Así cayó Resistencia Galega, el último grupo terrorista activo en España

La Guardia Civil da por desarticulada la organización tras la detención del líder de la organización y de su pareja cuando entraron en Galicia procedentes de Portugal

El último atentado terrorista atribuido a Resistencia Galega se cometió contra el Concello de Baralla en el 2014
El último atentado terrorista atribuido a Resistencia Galega se cometió contra el Concello de Baralla en el 2014

redacción / la voz

«Se puede decir que este es el final de Resistencia Galega». La frase es de un investigador de la Guardia Civil horas después de la detención de Antón García Matos, Toninho, y de su compañera, Asunción Losada Camba, considerados por los servicios antiterroristas como los máximos dirigentes de Resistencia Galega, el único grupo terrorista activo que quedaba en España. García Matos y Losada Camba, ambos de 53 años de edad, se encontraban huidos de la Justicia y fueron detenidos el sábado en Vigo, poco después de haber entrado en Galicia procedentes de Portugal.

Los servicios de Información de la Guardia Civil los detectaron en suelo español y establecieron un seguimiento que terminó con su arresto en Vigo. «La Guardia Civil ha dado un golpe muy importante a la única organización terrorista que seguía activa en España, y es un motivo de felicitación para toda la sociedad», dijo este lunes Javier Losada, el delegado del Gobierno que ha visto caer en manos de los cuerpos de seguridad del Estado a los máximos dirigentes de Resistencia Galega.

Aunque el mutismo es absoluto sobre las investigaciones de la Guardia Civil, es muy probable que los dos terroristas hubiesen salido de la clandestinidad para reunirse con colaboradores de la banda y transmitirles algún tipo de orden a falta de un mes para la celebración del Día de Galicia, el 25 de julio, una fecha señalada para las reivindicaciones de este grupo. Esos contactos podrían ser los dos detenidos en la misma operación. Son Miguel García Nogales y Juan Manuel Sánchez, a los que en principio la Guardia Civil identifica como colaboradores de la organización.

Varios equipos de la Guardia Civil registraron los domicilios de esos dos detenidos, en Oxén (Vilamarín) y en  una parroquia de Pontevedra. De sus casas se llevaron abundante documentación y diversos archivos informáticos encriptados supuestamente relacionados con Resistencia Galega y que están siendo analizados en Madrid por los servicios de Información del instituto armado. A los cuatro detenidos se les ha aplicado la ley antiterrorista, por lo que se encuentran en situación de incomunicación. Previsiblemente, todos ellos serán puestos este martes a disposición de la Audiencia Nacional, que había emitido una requisitoria contra Toninho García Matos y Asunción Losada Camba en el año 2012, cuando fueron procesados, a pesar de estar fugados, por nueve delitos, entre ellos pertenencia a organización terrorista en grado de dirigentes, tenencia y transporte de explosivos y falsedad documental.

La última aparición pública de Toninho fue en el 2014 en un vídeo publicado en una página de Internet
La última aparición pública de Toninho fue en el 2014 en un vídeo publicado en una página de Internet

Desde Portugal

Aunque poco se sabía del paradero de Toninho y de su pareja desde que pasaron a la clandestinidad, los investigadores de la Guardia Civil sospechan que estuvieron en Portugal durante los trece años que duró su fuga. Se cree que desde el país vecino transmitían las instrucciones para realizar acciones radicales en Galicia. A Resistencia Galega, que apareció en el 2005, se le atribuyen más de sesenta atentados, consistentes en la colocación de explosivos contra entidades bancarias, sedes empresariales, agencias inmobiliarias y contra los domicilios de personas destacadas. 

El último atentado, en Baralla en el 2014

El último atentado terrorista de Resistencia Galega fue cometido en la madrugada del 1 de octubre del 2014 en el municipio lucense de Baralla. A las 4.41 horas explotó una potente bomba en los bajos de la casa consistorial que destrozó prácticamente la planta baja del edificio. La explosión se llevó por delante ventanas y mobiliario de una veintena de casas situadas en el entorno del Concello. Hubo suerte porque los investigadores supieron después que la bomba fue activada con un temporizador para permitir la huida del autor de la colocación del artefacto. La sospecha es que fue dejada en los bajos del Concello sobre la una de la madrugada. Por tanto, el artefacto estuvo en ese lugar durante más de tres horas en las que pudo haber explotado al paso de alguna persona. 

