definitiva al problema de la niebla. Cada año, la A-8 puede llegar a permanecer cortada en este tramo durante más de cien días.

Desde el punto de vista meteorológico, más que niebla, el fenómeno que se produce en O Fiouco se define como nube de estancamiento, explica Juan Taboada, meteorólogo de Meteogalicia. Y añade: «Os ventos predominantes nesta época do ano e nesa zona son do nordeste. O anticiclón das Azores vai subindo en latitude, e ao final do período da primavera está máis ao norte de Galicia. Ademais, na zona do Cantábrico entran ventos de compoñente nordeste. Son ventos bastante cargados de humidade que, cando chegan ao litoral, soben e a humidade condénsase. Ocorre ás veces». El experto señala que este problema «pasa máis nesta época do ano, porque en inverno os ventos predominantes son do sur». Hay 698 metros de altitud en O Fiouco.

Cuando la A-8 se cierra, no queda más remedio que desviar la circulación vial por la carretera N-634, que cruza Mondoñedo pero que es una vía en «mal estado» en cuanto a firme y señalización y que «non pode soportar tanto tráfico», según la alcaldesa mindoniense, Elena Candia, quien solicitó esos días «o arranxo urxente» de la N-634.

Los sistemas de alerta instalados por la DGT sí han conseguido que se cierre la autovía menos horas cada año, ya que la tecnología aplicada a la zona permite circular con visibilidad muy reducida y porque los cierres se realizan de forma más ajustada.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Sin solución a la niebla de la A-8 cinco años después del gran accidente