El AVE gallego evitó «in extremis» perder 178 millones de la UE por los retrasos

Las obras se aceleraron en el viaducto de Teixeiras para cumplir los plazos de Bruselas


redacción / la voz

«Internamente en el ADIF debemos trabajar para que todas las actuaciones cofinanciadas estén finalizadas el 31 de marzo del 2019». Este fue el mensaje que lanzó el administrador ferroviario a todos sus departamentos ante la posibilidad de perder una cantidad relevante de fondos europeos por el retraso en las obras del AVE gallego y en otras líneas que están actualmente en construcción en el resto de España. La hipoteca que supusieron las dificultades para desbloquear un total de 17 tramos paralizados durante el período del gobierno en funciones del 2016, sumado a los retrasos habituales en obras de esta complejidad, pusieron en riesgo un total de 178,1 millones de euros de fondos de cohesión (Feder) correspondientes a la programación de ayudas comunitarias 2007-2013 que se destinaron a la línea gallega, desde Olmedo (Valladolid) hasta Ourense. Y el tramo que ponía más en riesgo este objetivo era el de Portocamba-Cerdedelo, con uno de los viaductos más relevantes del trazado -el de Teixeiras- que arrastraba un retraso de más de dos años por falta de acuerdo con las empresas adjudicatarias.

La alerta también se explicitó en las últimas cuentas presentadas por el ADIF, en las que se aclaraba que, según establece la legislación comunitaria, «los grandes proyectos de obras cofinanciados por el Fondo de Cohesión y por el Feder en el período 2007-2013 deben ser funcionales a 31 de marzo del 2019». En esa fecha sería necesario disponer del acta de recepción de la obra o el certificado de disponibilidad de la infraestructura.

En esta advertencia se aclaraba que la Comisión Europea manifestó «por primera vez» al Ministerio de Hacienda «su disposición a aplicar un criterio de proporcionalidad en caso de que los grandes proyectos no sean funcionales en su totalidad». Es decir, Bruselas obligaría a devolver fondos o decidiría reducir las ayudas concedidas -proporcionalmente- en caso de que las obras cofinanciadas no estuvieran en marcha en esa fecha, el pasado 31 de marzo.

Tras una serie de reuniones tripartitas con Hacienda y representantes de la Comisión Europea, el ADIF empezó a tomar medidas, como la reprogramación de los trabajos «y el seguimiento exhaustivo de las actuaciones pendientes de ejecutar». En el momento de elaborar las cuentas del administrador para el 2018, solo se observaban riesgos de incumplimiento en el AVE a Galicia y en la variante de Pajares, entre Asturias y León.

Tramos con riesgo

En el caso gallego, los riesgos pudieron conjurarse finalmente. En un informe realizado a finales del 2017 al que ha tenido acceso La Voz, se detallaban cuáles eran estas dificultades. En lo que respecta al Gran Proyecto Galicia 3, con 24,2 millones de ayudas, los problemas se concentraban en la vía derecha del túnel de O Corno, aunque su fecha de finalización estaba prevista para el segundo semestre del 2018. Los proyectos «no funcionales» del Gran Proyecto Galicia (201 millones) eran tres tramos entre Lubián y Ourense: la vía derecha del túnel de O Cañizo; Porto-Miamán y Ponte Ambía-Taboadela, cuyas actas de recepción iban a recibirse entre febrero y octubre del 2018. Tampoco se esperaban demasiadas complicaciones en los 6,1 millones de ayudas para distintas asistencias técnicas.

Donde sí saltaron las alarmas es en el segundo grupo de ayudas más importante, los 178,1 millones de euros del Gran Proyecto Galicia 2, destinado a cofinanciar la plataforma de la vía derecha de siete subtramos del tramo Lubián-Ourense. En este caso, los tramos estaba previsto que se terminaran antes del pasado 31 de marzo, excepto el anteriormente mencionado Portocamba-Cerdedelo, donde se encuentra el viaducto de Teixeiras, «que se terminaría en octubre del 2019», se especifica en el informe del ADIF. «Con estos datos se incumple la fecha del 31 de marzo, lo que supondría que habría que devolver 178,1 millones de ayuda», concluye.

Finalmente, la decisión que se tomó a finales del 2017 fue «priorizar la vía derecha, que es para la que hay ayuda asignada, para que pueda estar terminada en su totalidad el 31 de marzo del 2019 y evitar así la pérdida de ayudas europeas». Así fue como se aceleraron los trabajos en el viaducto derecho de Teixeiras, que se construyó en tiempo récord: entre enero del 2018 y marzo del 2019. Esta reacción salvó las ayudas.

Fondos europeos para el AVE

  • Gran Proyecto Galicia 3  -  24,2 millones
  • Gran Proyecto Galicia - 201 millones
  • Operación Galicia - 6,1 millones
  • Gran Proyecto Galicia 2- 178,1 millones

Las obras del AVE entran en su año crítico

pablo gonzález

Estos días se producen las primeras afecciones relevantes a la circulación de trenes en Zamora. Más adelante llegarán las de Ourense. Los trabajos de plataforma en Galicia están ya al 93 %

Las máquinas trabajan a todo gas para aprovechar el verano en la montaña ourensana y en Zamora. A pesar del calor, es preciso avanzar en los meses en las que las condiciones meteorológicas son más favorables, después de un invierno duro y largo en el que, a pesar de las dificultades, hubo importantes avances tras los parones de obra que se produjeron entre el 2014 y el 2016. Especialmente durante el año que el Gobierno estuvo en funciones y en la etapa en la que el aparato administrativo del ADIF permaneció prácticamente paralizado para resolver los problemas con las adjudicatarias. Se trabaja contra el reloj, intentando recuperar el tiempo perdido en diecisiete tramos que estuvieron paralizados por modificaciones de contratos y otros problemas, con el objetivo de terminar las obras en diciembre del 2019 para iniciar ese mismo mes las pruebas, según el cronograma del ADIF al que ha tenido acceso La Voz. En este plan de trabajo se mantienen los plazos pactados por la Xunta y la anterior cúpula de Fomento.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

El AVE gallego evitó «in extremis» perder 178 millones de la UE por los retrasos