La Xunta esperará a que haya Gobierno para hablar «en serio» sobre la selectividad

Para Feijoo existen pruebas evidentes de que hay «erros e faltas» en las pruebas que no se evalúan igual según las comunidades

Feijoo, esta mañana en el Parlamento
Feijoo, esta mañana en el Parlamento

Santiago

El Gobierno gallego no quiere dejar pasar el debate abierto sobre el modelo de selectividad por más que pasen las fechas de los exámenes y pueda remitir el interés público. Pero para elevar su postura al Ministerio de Educación deberá esperar a que estabilice la situación política estatal y se confirme el nuevo reparto de carteras. Feijoo quiere hablar «en serio» sobre los problemas de «equidad» que se generan en las distintas comunidades autónomas al variar la exigencia académica, con ejemplos evidentes de que «o que nun sitio é un erro ou falta, noutro non». El presidente de la Xunta pide un examen único en consonancia con el «distrito único» que rige para poder estudiar en cualquier de las universidades españolas. Para Feijoo, está demostrado que comunidades como Galicia tienen nivel académico por encima de la media, como lo demuestran auditorías e informes internacionales ?citó PISA? y sin embargo los resultados tras la prueba de selectividad son inferiores a los de otros territorios.

El grupo parlamentario popular también ha aprovechado las reflexiones desde distintos ámbitos que se han producido en los últimos días en la comunidad educativa para recordar que el PP ya llevó este asunto a una comisión en O Hórreo, y que se aprobó en noviembre del 2018 con el apoyo exclusivo de los diputados que tienen la mayoría. Además, la ministra recibió una misiva desde la Xunta en este sentido, reclamando «igualdade e equidade» académica.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La Xunta esperará a que haya Gobierno para hablar «en serio» sobre la selectividad