Feijoo arenga a su Gobierno para trabajar con unidad y «luces largas»

El presidente reunió a los altos cargos de la Xunta para exigirles colaboración transversal y compromiso con la próxima década


Santiago

A pesar de que domina con solvencia todos los temas abordados, se dejó guiar por unos apuntes escritos en los no había ni una sola mención personal ni pistas sobre su futuro político, que desvelará previsiblemente a comienzos de la próxima primavera. El presidente Feijoo midió su arenga para evitar dar pistas sobre una hipotética cuarta candidatura que empañase el objetivo de la cita, pero el mensaje, con él o sin él al frente, era evidente: trabajar con vistas a la «próxima década». Por más que trató de desvestir el discurso de intenciones partidistas o personales, el titular de la Xunta evidenció delante de todos los altos cargos de la Administración que es necesario echar el resto más allá de los próximos quince meses, que tendrán un marcado sesgo preelectoral.

Era el acto del día en San Caetano, que abrió las puertas de su salón grande para acoger a todos los altos cargos de la Xunta y a sus colaboradores de confianza en los gabinetes, en una revisión del encuentro que Presidencia organizó a los cien días del actual mandato. El Gobierno gallego cambió la habitual reunión de conselleiros de los jueves en la que trasladan informes y decisiones ejecutivas por un encuentro cargado de frases inspiradoras y de motivación con un aire más propio de una corporación privada. Cada conselleiro desgranó individualmente a lo largo de la mañana sus objetivos para los próximos meses, pero las bases generales las puso Feijoo, que protagonizó una intervención de una hora con el objetivo de reactivar a su equipo, al que le ha pedido «máis luces largas», «menos regate en curto» y propuestas de recorrido que tengan impacto en la Galicia del 2021-2027. Ese paréntesis cronológico no es casual, ya que se trata de los dos próximos años santos, el hito que desde la remodelación del Ejecutivo en septiembre pasado ha sido la bandera a la que ha recurrido para hablar del futuro.

El líder autonómico quiere que su equipo deje atrás las dinámicas electorales y que aproveche dos ventajas incuestionables: que es una de las pocas Administraciones en España que pueden trabajar con estabilidad gracias a la mayoría absoluta; y que se trata del Gobierno «con máis experiencia» de España tras los recambios de las últimas citas con las urnas. Galicia no estará pendiente de pactos, de partidos, de presupuestos o de ausencia de estabilidad, remarcó Feijoo. «É moito máis o que nos une que o que nos separa, e ante as divisións partidistas, o pegamento da sociedade vai ser a Xunta», proclamó.

Para articular este rearme desde la Administración, el jefe del Ejecutivo quiere que sus altos cargos estén más implicados en alcanzar objetivos comunes centrados en la calidad de vida de los gallegos para la próxima década. Para ello, estableció cuatro líneas de trabajo: las familias, la juventud, la innovación y el medio ambiente. Y para huir de la tentación de poner deberes estancos por departamentos, exigió la máxima tensión y atención de todos, de forma que se desarrolle un trabajo más transversal y comprometido con esos cuatro objetivos compartidos. Ni la conciliación puede ser una competencia exclusiva de Política Social, ni los incendios forestales dependen solo de Medio Rural, ejemplificó en un par de ocasiones.

Confianza en la sanidad

Entre los temas de referencia encajó la sanidad, con sus virtudes y problemas que obligan a redoblar esfuerzos para recuperar la confianza de los gallegos y de «algúns profesionais escépticos». De hecho, adelantó que el servicio público de salud, que ya acapara cuatro de cada diez euros que maneja la Xunta, seguirá creciendo en inversión en el próximo ejercicio, y por ello pidió comprensión a todos los presentes, una declaración que invita a imaginarse unos presupuestos del 2020 que fijen su expansión en el sector sociosanitario.

«Imos reaccionar desde xa, desde hoxe, para construír a Galicia da próxima década», concluyó Feijoo de forma genérica, que reclamó a todos los miembros del Gobierno implicación «para estar ao carón dos galegos». Y «todos a unha», finalizó, «porque este proxecto ten un nome que nos convoca a todos e que precisa de todos: Galicia».

LAS LÍNEAS MAESTRAS

El presidente trata de hacer piña con temas transversales

Una de las ideas insistentes que transmitió el presidente a sus directivos es hacer más permeable el trabajo entre departamentos, por más que algunos tengan mayores responsabilidades que otros. Fijó cuatro objetivos genéricos:

Familia

Nuevas leyes y recursos. Fue el tema al que dedicó más tiempo, no en vano incluyó varios aspectos relacionados con la sanidad, como el acceso universal a la hospitalización a domicilio, que arrancará este año. También anunció que la próxima semana se aprobará la Lei de Apoio á Natalidade e Dinamización Demográfica.

Juventud

Desde distintas áreas. Es uno de los asuntos con medidas más transversales. Desde ayudas para que los jóvenes saquen el carné de conducir a la extensión de la Tarxeta Nova para que los menores de 21 viajen gratis en el bus, pasando al anclaje de población joven en el rural, tema en el que fue incisivo.

Innovación

Industria y comercio. Apuesta por la tecnología en la formación, por desarrollo de la industria y el comercio en clave inteligente y por hogares digitales.

Medio ambiente

Patrimonio. En este apartado destacó la idea de la rehabilitación de espacios, el fomento de los materiales propios o el combate al feísmo. La protección del paisaje pasa por implicar a más departamentos en la defensa forestal, además de desarrollar iniciativas sobre energías renovables.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
16 votos
Comentarios

Feijoo arenga a su Gobierno para trabajar con unidad y «luces largas»