La atención primaria recibirá este año 16 millones a mayores por el superávit

El Parlamento aprueba hoy la ley exprés para invertir 48 millones más en gasto social

Exterior del centro de salud de Seoane do Courel, uno de los dos que existen en el municpio
Exterior del centro de salud de Seoane do Courel, uno de los dos que existen en el municpio

santiago / la voz

El Pleno del Parlamento gallego debatirá y aprobará hoy, por el procedimiento exprés de lectura única, el proyecto de ley concebido por la Xunta para reorientar hacia el gasto social buena parte del superávit generado en los presupuestos del 2018, una cifra que asciende a 125 millones de euros, según las estimaciones del Gobierno gallego, o a 104 millones, según el cálculo realizado por el Ministerio del Hacienda. Más allá de esta discrepancia en la cifra, el texto legislativo permitirá movilizar de manera inmediata una inversión adicional de 48 millones de euros, de los que 16,1 millones se reservarán a sanidad, y más específicamente a mejorar la equipación de los centros de salud y a ampliar las contrataciones de médicos y otros profesionales sanitarios.

Una vez que la Xunta tuvo conocimiento del remanente del año pasado, concibió este proyecto de ley ad hoc para atender «a necesidade de crédito adicional» en apartados como la Consellería de Educación, la de Sanidade, la de Política Social y la de Medio Rural. Es una especie de suplemento de crédito para sufragar diferentes actuaciones que, en la mayor parte de los casos, «afectan a políticas de gasto social», según refleja en su exposición de motivos el texto remitido por el Gobierno a la Cámara.

En realidad, lo que hace la Xunta es reprogramar los 48 millones de euros que había reservado este año para amortizar la deuda pública contraída por organismos como el Instituto Galego da Vivenda e Solo (IGVS), que alberga en su seno las deficitarias sociedades de gestión del suelo empresarial, y la Sociedade Pública de Investimentos (SPI). Esto no significa que la Xunta renuncie a reducir la deuda de ambos entes públicos, sino que ahora la amortización la hará acudiendo directamente al cajón del excedente con el fin de sortear las restricciones legales, pues el superávit -salvo autorización expresa del Ministerio de Hacienda- no se puede destinar ni a contrataciones de personal ni a otras actuaciones que conlleven un incremento del presupuesto en ejercicios sucesivos.

En cambio, el proyecto de ley ideado por la Xunta sortea este obstáculo mediante una especie de puente. Destina el superávit a lo que realmente se debe destinar, a pagar a los acreedores para rebajar el volumen de deuda pública, y reprograma los fondos que había asignado a esta finalidad para invertirlos ahora en «actuacións prioritarias» del año 2019, casi todas ellas relacionadas con las políticas sociales.

Lo primero que va a permitir esta corrección financiera es atender los compromisos alcanzados por la Consellería de Sanidade con los sindicatos CIG, CESM-O’Mega, Comisiones Obreras, UGT, CSIF y Saste para poner coto a la conflictividad laboral de la atención primaria y los puntos de atención continuada (PAC).

Frente a la propuesta del pasado marzo, que consistía en destinar a la atención primaria una inversión adicional de 17,3 millones de euros en los próximos dos años, la ley que hoy aprobará el Parlamento movilizará 16,1 millones de euros en este mismo ejercicio, y una cantidad ligeramente más alta el año próximo.

De este modo, el aumento de plazas de personal y la financiación de «nomeamentos de continuidade en atención primaria» recibirán una inyección económica de 3,6 millones de euros a mayores, lo que permitirá disponer de entre 70 y 80 nuevos médicos y otros profesionales sanitarios. Otros 10,7 millones se destinarán a reformas y a mejorar la dotación de los centros de salud.

Con todo, la parte del león de esta reorientación presupuestaria, 22,6 millones, se la llevarán la educación y la mejora de los centros. Algo más de 6 millones irán las residencias y centros de día y 3 millones para la prevención de incendios forestales.

El PP pide el apoyo de la oposición, que responde con dos enmiendas a la totalidad

El grupo del PP, que tiene mayoría absoluta en el Parlamento gallego, se vale de sí mismo para aprobar hoy mismo el proyecto de ley que le permitirá movilizar los primeros 48 millones de euros de inversión adicional derivados del superávit generado en las cuentas del 2018. Pero aun así, la viceportavoz, Paula Prado, demandó ayer formalmente a la oposición que apoye el proyecto normativo de la Xunta para que los 125 millones de euros de superávit se gasten «nas necesidades reais» de los gallegos.

«Galicia non pode agardar máis pola utilización deste superávit», manifestó Paula Prado, que entiende que la generación de estos recursos adicionales es consecuencia «da boa política económica desenvolvida polo Goberno galego», así que invocó el respaldo de aquellas formaciones que demandaron de forma insistente una ampliación de la inversión en la educación o la sanidad.

Enmiendas del PSOE y el BNG

No obstante, tanto el PSdeG como el BNG dejaron entrever que no respaldarán los planes de la Xunta, pues ambos partidos presentaron dos enmiendas a la totalidad de la ley que se debatirá por lectura única y se aprobará hoy mismo. Tanto el socialista Fernández Leiceaga como la nacionalista Noa Presas cuestionaron que el texto se tramite de forma exprés, limitando los plazos de enmiendas de los grupos, y consideran que no va a resolver los déficits que tiene ahora mismo la sanidad gallega debido, a su juicio, a la falta de personal.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

La atención primaria recibirá este año 16 millones a mayores por el superávit