La gaviota ya no vuela en el antiguo baluarte de Louzán

El independiente David Castro, que en el 2015 selló un gobierno de coalición con el PSOE y Somos Ribadumia, desplumó el 26M al PP

Castro tiene 8 concejales de 13
Castro tiene 8 concejales de 13

Vilagarcía / La Voz

No es Vigo ni Pontevedra. Tampoco Vilagarcía. Pero Ribadumia y sus cinco mil habitantes simbolizan mucho mejor que cualquier otra localidad de la provincia el declive que el Partido Popular ha experimentado en Pontevedra. Los conservadores, a los que solo su antiguo líder, Nené Barral, había sido capaz de hacer sombra en el 2003, defendían hace cuatro años en las urnas una mayoría absoluta insultante, compuesta por nueve de trece concejales. La oposición se desgañitaba, denunciando que una pléyade de familiares de los miembros del gobierno municipal sobrevolaban la plantilla de la Diputación, en la que Rafael Louzán reinaba a sus anchas. Pero el muro aguantaba elección tras elección sin una brecha. Para su desgracia, el PP falló en aquella cita y cedió por primera vez su dominio. El independiente David Castro, que en el 2015 selló un gobierno de coalición con el PSOE y Somos Ribadumia (una marca de las mareas), desplumó el 26M al PP al conseguir ocho ediles. El apoyo a la gaviota, que en el 2011 volaba con el 66% de los votos, ha caído a la tercera parte en ocho años, al tiempo que se esfumaba la presidencia de la Administración provincial. Vidas paralelas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La gaviota ya no vuela en el antiguo baluarte de Louzán