Un apreciado militar destacado en misiones humanitarias

M. B. REDACCIÓN / LA VOZ

GALICIA

El comandante del Ejército Juan Luis Peña, de 51 años, falleció el pasado sábado de un paro cardíaco mientras disputaba un torneo de rugbi en Ferrol

23 jun 2019 . Actualizado a las 22:33 h.

A Juan Luis Peña Castro (A Coruña, 51 años), el destino le jugó una mala pasada allí dónde él nunca hubiese imaginado. En un campo. Jugando al rugbi. Rodeado de amigos y deportistas con los que compartía uno de esos torneos de veteranos que son casi más una celebración que una competición. Ocurrió el pasado sábado en el campo de A Malata, en Ferrol. La desgracia se cebó con un hombre bueno, a decir de sus amigos, un deportista que desde su puesto como comandante del Cuerpo de Intendencia del Ejército de Tierra había conocido durante décadas lugares inhóspitos, escenarios para los que no todo el mundo está preparado.

Destacado en la Brilat en Pontevedra, casado con la ferrolana María Suanzes y padre de dos hijos, Juan Luis Peña participó durante su carrera en numerosas misiones humanitarias del Ejército español en zonas de conflicto: Bosnia (1999), Líbano (2007), Afganistán (2011)... También en el terrible tsunami que en el 2005 asoló Indonesia. Este domingo por la tarde fue incinerado en la más estricta intimidad en su A Coruña natal. DEP.

Juan Luis Peña, a la derecha de la imagen, había militado en el CRAT y disputaba un torneo de veteranos

Fallece un jugador de rugbi de 51 años en pleno partido en Ferrol

Beatriz Couce

Juan Luis Peña, antiguo jugador del equipo de rugbi del CRAT de A Coruña, falleció en la tarde de ayer cuando disputaba un partido en Ferrol, en un torneo de veteranos organizado por el club del municipio naval. El hombre, comandante de la Brilat de 51 años y destinado en Pontevedra, caminaba por el campo cuando, sin mediar jugada de contacto alguna, se desplomó. Inmediatamente, tres médicos que se encontraban en el campo comenzaron a realizarle la maniobra de reanimación cardiopulmonar hasta que llegaron los efectivos del Sergas, en una ambulancia medicalizada, siete minutos después.

Seguir leyendo