Once horas de intensa búsqueda por la Costa da Morte tras el apuñalamiento machista de Vimianzo

El fugitivo fue hallado dentro de la furgoneta en la que huyó. Estaba sentado, descalzo y ensangrentado

La Fiat Dobló en la que huyó el supuesto agresor, en Os Muíños
La Fiat Dobló en la que huyó el supuesto agresor, en Os Muíños

Carballo / La Voz

La del miércoles fue una jornada complicada para las fuerzas de seguridad, en especial, para los agentes de la Guardia Civil del puesto de Vimianzo, cuya actuación resultó clave en todo este episodio de violencia machista.

Pasadas las nueve de la mañana fueron alertados porque una mujer yacía ensangrentada a 200 metros del cuartel. Los agentes acudieron a socorrer a la víctima y le pusieron una camiseta en el cuello para tratar de taponar la hemorragia que sufría. Colaboraron en el traslado al PAC vimiancés, antes de ser llevada en helicóptero al Clínico de Santiago.

Tras auxiliar a la mujer se puso en marcha el operativo de búsqueda del presunto agresor, que ya había sido identificado por tres testigos y que había huido del lugar. Los agentes tenían la matrícula de la Fiat Dobló blanca en la que había escapado: 6333-FCG.

Los agentes de Vimianzo iniciaron la búsqueda, en colaboración con compañeros de otros puestos de la Costa da Morte y con el apoyo desde el aire de un helicóptero de la Guardia Civil y tras alertar a los puestos de la Policía Local de la Costa da Morte.

Existía el temor de que el agresor se hubiera suicidado. Lo primero que hicieron los agentes fue acudir a su domicilio, a los de los de los allegados más próximos y a las propiedades anexas. Una vez cerciorados de que no estaba en esos sitios, la Guardia Civil revisó palmo a palmo el litoral de la Costa da Morte, sobre todo, Laxe y Muxía. Temían que el fugado hubiese optado por despeñarse con el vehículo por un acantilado. En Laxe, porque la familia del detenido tiene una gran vinculación desde hace muchos años, la misma que la víctima con Muxía. Las horas transcurrían y no había ningún indicio sobre el paradero del fugado.

Sin embargo, sobre las ocho menos diez de la tarde del miércoles, once horas después de la agresión en la sede de Unións Agrarias, un vecino de Muxía que paseaba por la carretera próxima a la playa de Os Muíños, alertó al 112. Estaba con el huido, que permanecía sentado y ensangrentado en la furgoneta blanca, cuyas matrículas coincidían con la de la Fiat Dobló que se buscaba. Se había intentado cortar la venas de ambas muñecas con una navaja. El vecino reconoció a los agentes haber visto al hombre paseando por el arenal de Os Muíños por la tarde, pero no sabía que era el fugado. La Policía Local de Muxía acudió junto con el 061. La patrulla de la Guardia Civil de Vimianzo andaba por Nemiña. En menos de diez minutos estaba en Os Muíños. Arrestaron a Javier Miñones, que no portaba documentación alguna, y se hicieron cargo del caso. Colaboraron en el traslado al Virxe de Xunqueira de Cee y, posteriormente, al Chuac.

«¡Lárgate de aquí!», le espetó el agresor a una testigo cuando acabó de acuchillar a su expareja en Vimianzo

El detenido por la agresión ya está fuera de peligro. La víctima continúa estable dentro de la gravedad de las heridas

Toni Longueira

La Guardia Civil trabaja a destajo para concluir el informe pericial, y remitirlo al juzgado de instrucción número 1 de Corcubión -que tramita los temas de violencia machista-, sobre la agresión sufrida este miércoles por la vimiancesa Montserrat López Mosquera, de 48 años, a manos, presuntamente, de su expareja, hechos por los que ha sido ya detenido Javier Miñones Trillo, de 41 años. En el instituto armado han logrado recabar información de primera mano de tres testigos oculares de los hechos.

Sobre las nueve de la mañana, una mujer se disponía a entrar en la sede de Unións Agrarias de Vimianzo, situada en la rúa Álvaro Cunqueiro, para que, precisamente, Montse le tramitara la declaración de la renta. Escuchó unos gritos y justo al abrir la puerta del establecimiento salió el agresor, completamente ensangrentado: «¡Lárgate de aquí!», le espetó antes de emprender la huida. Mientras, la víctima le suplicaba ayuda a la mujer: «¡Chama a Garda Civil, Chama a Garda Civil!». Otras dos personas vieron como Javier Miñones Trillo salía a la carrera de la sede de Unións Agrarias con la ropa completamente llena de sangre y se subía a una furgoneta Fiat Dobló de color blanco.

