El ADIF trabaja día y noche en el AVE en Ourense para evitar que el corte se prolongue

La intención es tener todo listo en el último trimestre del año, cuando está previsto que el tren de alta velocidad circule en fase de pruebas


ourense | la voz

El cronómetro apura y provoca que las obras en la línea de la alta velocidad entre Galicia y Madrid ya no tengan horarios. El ADIF trabaja día y noche en varios puntos de la línea entre A Gudiña y la estación de Ourense para tener todo listo en el último trimestre del año, cuando está previsto que el AVE circule en fase de pruebas. Estos trabajos son los que están detrás del corte de dos semanas de la línea ferroviaria y que está motivando que los viajeros que utilizan el tren para viajar hasta Madrid desde Ferrol, Santiago _los de A Coruña también se ven afectados_, Pontevedra _incluyendo los de Vigo_, Lugo y Ourense tengan que realizar un transbordo en autobús hasta Zamora desde Ourense o Pontevedra, según sea su punto de origen o de destino.

Uno de los epicentros de las obras que han motivado este corte en la línea convencional, que se espera que finalice el próximo 24 de mayo, se encuentra en el entorno de la ciudad de Ourense. Concretamente, en el tramo que une Taboadela con la estación de Ourense-Empalme y que debe de ser adaptado a la llegada de los trenes de alta velocidad a la espera de que se construya la demandada variante exterior. Para que los trenes AVE puedan circular por este trazado es necesario acometer una corrección de rasantes en túneles y pasos superiores, mediante rebajes de la plataforma ferroviaria para aumentar su gálibo vertical. También acometer el acondicionamiento de los túneles de Aspera, Corruseiras, A Marquesa, San Francisco y el viaducto sobre el río Miño; además de la playa de vías y andenes de la estación ourensana. Además, se instalará la catenaria y un nuevo sistema de señalización en el tramo entre Taboadela-Ourense y se realizarán adaptaciones en la estación de Taboadela para conectar con un ramal la línea de alta velocidad con la convencional existente entre Zamora y Ourense. Todos estos trabajos se desarrollan en el denominado Tramo da Vergoña y supondrá que los trenes de alta velocidad circulen por el tradicional trazado que divide la ciudad de Ourense. Fomento ha garantizado, pese a algunos titubeos del anterior ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, que se trata de una solución provisional a la espera de que se construya una variante exterior que despeje la zona de vías y permita un paso más rápido a los viajeros que siguen en ruta hacia el resto de destinos de Galicia.

Ya fuera del entorno urbano hay otras obras programadas por el ADIF como, por ejemplo, la renovación de materiales de la vía del túnel de vía única de siete kilómetros de Padornelo, mientras de forma paralela se ejecuta el nuevo túnel. También está en marcha el montaje de un desvío que conecte la línea convencional entre Ourense y Zamora con el cambiador de ancho de Pedralba.

Quejas vecinales

Los trabajos que está ejecutando el ADIF en el entorno más urbano han generado quejas por partes de comunidades de vecinos, que han calificado de «insoportable» el ruido nocturno. La actuación también obliga a permitir el tránsito de noche de vehículos pesados por seis viales del casco urbano de Ourense mientras duren los trabajos. El ADIF, por su parte, pide comprensión y explica que «se está intentando agilizar al máximo las obras en el barrio de San Francisco para eliminar lo antes posible el sonido de las máquinas percutoras», que ha sido detectado como la principal fuente de molestias.

 En el último trimestre del año están programados nuevos cortes en la línea

El actual corte de tráfico ferroviario será historia el 24 de mayo. Desde el ADIF, sin embargo, advierten de que está planificada una restricción similar en el último trimestre del año. En todo caso, los trabajos se prolongarán a lo largo de los próximos meses pero ya sin incidencia en el tráfico de viajeros, ya que se realizarán en el denominado horario de banda de mantenimiento, entre las 23.30 y las 4.50 horas. El objetivo es mantener el tráfico ferroviario con absoluta normalidad entre Ourense y Zamora sin tener que realizar transbordos en autobús como sucede ahora para poder realizar el viaje hacia Madrid. Todas estas actuaciones están encaminadas a cumplir con el compromiso de que a finales del 2019 los trenes AVE funcionen en pruebas.

Las obras del AVE obligan a cortar 15 días por primera vez la línea a Madrid

pablo gonzález
Un tren circulando por el trazado ferroviario urbano en Ourense, que deberá cortarse para adaptarlo a la alta velocidad
Un tren circulando por el trazado ferroviario urbano en Ourense, que deberá cortarse para adaptarlo a la alta velocidad

Entre el 8 y el 24 de mayo habrá transbordos en autobús en Ourense y Zamora, pues los trabajos afectan a unos cien kilómetros de trazado ferroviario

Hasta ahora los usuarios del tren a Madrid veían las obras del AVE desde la lejanía o no las veían, pues entre Lubián y Ourense el trazado es mayoritariamente subterráneo. Salvo casos puntuales que no pasaron de dos o tres días, los trabajos tampoco afectaron demasiado a las conexiones con la Meseta, pues los trazados de la futura línea de alta velocidad y la vía convencional están segregados, salvo en puntos muy concretos. Pero el AVE gallego entra en su fase final y es cuando esta situación va a cambiar radicalmente, precisamente en los puntos donde coinciden la línea antigua y la nueva. Esta situación provocará un macrocorte de la infraestructura que se prolongará durante 15 días, entre el 8 y el 24 de mayo, y que afectará a unos cien kilómetros de vía entre Ourense y Zamora y obligará a habilitar transbordos en autobús entre ambas ciudades, para después continuar en tren.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

El ADIF trabaja día y noche en el AVE en Ourense para evitar que el corte se prolongue