Javito, ganador de «Gran Hermano 3» en el 2002: «Falar da Pantoja non vai comigo»

Al hostelero nunca le atrajo la farándula televisiva, a la que llegó por una apuesta. Volvió a sus negocios, se casó con su novia, natural de Carballo, y viven tranquilos en A Laracha


carballo / la voz

«Moita xente dime: ‘‘Ti que estiveches en Gran Hermano, por que non fixeches coma Kiko Hernández?’’ Pois porque eu non son Kiko Hernández, que ten unhas capacidades, é moi válido e vende o que a xente quere ver. Somos máis de 200 exconcursantes de Gran Hermano e só se mantén aí el, así que tan doado non debe ser», reflexiona Javier García de Seárez, Javito, el larachés ganador de la tercera edición del popular concurso televisivo, al que la fama nunca le nubló la vista. «Tíveno moi claro dende un principio. Para facer algo aí tes que vivir en Madrid e é unha vida moi estresante. Non soporto os atascos, e falar da Pantoja, deste ou do outro non vai comigo. Se aínda fose de fútbol...», explica Javito, que sí mantiene contactos e incluso amistades de aquella época «con Kiko Hernández, Patricia, Jacinto...» y compañeros que fue conociendo de otras ediciones como Orlando, Saray o Pilarita. «Saray aínda veu co seu marido e xuntámonos polo San Xoán, e Marta López, por exemplo, regaloulle o vestido de noiva á miña muller», detalla.

Conserva amigos, pero ínfulas de la fama, ninguna, y tampoco excesiva pasión por el concurso, del que tampoco era seguidor antes de entrar. «Foi por unha aposta cuns amigos e, ao primeiro, si que che sorprende o bum de case non poder andar pola rúa e de que ir comer unha hamburguesa ou saír cear a calquera lado se volva complicado, pero agora estou moi tranquilo», resume el exconcursante, que en diciembre cumplirá 45 años.

Ya antes de la televisión, en 1996, terminó hostelería en Santiago y el concurso lo cogió con un local que acababa de abrir en la capital compostelana. «Aquel primeiro ano acabei colapsado con todo aquilo e vendinlle a miña parte ao meu socio. Dous anos despois abrín a Tentación e mais a discoteca In&Out en Carballo, e tívenos uns dez anos. A noite está ben se gañas moitos cartos, pero para sacar un soldiño non lla recomendo a ninguén, e menos agora, porque as formas de divertirse cambian moito e a rapazada vai ás verbenas, cando naqueles anos era impensable», analiza Javito, que en el año 2013 se casó con su novia, María Esmorís, natural de Carballo (de Bértoa, concretamente), y viven en el piso que se compraron en A Laracha, de momento sin hijos. «Estamos cómodos así e non o temos claro, é algo que hai que pensalo moi ben», apunta.

Figura como cocinero en las listas de la Xunta y, a falta de oposiciones que no acaban de salir, trabaja de manera habitual cubriendo bajas y vacaciones en colegios, geriátricos, centros de día... Incluso le ha dado tiempo para sacarse un máster que le permita, en un futuro más o menos próximo, hacerse profesor. «A hostalaría sempre foi o meu e niso sigo», concluye tan sonriente como siempre.

Regreso triunfal de Javito, ganador de Gran Hermano»

Miles de personas lo recibieron en A Laracha el 26 de julio del 2002 tras vencer el concurso televisivo

El paso de las ediciones, la multiplicación de canales y la aparición de nuevas plataformas de entretenimiento han restado pegada a algunos formatos televisivos. Pero 14 años atrás, la victoria del larachés Javier García de Seárez, Javito, en la tercera entrega de Gran Hermano fue un auténtico acontecimiento social que lo convirtió en un fenómeno de masas.

Incluso el gobierno local larachés había llegado a instalar una pantalla gigante en la plaza del Concello para que centenares de vecinos pudiesen seguir la gala final del programa y ver -al igual que otros 7.600.000 espectadores, el 44,9 % de la audiencia total- como Javito lograba la victoria final con el 60 % de los votos.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Javito, ganador de «Gran Hermano 3» en el 2002: «Falar da Pantoja non vai comigo»