Rápida detención

Dos días después fue detenido en Santiago Raúl Agulleiro, que tenía entonces 24 años, como presunto autor de ese atentado. La operación fue desarrollada por guardias civiles del servicio de Información de Galicia que contaron con apoyo de investigadores de la Unidad Central Especial número 2 del Servicio de Información de la Guardia Civil, desplazados desde Madrid. Según los investigadores, Agulleiro, que estudió Ciencias Políticas, formaba parte del sector más radical del entorno independentista gallego y era un habitual en las concentraciones y movilizaciones convocadas en apoyo a los presos pertenecientes a la organización terrorista Resistencia Galega. Aunque el detenido no estaba fichado por su vinculación a la banda terrorista, sí tiene antecedentes policiales. Los investigadores creen que el detenido actuó solo, que colocó la bomba en los bajos del Concello de Baralla y se marchó del lugar con urgencia en su propio coche. 

Heredera del Exército Guerrilheiro

Resistencia Galega nació como heredero del Exército Guerrilheiro do Povo Galego Ceive en el 2005 con la publicación de un manifiesto fundacional en Internet. En los últimos años fueron desarticulados varios comandos de la organización y se dieron golpes contra su entramado operativo de apoyo, pero García Matos y Losada Camba seguían libres y los investigadores eran conscientes de que, con ellos, Resistencia Galega mantenía los conocimientos técnicos y la experiencia para confeccionar explosivos. Desde el 2007 fueron detenidas al menos cuarenta personas vinculadas a la organización terrorista gallega.

Las redes sociales fueron utilizadas para lanzar proclamas por los jefes de la banda. Precisamente, la última aparición pública de Toninho fue en Internet y encapuchado. Era julio del 2014. 

La importancia de la sentencia del 2013 que lo calificó como grupo terrorista 

La sentencia de la Audiencia Nacional dictada en el 2013 que calificó a Resistencia Galega como una organización terrorista tras una operación de la Guardia Civil de Galicia es una de las claves que marcaron un antes y un después en las acciones de la organización liderada en la clandestinidad por Toninho. Fuentes de la lucha antiterrorista explican que esa sentencia supuso un cambio en el tratamiento de las condenas a los activistas de la banda. Lo que hasta entonces eran considerados sabotajes o daños materiales, castigados por el Código Penal con penas de meses de cárcel o con multas, pasó a ser considerado por la Justicia como acciones terroristas, lo que supuso la imposición de penas de varios años de cárcel.

Las mismas fuentes creen que la vigilancia policial y ese cambio en la aplicación de las penas hizo que la banda dejase de tener apoyos por parte de jóvenes miembros de otras organizaciones radicales para ejecutar acciones violentas. Como mucho, los dirigentes de la banda encontraban apoyos para llevar pancartas o para realizar manifestaciones de protesta en las calles. «Pero poco más», asegura un investigador policial, que tiene claro que la declaración judicial de Resistencia Galega como grupo terrorista fue el principio del fin de la organización.

Un atentado frustrado en A Coruña horas antes de una visita de Felipe y Letizia  

A Resistencia Galega se le atribuyen más de sesenta atentados cometidos en Galicia. Nunca hubo víctimas, solo daños materiales. Atentaban con artefactos explosivos caseros contra cajeros de bancos, contra empresas de construcción o contra las obras de grandes infraestructuras.

Pero hubo una acción que elevó la preocupación de las autoridades. El último día de noviembre del 2011, las fuerzas de seguridad del Estado detuvieron en el peaje de la AP-9 un coche que se dirigía hacia A Coruña cargado de explosivos. Los investigadores sospechaban que ese material estaba destinado a hacer explosión en A Coruña la madrugada anterior a la visita de los entonces príncipes Felipe y Letizia, prevista para los primeros días de diciembre, para presidir la clausura de un congreso de voluntariado en Palexco.

