Cristina Fernández Piñeiro: «O primeiro foi ser feminista»

GALICIA

Cristina lleva casi tres décadas dedicada a la docencia
Cristina lleva casi tres décadas dedicada a la docencia Oscar Vázquez

Carácter e ideas claras han marcado la trayectoria de esta gallega pionera del arbitraje que, con solo 25 años, se convirtió en la primera mujer en pitar en la máxima categoría del balonmano español

21 may 2019 . Actualizado a las 13:45 h.

Cristina Fernández Piñeiro (Gondomar, 1963) siempre fue una niña «con moito carácter». Un rasgo que se llevó con ella a las canchas de balonmano, de las que se enamoró cuando todavía estaba en el colegio. Jugadora y entrenadora, en 1980 se apuntó a un curso de arbitraje que acabó por marcar el rumbo de su carrera deportiva. «Durante tres anos compaxinei as tres cousas, pero en 1983 ascendéronme a primeira nacional como árbitra e iso fíxose incompatible con xogar e adestrar», cuenta.

Aquella elección la llevó a convertirse en la primera mujer en pitar un partido de la Liga Asobal, la máxima categoría del balonmano español. Corría el año 1988. Tres años después, volvía a marcar un hito al convertirse en árbitra internacional. «Era o ano 1991. O curso celebrábase en París e houbo dificultades para que me admitiran. Pedíronlle información sobre min á federación española. Tiñan dúbidas de que tivese a experiencia necesaria. Evidentemente nunca se preguntaba sobre os compañeiros, a súa traxectoria dábase por feita», recuerda.

Las dudas no fueron obstáculo para una carrera brillante en la que Fernández Piñeiro pitó seis Copas del Rey y otras seis de la Reina, varios campeonatos de Europa, Mundiales e incluso una final de Champions. Logros todavía impensables para una árbitra en deportes como el baloncesto o el fútbol. Y todo ello a la vez que sacaba plaza como profesora de EGB y se involucraba cada vez más en la política de mano del BNG.