Resistencia Galega: 14 años, 43 atentados

La Guardia Civil gana otra guerra al terrorismo tras la desarticulación de ETA, Grapo y, ahora, de la última organización activa en España y acorralada en un monte de Galicia

Toninho, durante el registro del pasado sabado en Fornelos de Montes
Toninho, durante el registro del pasado sabado en Fornelos de Montes

VIGO / LA VOZ

El ocaso de Resistencia Galega se escenificó el sábado en una casa abandonada de la montaña de Fornelos que daba cobijo a sus líderes fugados, Antón García Matos, Toninho, y Asunción Losada Camba. Ya hace 29 años, en otra montaña gallega, en Castro Caldelas, se vivió el final del Exército Guerrilleiro do Povo Galego. En ambos escondites, y como cabecilla de sendas organizaciones, estaba presente Toninho. Casi tres décadas de investigaciones en las que resulta obligatorio recordar, al estar relacionadas de una u otra manera, que la Guardia Civil también acabó con ETA y el Grapo. Cuatro bandas armadas ya extintas que dejaron centenares de muertos en España y Galicia. Del último atentado de Resistencia Galega pasaron ya cinco años: ocurrió en Baralla en el 2014.

El golpe de gracia a Resistencia Galega hay que interpretarlo en el contexto que facilitó la detención de sus líderes en un centro comercial de Vigo: acorralados tras 13 años escapados, viviendo en una casa okupada, precaria y aislada. Sin apenas comunicarse por riesgo a ser detectados pero con tres armas, dinero y abundante documentación. Ese aislamiento les llevó a salir de la madriguera cada cierto tiempo, a buscar el contacto personal con otros compañeros del movimiento aún activos. Juan Manuel Sánchez y Miguel García Nogales arrastraban, sin saberlo, el cartel de células activas de la organización.

La Guardia Civil seguía sus pasos de cerca igual que los de otros muchos sospechosos por diferentes motivos. Algunos públicos, llega con leer ciertos perfiles de colectivos, o personales, en redes sociales que ni consideran delincuentes a los presos de Resistencia Galega. De ahí que reclamen su libertad, un caldo de cultivo tan imparable como fiscalizado.

Gran Hermano

Basta decir, para dimensionar el alcance de la discreta investigación, que se intervinieron decenas de teléfonos, ya fuesen móviles, de línea fija o públicos. Lo mismo ocurre con otras conexiones a la Red en edificios de uso abierto, muy demandadas en el pasado por militantes de Resistencia Galega. Pensaban, erróneamente, que esquivaban a la Guardia Civil. Subestimaron la paciencia y la invisibilidad de los Servicios de Información del instituto armado en Galicia. Un trabajo pausado, discreto, pero sobre todo organizado y coordinado desde hace años para saber qué simpatizantes del independentismo radical gallego (en sus bases) podían estar dispuestos a dar el salto al grupo armado o ya lo habían dado. Un gran hermano judicializado que se justifica en cada memoria anual sobre terrorismo del Ministerio del Interior.

La última Estrategia Nacional contra el Terrorismo (2019) lo deja muy claro aun dando el protagonismo a la principal amenaza, el yihadismo. Aún así, se referencia al terrorismo autóctono diciendo que la tendencia es la disminución de la actividad armada pero que continúa existiendo una amenaza latente.

Hay que tener en cuenta que esa valoración se basa en la actividad terrorista y, en ese sentido, el terrorismo yihadista se lleva la palma con los últimos atentados en Barcelona y Cambrils. Resistencia Galega cometió el último hace 5 años, poniendo fin a un listado que suma un total de 43 atentados desde el 2005, cuando dio a conocer su primer manifiesto, cargado de violencia, intimidación y odio. El 2009, en lo referido al uso de armas, fue su año más activo con una decena de atentados. Ya en el 2011 llegaron a siete. Desde entonces, y debido a la presión de la Guardia Civil, fueron a menos hasta verse mermados.

Mas voluntad que cabeza

La operación Jaro (2015) fue el golpe que dejó comatosa a la organización. Otra gran investigación que desarticuló su columna vertebral, ramificada en Pontevedra, Vigo, Ourense, Boiro, Muros y Santiago. Los próximos al mando ya formaban otra generación, mucho más joven y con más voluntad que cabeza y conocimiento, pero, sobre todo, poco dados a soportar el aliento de la Guardia Civil en sus nucas. Lo que falta por saber ahora es qué aporta todo el material informático y documentación requisada en los registros de la última semana. Quizá ahí estén las claves necesarias para conocer los cauces de financiación que sufragaban los gastos de sus dos líderes fugados y cómo obtuvieron las tres armas confiscadas en su escondite, o si todavía hay más arsenal.

Todo indica que los otros dos detenidos en esta última operación, Juan Manuel Sánchez y Miguel García Nogales, eran meros correos. Nunca las personas que realmente estaban detrás de las gestiones necesarias para dar cobertura a Toninho y Asunción con dinero en efectivo, armamento y documentación falsa. La misma que usaron para abandonar Europa en busca del calor de Venezuela y de la complicidad que allí encontraron con otros socios de la lucha armada en España.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
25 votos
Comentarios

Resistencia Galega: 14 años, 43 atentados