El Parlamento reedita el pacto unánime para pedir al Estado la reversión del pazo de Meirás

La Cámara quiere que el Gobierno de Pedro Sánchez atienda sus demandas

Vista general del pazo de Meirás
Vista general del pazo de Meirás

santiago / la voz

Las fuerzas políticas gallegas hacen un nuevo intento con el pazo de Meirás. Fue en julio pasado cuando suscribieron un acuerdo en el Parlamento dirigido a solicitar del entonces debutante Gobierno de Pedro Sánchez que emprendiera acciones legales encaminadas a recuperar el inmueble para el patrimonio público. En octubre, el gabinete de Sánchez encargó un informe jurídico sobre este asunto y, desde entonces, nada se sabe de la petición. La Cámara gallega no quiere que la demanda se quede en el limbo y le refresca la memoria al Ejecutivo de Sánchez, ahora en funciones, instándolo a dar la batalla por la reversión del pazo de Meirás para lo público.

El texto pactado en O Hórreo a iniciativa del diputado Luís Bará (BNG) emplaza al Gobierno central a iniciar «de maneira urxente» las acciones legales para incorporar al patrimonio público el inmueble donado durante la guerra civil a la familia Franco para que lo usara como residencia de verano.

Los grupos políticos coinciden en pedirle a la Xunta que retire esta exigencia ante el Gobierno central, al tiempo que muestran su «rexeitamento» por el uso de un inmueble declarado bien de interés cultural «para facer apoloxía da ditadura franquista e do ditador». Todavía hay un tercer apartado en el acuerdo, que emplaza al Gobierno central a tome medidas para «deixar sen efecto» los títulos nobiliarios del señorío de Meirás y del ducado de Franco, vinculados al pazo.

El autor de la iniciativa, Luís Bará, explicó que un año después de un acuerdo parlamentario sobre Meirás y 15 meses después de otro pacto similar que se plasmó en el pleno de la Diputación de A Coruña, convenía reiterar la petición a la vista de que el Gobierno de Pedro Sánchez «non cumpriu coa demanda deste Parlamento», hasta el punto de mandar parar la demanda civil que tenía previsto interponer.

Bará no ahorró reproches a los socialistas, pues, a su entender, el PSOE debe decidir si con la memoria histórica «vai xogar ao márketing» o si, en cambio, está dispuesto a ir hasta el fondo con algunas reivindicaciones relativas al patrimonio de los Franco. «A memoria histórica non pode quedarse só na exhumación» de los restos del dictador.

Las alusiones del BNG fueron contestadas por la socialista Concepción Burgo, que habló de cargarse de argumentos y garantías jurídicas, a través del informe encargado por el Gobierno, antes de iniciar la reclamación. «Os socialistas non nos amedrentamos fronte a Franco no 36 e non nos amedrentaremos agora», replicó la diputada del PSdeG visiblemente irritada con el BNG.

Tanto En Marea, a través de Ánxeles Cuña, como el PP, mediante María Antón, respaldaron la petición del Bloque, si bien la última aprovechó el debate para denunciar la «inacción» del Gobierno de Sánchez con la demanda de reversión de Meirás.

El Pazo de Meirás entra en la precampaña

Juan Capeáns

El BNG urge a Sánchez a iniciar la demanda judicial y el PSdeG lamenta que los socios de Pontón impidan esa iniciativa

El BNG quiere que el Gobierno de Pedro Sánchez utilice los últimos días de la legislatura para reclamar judicialmente la titularidad del Pazo de Meirás, en manos de la familia Franco. Así se lo reclama al presidente socialista en una carta remitida hoy mismo por Ana Pontón, quien entiende que esta petición responde a un «sentir maioritario no noso país» y que completaría el trabajo impulsado por la Diputación de A Coruña y la Xunta en este mismo sentido. Para la portavoz, «tan importante é exhumar os restos de Franco como o franquismo, que segue presente en moitos vestixios».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

El Parlamento reedita el pacto unánime para pedir al Estado la reversión del pazo de Meirás