Los intereses disparan el premio de la primitiva perdida a los 6,5 millones

Siete años después, la Justicia sigue buscando en A Coruña al dueño del boleto


a coruña / la voz

El próximo 1 de julio se cumplirán 7 años de la pérdida en A Coruña de un billete de la primitiva premiado con 4,7 millones de euros. Desde entonces, se busca al despistado dueño. Y desde entonces, el premio ya no es el mismo porque hay que sumarle los intereses. Ahora, serían 6,5 millones los que se llevaría a su casa el legítimo propietario del boleto. Eso, en caso de encontrarlo, porque hasta ahora la Justicia no lo hizo. Y si no lo hace, todo el premio irá a parar a manos del lotero que aquel día encontró sobre el mostrador de su administración.

En estos momentos, son cuatro personas las que reclamaron el premio ante la Justicia y todavía no tienen una sentencia que les diga si son o no millonarios. Y algunos de ellos han pedido pruebas, como la del ADN, que todavía están por realizar. Así que el asunto parece que aún va para largo.

También se solicitó que Loterías y Apuestas del Estado aportase todas las averiguaciones que pueda sobre el despacho de loterías donde se compró el boleto y donde apareció, que fue en la administración del hermano del delegado de Loterías en A Coruña. Y uno de los reclamantes lleva 5 años luchando por ser escuchado. No pudo presentar una demanda por falta de ingresos y solicitó un abogado de oficio que hasta hoy se lo han denegado.

El hallazgo

El boleto se encontró el 1 de julio del 2012, cuando el lotero se disponía a cerrar el despacho, entonces ubicado en la plaza de San Agustín. Vio sobre el mostrador un resguardo de una Primitiva. Como tenía por costumbre con los boletos que quedaban fuera de la papelera, comprobó si tenía algún premio. Cuando metió el billete en la máquina le apareció en la pantalla «premiado con 4,7 millones». Pensó que alguien se lo dejó ahí sin comprobar y de inmediato, según declaró en su día, puso los hechos en conocimiento de la delegación en A Coruña de Loterías y Apuestas del Estado. El responsable es su hermano. Se inició entonces el proceso de búsqueda. Eso sí, con polémica. Porque, según se pudo saber con el tiempo, durante el primer año no se hizo nada para encontrar al propietario del billete. Se mantuvo en silencio hasta que en el 2013 apareció en el BOE un anuncio en el que se le encomendaba al Ayuntamiento la búsqueda -la ley dice que en casos de extravío, han de ser las autoridades municipales las que se encarguen de abrir un plazo de dos años para encontrar a la persona que lo había perdido-. En aquel anuncio no se decía absolutamente nada de que se trataba de una primitiva, ni cuándo ni dónde se había extraviado. Era una nota sin pistas. La Voz descubrió entonces de qué se trataba, y tras publicar que en A Coruña se buscaba al dueño de una lotería premiada con 4,7 millones, en el Ayuntamiento se presentaron más de 200 personas asegurando que eran los legítimos propietarios.

Pasados dos años, el gobierno municipal no pudo asignar a ninguno de ellos la propiedad, pues ninguno había podido demostrar ser el ganador. Se abrió entonces la etapa jurídica. Fueron 8 las personas que presentaron demanda. A 4 de ellas ya se les dijo que no lo eran. El tiempo corre. Y los intereses también.

Siete años buscando al dueño de la primitiva perdida en A Coruña

Alberto Mahía

Uno de los reclamantes consigue que se hagan las pruebas de ADN al boleto que fue premiado con 4,7 millones

Ya son casi 7 años los que pasaron desde que un despistado apostante dejó olvidado en la administración de lotería de San Agustín, en A Coruña, un boleto de la primitiva premiado con 4,7 millones de euros. En todo este tiempo el boleto fue reclamado por más de 140 personas. Pero las pruebas que aportaron para demostrar la propiedad no eran válidas. Algunos, disconformes y seguros de ser ellos los que perdieron el billete, llevaron el asunto a los tribunales. Y en esas estamos. Después de celebrarse tres juicios en los que los reclamantes no pudieron demostrar ser los dueños del boleto, quedan cuatro demandas por resolver. Se agruparon en el Juzgado de Primera Instancia número 13 de A Coruña, que ahora deberá encargar las pruebas que solicitaron los demandantes, como el ADN o las huellas. Si los tribunales no le dan la razón a ninguno de los reclamantes, los 4,7 millones del premio irán a parar al lotero que, cuando iba a cerrar, encontró el billete premiado sobre el mostrador de su administración.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Tags
ADN
Comentarios

Los intereses disparan el premio de la primitiva perdida a los 6,5 millones