Ellas fueron madres a los veinte: «Te dicen: ¿en qué follón os metisteis?»

Hablan tres gallegas que rompen los estereotipos de la maternidad tardía

Lorena, de A Coruña, tiene 37 años y cuatro hijos
Lorena, de A Coruña, tiene 37 años y cuatro hijos

Amanda, Andrea y Lorena tienen algo en común: las tres querían ser madres jóvenes y las tres se estrenaron en la maternidad durante la veintena. Además, las tres han repetido.

AMANDA BUGARÍN (COVELO) 24 AÑOS: tiene una hija de dos años y está embarazada por segunda vez

«Ser madre no es difícil, lo difícil es serlo y poder trabajar»

Amanda, embarazada de ocho meses, y su hija Clara, de dos años
Amanda, embarazada de ocho meses, y su hija Clara, de dos años

A Amanda le quedan pocas semanas para dar a luz. Será el hermanito pequeño de Clara, a la que alumbró con 22 años. «Siempre tuve claro que quería ser mamá joven, no me veía siéndolo con 40», explica. Ella y su marido, que por entonces tenía 26, llevaban varios años juntos y tenían estabilidad económica y laboral, pero aún así, muchos se sorprendieron: «Me encontré bastantes caras de ‘‘estás loca’’ aunque nadie se atrevió a decirme nada», recuerda. Es la mamá más joven del pueblo.

A punto de convertirse en madre por segunda vez, Amanda cree que se plantarán: «Más de dos hijos es complicado. Y no por el gasto, porque aquí en el pueblo todos te ayudan, te dan ropa... sino por la conciliación. Ser madre no es difícil, basta tener paciencia, lo complicado es serlo y trabajar». Ahora mismo, su casa se mantiene con un solo sueldo. Ella trabajaba pero cuando comunicó que estaba embarazada, no le renovaron el contrato. «Esas cosas pasan, por eso la gente espera tanto para tener hijos o no los tiene», apunta.

«Las administraciones no hacen nada por la natalidad»

También es muy crítica con las administraciones: «No hacen nada por la natalidad, incorporarse al trabajo cuando el bebé solo tiene cuatro meses es inconcebible. Yo ahora tengo que plantearme una temporada sin trabajar, no podemos permitirnos pagar para que cuiden a dos ni explotar a los abuelos».

ANDREA BARCIA (OLEIROS) 21 AÑOS Y TRES HIJOS, LA PRIMERA LA TUVO CON 18

«Los hijos te dan mucha felicidad»

Andrea ya es madre de familia numerosa
Andrea ya es madre de familia numerosa

El pasado jueves por la tarde había un buen follón en casa de Andrea. Uno digno del tercer cumpleaños de Arabia. Por el piso correteaban algunos niños mientras Andrea acababa de arreglar a los gemelos Enzo y Unai, dos bebés de ocho meses, hermanos de la cumpleañera. Una estampa más o menos normal, si no fuera porque Andrea, la madre de los tres, cumplió 21 años el pasado mes de marzo: «Desde el primer momento dije que, en cuanto pasaran los dos años de la cesárea, iba a por más». Todos le dijeron que era muy joven, que tenía que vivir la vida, pero ella no entiende esa vida sin sus pequeños: «Te dan mucha felicidad».

La joven madre dice que ya no quiere más hijos: «Con tres ya está bien»

Desde que tuvo a los gemelos ha dejado de trabajar ?«Eran muchas horas»? y busca algo de media jornada que le permita paliar el tirón económico que han supuesto los niños. La Administración le ayuda... algo: dos pagas anuales de 450 euros y 200 al mes hasta que los gemelos cumplan tres años. También la Tarxeta Benvida de la Xunta, que le permite comprar artículos específicos para los niños. Desde luego, difícilmente palía el sueldo que Andrea no puede ganar por haberse convertido en una heroína de la maternidad en el país del perenne invierno demográfico. Pero todo eso, a Arabia le da igual, molesta por tener que posar para el fotógrafo cuando podría estar jugando con sus amiguitos. En el piso están también las dos abuelas y una bisabuela. La tatarabuela no ha podido venir, pero todo el mundo la cita.

