Los padres del joven asesinado en Salceda piden ayuda para llevar su cuerpo a Marruecos

Sus vecinos se concentraron ayer en la escena del crimen para recordarlo y mostrar su apoyo a la familia


Salceda / la voz

Flores blancas y rojas, cirios, silencio, más silencio, aplausos. Nuevamente silencio y rezos en musulmán. Así durante 50 minutos, todo frente a la misma escena del crimen en la que se apagó la vida de Soufian Mraha, de 24 años, en la madrugada del sábado. Tres puñaladas tuvieron la culpa: ahora está por ver qué pasa con el detenido acusado de asestarlas, Jürgen Wilfried Karou, alías el Alemán o Toni. La convocatoria salió de la corporación municipal, que solo encendió la mecha. El resto ya responde a cuestión de civismo.

Más de 400 personas se juntaron en la misma plaza del Concello en la que el joven fue asesinado hasta morir desangrado. La familia de Sofí -abreviatura de su nombre por el que era conocido entre amigos y conocidos- también participó, con más integrantes de la comunidad musulmana. También estaba su pareja sentimental, mucha gente y demasiadas lágrimas y dolor. Solo habló el portavoz designado para reclamar un cementerio para todas las personas que profesan la religión musulmana, algo que ya pasó, en mayo del 2018, cuando explotó el polvorín clandestino en Paramos, Tui, y murió un matrimonio de origen marroquí dejando dos hijos huérfanos.

El cuerpo de Soufian permaneció ayer en el tanatorio de San Mauro, Pontevedra. La familia prefirió velarlo en la más absoluta intimidad. Hoy está previsto su traslado a una mezquita de Vigo próxima a la iglesia de Fátima, aunque la intención final de los padres es repatriar el cadáver a Marruecos. El dinero que supone implica un problema, de ahí que hablen con los compañeros de Soufian en el equipo de fútbol donde jugó varias temporadas. La prioridad es juntar el dinero para que reciba sepultura en su tierra y según las costumbres de su religión.

La investigación sigue abierta y poco ha trascendido que aporte más luz al caso. El propietario del local hostelero, en el que algunos testigos aseguran que empezó la trifulca, negó a la Guardia Civil que la tragedia se mascase dentro de su negocio y negó haberse enterado de nada hasta que la sangre llegó al río. Jürgen Wilfried Karou está previsto que sea puesto esta mañana a disposición judicial.

El dueño del local hostelero niega a la Guardia Civil que el altercado empezase en su negocio

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Los padres del joven asesinado en Salceda piden ayuda para llevar su cuerpo a Marruecos