Ya no hay autonomía con peores datos demográficos que Galicia

El número de nacimientos cae un 10 % y solo hay 16.550 al año, sigue creciendo el volumen de fallecimientos y el saldo vegetativo es el más negativo de España. Galicia solo recibirá 63.000 euros de la UE para luchar contra el envejecimiento


Vigo

Galicia tiene ya la peor calificación demográfica de toda España. No hay autonomía donde el presente marque un futuro tan negro en cuanto a relevo poblacional, ni ejercicio tan malo como el del 2018 en el cruce de datos que con el volumen de nacimientos menos el de defunciones determina el saldo vegetativo de una comunidad con unos números rojos incrustados estructuralmente desde hace décadas. El año pasado solo nacieron 16.550 niños en Galicia, cifra que de por sí puede no suponer nada, pero solo echando la vista un año atrás pone en evidencia que cada día del 2018 nacieron 5 bebés menos que cada jornada del 2017, según constata el Instituto Nacional de Estadística en su análisis del llamado movimiento natural de la población.

Si el retroceso es evidente en un solo ejercicio, se hace aún más palpable comparándolo con el arranque de la década: hay ahora 5.497 alumbramientos en Galicia menos que en el 2010 y 28.290 menos al año que en 1976, cuando se marcó en Galicia el récord de partos de los últimos cuatro decenios. 

La comparación con la propia evolución natalicia de Galicia es para echarse a temblar, pero no mejora echando la vista a otras comunidades. Todas bajan, a excepción de Melilla, pero solo Galicia retrocede con cifras de dos dígitos en el último año. Baja un 10,3% el volumen de nacimientos, lo que le separa y mucho de caídas como las de Baleares (-0,4); Castilla y León (-3,1), Murcia (-3,4), pero también de otras autonomías con muy malas perspectivas demográficas como  Asturias, donde su número de nacimientos respecto al 2017 cae un 4,7, o el País Vasco, donde sus números rojos descienden un 5,9%. Por tanto, la bajada natural de la población gallega es más acelerada que en otros puntos de España y que respecto al conjunto del Estado, donde el retroceso en nacimientos fue 4,2 puntos menos que en Galicia. Pero sin lugar a dudas, los próximos datos sobre la tendencia en nacimientos en la comunidad gallega serán peores aún, pues la pirámide poblacional alerta con luces intermitentes de la reducción en el número de mujeres en edad fértil también.

Y por si los números de alumbramientos no fuesen negativos por sí solos, a la peor de las ecuaciones demográficas contribuye la subida en otro escalón en el número de fallecimientos, ligero, pero aumento al fin y al cabo. El año pasado murieron en Galicia 32.404 personas, solo 442 más que el año anterior, pero son 3.546 más al año que a comienzos de siglo.

El cruce de nacimientos menos defunciones pone a Galicia de nuevo en el peor escenario demográfico de España. El INE apunta a Galicia en la cola de esa operación, con 15.854 muertes más que recién nacidos. En toda España ese saldo es de 56.262 fallecidos más nacidos en el 2018, con lo que Galicia es la principal aportadora a ese resultado, atribuyéndose el 28% de ese retroceso poblacional (migraciones al margen) de todo el Estado. Aunque el número de partos en todo el país bajo un 6,1%, hay comunidades donde su saldo vegetativo sigue siendo positivo, como Madrid, Murcia, Baleares, Melilla y Ceuta, gracias a la mayor aportación a la natalidad de las familias de madres nacidas en otros países. 

La visión sobre el presente y futuro de la demografía gallega no puede ser más que negativa. De hecho lo es desde hace 31 años, cuando el saldo comenzó a ser negativo, aunque nunca hubo tantos fallecimientos y tan pocos nacimientos como ahora. Pero es que además, mientras que en España nacieron 7,9 niños por cada mil habitantes, en Galicia ese saldo es de 6,1. 

Por último, la edad de acceso a la maternidad en España se elevó hasta 32,2 años, pero en Galicia ya esta en 32,7.

El aspecto positivo de una sociedad envejecida suele estar determinado por una mayor esperanza de vida, cota que en Galicia pasa ahora a 83,1 años al nacer, 0,1 puntos menos que la media de España, y supone, también de media, un horizonte vital de 21,3 años más para los que acaban de alcalnzar los 65 años, cifra igual a la del conjunto del país.

Solo 63.000 euros de la UE para luchar contra el envejecimiento

Cristina Porteiro

Las ayudas directas a Galicia como zona despoblada son mínimas, según los planes que maneja Bruselas

Es probable que los vecinos de Vilar de Santos (Ourense) o A Capela (A Coruña) se acuerden del nombre de los únicos recién nacidos en el 2017. En ciudades como Madrid sería un número más, pero en estos dos concellos gallegos donde el saldo vegetativo es negativo desde los años 80, cualquier recién llegado es una batalla ganada al tiempo.

La despoblación y el envejecimiento son dos fenómenos que se dan la mano a menudo en Galicia, la vigésima región más anciana de la UE, según Eurostat. Los difuntos ganan por goleada a los benjamines: ese 2017 la comunidad fue la que más saldo poblacional perdió en toda España (13.512 habitantes). Pero los gallegos no están solos en la clasificación. Asturias y Castilla y León ocupan la séptima y undécima posición entre las regiones europeas más avejentadas, encabezadas por lánder alemanes como Sajonia o Brandemburgo. El declive demográfico cabalga veloz en Italia, Alemania y España.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Ya no hay autonomía con peores datos demográficos que Galicia