Se temía un gran atentado tras el abandono de ETA

A mediados de aquel 2011, los investigadores de la Jefatura Superior de Policía de Galicia detectaron cierta alteración en el seno de los grupos vinculados al independentismo radical. Esos movimientos inesperados coincidían con los rumores de que ETA iba a anunciar un alto el fuego. A la vuelta del verano, las sospechas se fueron concretando y las investigaciones se centraron en la posibilidad de una reagrupación de jóvenes radicales en torno a Resistencia Galega.

A finales de septiembre, la banda hizo explotar un artefacto en la puerta de la casa natal de Fraga en Vilalba. Y unos días después, colocó un paquete bomba en un cajero de Vigo, que tuvo que ser desactivado por los artificieros de la Policía Nacional. El joven que lo descubrió estuvo a punto de coger aquella bolsa que tenía el aviso de Resistencia Galega: «Perigo, bomba». Octubre se inició con un manifiesto del grupo en el que se calificaba como brazo armado para la liberación de Galicia y anunciaba un incremento de la actividad y un paso a una «defensa proactiva».

Máxima alerta

Desde ese momento, las alertas se activaron al máximo y la sospecha de que Resistencia Galega quería convertirse en el referente terrorista de España tras el abandono de ETA convenció a los investigadores del riesgo inminente de atentado. Era el momento de los especialistas de la Comisaría General de Información, habituados a la lucha contra el terrorismo etarra. Durante el último mes, su trabajo fue intenso: seguimientos, escuchas, vigilancias. Sabían que Resistencia Galega preparaba un gran atentado antes de las elecciones o en la conmemoración del Día de la Constitución.

Pero todo se aceleró cuando la policía interceptó el coche cargado de explosivos con dirección a A Coruña, donde al día siguiente iban a estar los príncipes. Así se frustró un primer atentado. El segundo se evitó al hallar en los registros otra bomba. Los investigadores creían entonces que la iban a poner cerca de la Delegación del Gobierno, donde Feijoo, el entonces ministro Caamaño y otras autoridades conmemorarían esos días la Constitución.

 El BNG sorprende pidiendo «moita cautela» ante las detenciones

Aunque no es la primera vez que desde las filas nacionalistas se critican las operaciones policiales contra Resistencia Galega y contra su entorno, lo cierto es que sorprende la postura del BNG tras las detenciones de los máximos dirigentes de la organización terrorista. La portavoz nacional del BNG, Ana Pontón, aseguró este lunes que hay que ver «con moita cautela» esta operación y pidió respetar «a presunción de inocencia», porque mientras alguien «non sexa xulgado é inocente». En todo caso, dijo que el BNG es una fuerza política democrática que «non acepta o uso de ningunha vía que non sexa a da defensa das ideas por medios democráticos». El secretario general del PPdeG, Miguel Tellado, calificó de «tibieza lamentable» las cautelas mostradas por Pontón.

Prisión sin fianza para los dos líderes de Resistencia Galega detenidos en Vigo

La voz
A la izquierda, Antonio García Martos, «Toninho». A la derecha, Asunción Losada Camba. Ambos integrantes de Resistencia Galega han sido detenidos. Estaban en la lista de los más buscados.
A la izquierda, Antonio García Martos, «Toninho». A la derecha, Asunción Losada Camba. Ambos integrantes de Resistencia Galega han sido detenidos. Estaban en la lista de los más buscados.

El juez García Castellón ha dictado igual resolución para los dos colaboradores que fueron interceptados el fin de semana

Los dos líderes de Resistencia Galega detenidos en Vigo el pasado fin de semana prestaron hoy declaración ante el juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón. Antón García Matos, alias Toninho y Asunción Losada Camba cayeron en el marco de la llamada Operación Lusista

El juez ha decretado prisión provisional y sin fianza para los líderes del grupo y para sus  dos de sus colaboradores detenidos también el pasado fin de semana.

Junto a ellos dos comparecerá también Miguel García Nogales y otra persona, considerados ambos colaboradores de la organización y que también fueron detenidos en días pasados. Quedarán a disposición del titular del Juzgado Central de Instrucción número 6.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
19 votos
Comentarios

Así cayó Resistencia Galega, el último grupo terrorista activo en España