La Lei de impulso demográfico focaliza los estímulos en concellos y empresas

Juan María Capeáns Garrido
Juan Capeáns SANTIAGO

GALICIA

Lavandeira jr | EFE

Feijoo pone el acento en el retorno como «solución rápida»; según el INE, este año regresaron 6.705 gallegos, un 8 % más

28 jun 2019 . Actualizado a las 12:07 h.

La Xunta elabora el texto legal, pero la implicación y los estímulos tienen que ser transversales, desde la unidad familiar hasta las instituciones europeas, pasando por los concellos y las empresas. Es la idea que transmite el articulado de la Lei de impulso demográfico que se aprobó en la reunión semanal del Gobierno gallego y que inicia una andadura que deberá coronarse con su aprobación parlamentaria este mismo año, para desarrollarse a fondo con decretos más específicos.

El documento, presentado a los medios por el presidente Feijoo y la conselleira de Política Social, Fabiola García, pone el foco en la conciliación laboral, en la implicación de las instituciones más cercanas al ciudadano y en el refuerzo de medidas para favorecer la vida en las comarcas rurales. Ambos insistieron en que se trata de un texto legal que debería encontrar el respaldo unánime de la Cámara, y adelantaron la buena disposición para introducir propuestas de todos los grupos políticos.

Implicación

En los presupuestos. Las nuevas medidas de la Lei no tienen todavía cuantificación económica, pero la Xunta calcula que la suma de las medidas, que afectan a varios departamentos, alcanza los 700 millones de euros. El objetivo es que todas las administraciones integren la perspectiva demográfica en sus cuentas. El que así lo haga, podrá acceder a un mayor reparto del Fondo de Cooperación Local de la Xunta. Se elaborará un informe anual oficial de población, habrá una comisión permanente que valore los avances y el saldo vegetativo se publicará periódicamente en el DOG. La demografía tendrá más presencia en el currículo educativo y Galicia promoverá el adelanto de los principales programas en las televisiones.