En Marea se parte: Villares y sus diputados se van al grupo mixto

Juan María Capeáns Garrido
Juan Capeans SANTIAGO

GALICIA

PACO RODRÍGUEZ

Renuncian a nombrar senador, el motivo por el que se ha quebrado el primer partido de la oposición; el PSOE será el nuevo segundo mayor grupo. Otra diputada anuncia su marcha del Parlamento

11 nov 2019 . Actualizado a las 00:18 h.

Ruptura definitiva en En Marea. El primer partido de la oposición en Galicia, con 14 diputados, se divide definitivamente. Luís Villares, el portavoz del grupo, ha decidido pasarse junto a sus tres diputados afines al grupo mixto. Era algo que se venía advirtiendo en las últimas semanas, y que ha terminado por precipitar esta ruptura definitiva, que acaba de anunciar el propio Villares en rueda de prensa. Los críticos se quedan con la marca En Marea, según ha explicado el dirigente. 

Junto al juez en excedencia Luís Villares, se van al grupo mixto Paula Verao, Pancho Casal y Davide Rodríguez, que se habían manifestado en contra de la designación de Sande como senador autonómico. En lo que respecta al senador, el portavoz del grupo ha anunciado que renuncian y dejan la propuesta de los críticos (que han seleccionado a José Manuel Sande, de Marea Atlántica), pero trasladará el nuevo escenario a la Mesa del Parlamento en las próximas horas para que decida. Villares asegura que seguirán defendiendo a En Marea con un proyecto propio en las próximas elecciones, pero son los críticos quienes se quedan ahora con el nombre. 

Villares, que llevaba varias semanas admitiendo lo evidente, terminó por reconocer que «existen dúas realidades partidarias», por lo que «a única opción é a constitución dun espazo institucional propio para exercer de xeito soberano». A pesar de que la organización invitó durante la semana a los diputados críticos a abandonar el grupo parlamentario, finalmente ha el portavoz y sus tres afines los que optan por mantener el espíritu de En Marea pero sin el nombre del grupo, que se lo quedarán precisamente los que renuncian a este espacio político, una situación que admitió como «paradóxica».

Villares negó que existan problemas económicos de fondo en la organización tras los malos resultados de las últimas citas electorales, y confirmó que el proyecto tendrá continuidad en las próximas autonómicas dentro de un año y medio. La alternativa al PP, dijo, debe ser «cooperativa», y en ese punto mencionó a otras fuerzas como PSOE o BNG como aliados para propiciar el cambio en la Xunta.

Unos minutos después de la ruptura, una diputada de En Marea, Flora Miranda, vinculada a Compostela Aberta, anunció en Facebook su marcha del Parlamento. Incorporada recientemente, ha sido la única que ha quedado al margen de las guerras en el grupo. Se incorporará a la consulta de atención primaria en el centro de salud de A Estrada.

Sobre las responsabilidades de esta ruptura anunciada, el juez en excedencia cargó con dureza contra Podemos, citando en distintos pasajes del comunicado a Pablo Iglesias, Echenique, Gómez-Reino y Yolanda Díaz, a los que acusó de torpedear el espacio de confluencia desde un momento que situó tras Vistalegre II. De hecho, desveló que meses atrás él mismo trató de liderar una comisión para alcanzar algún acuerdo con el grupo de diputados del Congreso respecto a la negociación de los presupuestos para Galicia, pero ya no fue posible, «solo recibín negativas». Por ello incluye al mismo nivel de responsabilidad a Anova y Esquerda Unida, a los que acusa de hacer «seguidismo» al líder de la formación morada.

El senador, ¿para el PSOE?

El directivo de En Marea anunció que trasladará a la Mesa del Parlamento «nas próximas horas» esta decisión, una cuestión cronológica que tiene su importancia, ya que mañana viernes a las 13.00 termina el plazo para que el PP y En Marea presenten sus senadores de designación autonómica. Villares deslizó que se trata de un tema por el que no quieren discutir más -«xa abondou de enfados e discusións»- y en principio respetarán la opción impulsada por los críticos, José Manuel Sande, pero no quiso aventurarse más sobre la determinación que tome la Cámara. Cuando se reconozca el grupo mixto, En Marea dejará de ser la segunda fuerza en O Hórreo en favor del PSdeG. 

A pesar de que esta tarde Villares solo estuvo arropado por Rodríguez, Verao y Casal, una carambola permitiría que el grupo mixto tenga cinco componentes. El adiós de Flora Miranda provocará un movimiento en cadena. El siguiente en la lista de En Marea por la provincia de A Coruña es Xan Xove, de Marea Atlántica, pero es posible que renuncie a entrar en la Cámara por compromisos profesionales que desarrolla fuera de Galicia. De correr un puesto más, la que sí tendría acta de diputada es Mariló Candedo, que era, precisamente la propuesta frustrada de Villares para el Senado. Pasaría, pues, al grupo mixto y serían cinco los escaños, por nueve de los críticos.