El 55 % de los gallegos tendrán un alcalde del PSOE, y el PP solo gobernará al 21 %

Los populares tienen el poder en 145 concellos, el PSOE en 111 y el BNG, en 29. El resto es para formaciones locales

Toma de posesión de Lara Méndez como alcaldesa de Vigo
Toma de posesión de Lara Méndez como alcaldesa de Vigo

redacción / la voz

Las tomas de posesión de los alcaldes gallegos transitaron en la mayoría de los casos por los caminos previsibles que quedaron abiertos tras las elecciones municipales del 26-M, salvo sorpresas contadas en una veintena de concellos. En las ciudades, las jornadas poselectorales dejaron claro que el PSOE, además de hacerse con Vigo como una apisonadora electoral, llegaría a pactos de gobierno en las ciudades donde no tenían la mayoría de los votos (A Coruña, Lugo y Ferrol) con otras fuerzas de izquierda y que se haría con Santiago sin complicaciones al ser la fuerza más votada. Tampoco hubo sorpresas en la plaza donde más interrogantes había, pues todos ellos se solventaron el día anterior cuando el PP dejó en manos de la tercera fuerza, Democracia Ourensana, la alcaldía de la capital, a cambio de mantener en la Diputación a Manuel Baltar. El nuevo alcalde, Gonzalo Pérez Jácome, azote en su momento del baltarismo, aseguró ayer: «La Alcaldía es más importante que producir un relevo en la Diputación». En Pontevedra, nada nuevo bajo el sol: Miguel Anxo Fernández Lores logró su sexto mandato gracias a un pacto de gobierno con el PSdeG.

De esta forma, el PP queda fuera de los gobiernos de las siete principales ciudades gallegas, lo que bascula con claridad hacia los socialistas el poder en términos del número de gallegos que serán gobernados por sus alcaldes, pese a tener menos concellos en sus manos (111 frente a 145 de los populares). El PSOE se beneficia de haberse hecho con las dos ciudades más pobladas de Galicia (Vigo y A Coruña) y de tener alcaldes en cuatro urbes más para lograr que el 55 % de los gallegos esté gobernado por un regidor socialista. En total, 1.478.745 vecinos.

Al PP, por contra, le pesa ese falta de poder en los municipios más poblados. Tan solo 568.674 gallegos verán cómo sus asuntos cotidianos son gestionados por alcaldes del PPdeG, apenas un 21 % de la población de la comunidad. El municipio con más habitantes que gobernarán los populares será Arteixo, con 31.917 vecinos, un pobre panorama municipal para un partido que gobierna con mayoría absoluta en la Xunta. El segundo es Ribeira, con 27.067 habitantes, y el tercero Marín, con 24.362.

El BNG tendrá a 276.410 vecinos bajo el bastón de mando de sus alcaldes, gracias a su predicamento en Pontevedra (82.802 habitantes) o en poblaciones de tamaño medio como Carballo (31.261) o Ponteareas (22.854). Los nacionalistas conservan el poder en 29 concellos, donde ya gobernaban desde hace años en muchos casos.

El resto de los municipios gallegos se reparten entre un rosario de formaciones independientes y de mareas locales que lograron mayorías en 27 concellos con una población de 364.681 habitantes. El hecho de que Democracia Ourensana terminara gobernando Ourense, con algo más de 105.000 habitantes, explica esta cifra tan relevante. Burela y Monterroso aún no constituyeron sus corporaciones por los recursos judiciales relativos al recuento electoral.

Con información aportada por las delegaciones de La Voz.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

El 55 % de los gallegos tendrán un alcalde del PSOE, y el PP solo gobernará al 21 %