Andrea recuerda el apuro cuando le dijeron que estaba embarazada de gemelos, pero añade que nunca se ha arrepentido. Y también que ya no quiere más. «Creo que con tres ya está bien».

Lorena modia y daniel castañeda (a coruña): fUERON PADRES CON 20 AÑOS, TIENEN CUATRO HIJOS

«Te dicen: ¿en qué follón os metisteis?»

Lorena y Daniel, de 37 años, tienen dos hijos adolescentes y dos bebés
Lorena y Daniel, de 37 años, tienen dos hijos adolescentes y dos bebés

Daniel y Lorena tenían 19 años cuando supieron que Andrea llegaría a sus vidas. Pasaron directamente de ser hijos a ser padres. Se independizaron y tocó empezar a pagar facturas y cambiar pañales mientras sus amigos se iban de fiesta, aunque no tienen la sensación de haberse perdido cosas. «Nos apuntábamos a muchos planes con los niños y los abuelos de vez en cuando se los quedaban para que hiciéramos una escapada», cuentan. Y hablan de niños porque once meses después de su primera hija llegó Daniel. «Siempre quisimos que se llevaran poco tiempo», explica Lorena.

Llegada la treintena, cuando el resto de su pandilla empezaba a estrenarse en la paternidad, ellos recuperaron algo de libertad, con sus hijos ya adolescentes. Y entonces, hace unos meses, llegaron Mateo y Anxo. «Tengo más miedos que cuando crié a los mayores», confiesa ella. «Físicamente es más duro ahora», dice entre risas él. Para Daniel, ser padre joven le ha permitido disfrutar mucho de sus niños. Para los amigos de su hija mayor, él y su mujer son el no va más: «Los vacilan y quieren que vengan a nuestras fiestas», cuenta Andrea, que, sin embargo, no quiere ser mamá joven, como lo fueron su madre y su abuela, que tuvo su primera nieta con solo 39 años.

«Físicamente es más duro ser padres pasados los treinta que con veinte»

Lo cierto es que viéndola al lado de Lorena, cuesta creer que es su hija y no su hermana. «Se sorprenden cuando vamos de compras y la oyen llamarme mamá. Claro que a la gente le encanta opinar, han llegado a decirnos ‘‘¡en qué follón os metisteis!’’, como si hoy en día fuera obligatorio tener a los hijos», dice. En su hogar, como en muchos, hacen números, pero agradecen que la empresa de Daniel sea de las que aún dan apoyos a la natalidad, en forma económica y de permisos.

Las madres de más de 40 años en Galicia casi duplican a las que tienen menos de 25

MÓNICA P. VILAR

La edad media para estrenarse en la maternidad aumentó 7,5 años en cuatro décadas

Montse, de 33 años, entra en la consulta de su ginecóloga. En un momento dado, la doctora le pregunta si ha pensado en tener hijos. «Aún soy muy joven», contesta ella. «¿Joven? Tú puede que sí, pero tus ovarios no», replica la especialista. Más de una gallega podría sentirse representada en este pequeño diálogo. Y es que, cada vez más, los expertos en Ginecología alertan a sus pacientes de la brecha entre la juventud social y la juventud biológica. «La esperanza de vida ha aumentado, pero, de momento, el reloj biológico del ovario se mantiene igual que hace siglos. Aunque la buena calidad de vida hace que el organismo de una mujer de 30 o 40 años funcione adecuadamente, que nos sintamos bien y jóvenes, para el sistema reproductor femenino la edad ideal siguen siendo los 23-25 años, que es cuando la fertilidad alcanza el 35 %. A los 38 ya ha bajado al 8 % y a los 40 años, al 2 %», explica María Graña, profesora de Ginecología y Obstetricia y directora del centro de reproducción asistida Zygos.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

Ellas fueron madres a los veinte: «Te dicen: ¿en qué follón os metisteis?»