Cae en Málaga un marroquí acusado de liderar el envío de 3.000 kilos de coca a Galicia

Hicham Oussassi está considerado, a nivel policial, uno de los grandes capos del negocio en Europa


VIGO / LA VOZ

Hicham Oussassi era, hasta su detención de ayer, uno de los grandes objetivos de la Brigada Central de Estupefacientes (BCE) de la Policía Nacional por el poder que se le atribuye para colar alijos de cocaína de Sudamérica por la Península y los Países Bajos (las dos zonas de Europa que más coca reciben por puerto o costa). Y todo ello desde su cuartel general en la Costa del Sol. Concretamente en Málaga, donde residía hasta su detención de ayer. También fueron arrestados otros cinco hombres, uno en Galicia. Se trata de Salvador Dios, con el que Hicham Oussassi habría mantenido contactos para organizar el primero de los dos alijos que se le atribuyen, al menos, en Galicia.

El más reciente, el mes pasado, se bautizó operación Beluso y, hasta ayer, no implicó detenidos en tierra. La otra aprehensión (operación Canelas) tuvo lugar en julio del año pasado. Un velero con 1.500 kilos de coca fue la recompensa. En aquella ocasión tampoco se hicieron arrestos en tierra, de ahí la satisfacción generalizada que existía ayer entre los responsables del operativo policial, en el que tuvo un papel relevante el Grupo de Respuesta contra el Crimen Organizado (Greco) en Galicia.

Curiosos seguimientos

De las dos operaciones policiales con sendos alijos quedan para el recuerdo los curiosos seguimientos policiales que protagonizaría Hicham Oussassi. Y es que el presunto narcotraficante era capaz de desplazarse desde su ciudad de residencia, Málaga, a Galicia sin parar, tan siquiera, para orinar. Y todo ello para mantener una reunión que, una vez finalizada, implicaba el regreso, también por carretera, sin realizar paradas. Los vehículos que utilizaba para estos desplazamientos van desde coches de alta gama o caravanas. Cualquier cosa con total de pasar desapercibido.

Este tipo de desplazamientos ininterrumpidos también incluyen trayectos desde Málaga a Bruselas, país en el que se le atribuyen importantes contactos para recibir toneladas de coca en contenedor que acabarían consumiendo miles de europeos. Lo que no sabía Hicham Oussassi es que la BCE, desde Madrid y apoyándose en los Greco de Galicia y Costa del Sol, también seguía de cerca cada uno de sus movimientos. También en su país, Marruecos, se le atribuye el músculo necesario para que su organización se dedique al tráfico de hachís a Europa, controle puertos, flotas de barcos e, incluso, capacidad para que embarcaciones que salen de España, con destino a Sudamérica para recoger coca, paren antes en puertos de Marruecos y carguen hachís para costear una parte del polvo blanco, ya que el hachís tiene alto valor por su escasez en Sudamérica.

Una similitud entre las dos operaciones que se le atribuyen a Hicham Oussassi con alijos destinados a Galicia o gestionados por gallegos, es que la droga de ambas operaciones pesaba lo mismo, 1.500 kilos, y procedía de una zona de Sudamérica que, aunque no es Colombia ni Venezuela, arrastra también el estigma de ser uno de los espacios más calientes del océano Atlántico en lo referido a la salida de barcos cargados de polvo blanco con destino al Caribe, África y Europa. En el primer caso el origen se ubica en la Guayana, que linda con el norte de Brasil y, concretamente, con la ciudad de Belén, ciudad de la que eran todos los detenidos por el segundo alijo, interceptado el mes pasado.

Requisan 1.500 kilos de cocaína a 700  millas de Canarias con destino a Galicia

Javier Romero

Narcotransportistas de las Rías Baixas organizaban la descarga para un grupo de fuera

Operación Beluso: Sudamérica, cocaína, barco nodriza, telecomunicaciones, narcotransportistas gallegos que descargan el alijo y una organización superior, y con el capital suficiente, que escondida al final de la investigación negocia el precio y la forma de envío con los proveedores. Luego se transportaría para que, gramo a gramo, la acaben esnifando miles de narices en Galicia, España y, en este caso, centro Europa. El método es de sobra conocido. Vieja escuela. En este caso cayeron 1.500 kilos de polvo blanco gracias a la investigación internacional (Inglaterra, Francia, Portugal y Brasil) coordinada por el Grupo de Respuesta contra el Crimen Organizado (Greco) de la Policía Nacional en Galicia, la Fiscalía Antidroga de Pontevedra y el Juzgado de Instrucción número 4 de Vigo. Un terceto que ya encadena años coleccionando alijos millonarios y sacando de circulación a sus propietarios.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Cae en Málaga un marroquí acusado de liderar el envío de 3.000 kilos de coca a Galicia