Por otra parte, la Guardia Civil también tomó declaración a un vecino de Muxía, que fue el que auxilió en un primer momento a Javier Miñones Trillo, quien sobre las ocho de la tarde de ayer fue localizado en el interior de la furgoneta en la carretera de acceso a la playa de Os Muíños, en Muxía.

;
Detenido en Muxía el sospechoso de haber acuchillado a su exnovia en Vimianzo Estaba dentro de la furgoneta con la que huyó, ensangrentado. Todo indica que intentó suicidarse

El ahora detenido por las cinco cuchilladas se había cortado las venas a la altura de ambas muñecas con una navaja. Pero todo apunta a que pudo haberse arrepentido del intento de suicidio y accionando el claxon alertó a este viandante. La Policía Local de Muxía, el 061 y la patrulla de la Guardia Civil de Vimianzo acudieron a la llamada enviada al 112.

Javier Miñones estaba completamente ensangrentado y descalzo. Fue trasladado en primera instancia al hospital Virxe de Xunqueira de Cee, donde le curaron las heridas «superficiales», pero un posible problema renal hizo que los médicos optaran por su traslado al Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña, donde sigue ingresado, aunque fuera de peligro. Testigos presenciales apuntaron que el detenido no articuló palabra y estaba como en estado de shock. Es posible que a lo largo de la jornada de hoy le den el alta hospitalaria.

Con respecto a la víctima, continúa estable dentro de la gravedad de las heridas, e ingresada en el CHUS de Santiago. Los médicos que la atienden descartaron lesiones medulares, ya que después de retirarle parte de la sedación y el oxígeno -durante un breve espacio de tiempo- logró mover las piernas. Eso sí, la mujer continúa sedada. También quedó descartado posibles secuelas o lesiones en las cuerdas vocales. El problema ahora radica en el corazón de Montse López, toda vez que ingresó en el CHUS en parada debido a la gran cantidad de sangre perdida y su corazón estuvo un tiempo sin poder bombear sangre suficiente. Por lo demás, sigue estable, lo cual es una buena noticia dada la gravedad de las heridas sufridas en este ataque de violencia machista.

Por otra parte, fuentes judiciales confirmaron que este año se había presentado en los juzgados de Carballo una denuncia contra Javier Miñones Trillo, de 41 años, y detenido por la agresión sufrida por Montse López Mosquera. En concreto, por presuntas injurias que estaban prescritas y unos mensajes relacionados con desavenencias sobre cuestiones familiares. Con respecto a estos hechos, se entendió por parte de la autoridad judicial correspondiente que no eran constitutivos de delito.

Acuchilla a su expareja en el cuello en Vimianzo y se da a la fuga

Toni Longueira
;
Acuchilla a su expareja en el cuello en Vimianzo y se da a la fuga La mujer fue intervenida quirúrgicamente de urgencia en el CHUS y su estado sigue siendo estable dentro de la gravedad. La Guardia Civil localizó el arma blanca en el local en el que se produjo el ataque

La mujer fue intervenida quirúrgicamente de urgencia en el CHUS y su estado sigue siendo estable dentro de la gravedad. La Guardia Civil localizó el arma blanca en el local en el que se produjo el ataque

Montserrat López Mosquera, de 48 años, se encuentra en estado muy grave como consecuencia de una cuchillada recibida en el cuello por parte de, presuntamente, su expareja, tal y como confirmó esta mañana el delegado del Gobierno en Galicia, Javier Losada. Los hechos se produjeron sobre las nueve de esta mañana. Montse López estaba trabajando en la sede de Unións Agrarias, ubicada en la rúa Álvaro Cunqueiro de Vimianzo, cuando entró un hombre.

Las primeras hipótesis apuntan a que la mujer estaba sola dentro del local. Un individuo entró y empezaron a discutir «de forma muy fuerte», según Javier Losada. En un momento dado, él sacó un cuchillo, se abalanzó sobre la mujer y le clavó el arma blanca en el cuello, quedando la mujer tendida en el suelo en medio de un gran charco de sangre, mientras que el agresor se dio a la fuga y huyó en un vehículo. Las primeras averiguaciones apuntan a que el ataque se produjo en la entrada de la sede del sindicato. Montse López pudo alertar a una mujer y a un hombre que pasaban por la zona gritando: «Chamade á Garda Civil, chamade á Garda Civil». Mientras, el agresor huyó del lugar dejando el cuchillo, de grandes dimensiones, tirado en el suelo, dentro del local.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Once horas de intensa búsqueda por la Costa da Morte tras el apuñalamiento machista de Vimianzo