Investigan el contenido de la botella de agua de la niña muerta en Cospeito

Tania Taboada
TANIA TABOADA LUGO / LA VOZ

GALICIA

L.V.

Tras la realización de la autopsia, la jueza autorizó la inhumación del cadáver. La pequeña fue enterrada en Xermade

06 may 2019 . Actualizado a las 07:32 h.

Continúa la investigación sobre la extraña muerte de la niña de siete años que el viernes, sobre las ocho de la mañana, apareció sin vida en la cama de su domicilio de Muimenta, en el municipio lucense de Cospeito, en donde residía con su madre y su abuela.

Durante la mañana del sábado le fue practicada la autopsia en el Hospital Lucus Augusti. Una vez realizada, el informe preliminar de la misma fue enviado a la jueza de instrucción número 1 de Vilalba, que se encarga del caso, y a los agentes de la Guardia Civil que llevan estas actuaciones. Desde el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia confirmaron ayer que no se han producido detenciones.

La investigación sigue declarada bajo secreto de sumario, pero una de las hipótesis con las que se trabaja es la de que una intoxicación fuese la causa de la muerte de la pequeña. Para tratar de confirmar o descartar este extremo, además de las pruebas realizadas durante la autopsia otra de las pruebas clave es la aparición de una serie de pastillas que fueron halladas en la casa y que tenía que tomar la madre de la niña para tratar algunos trastornos psicológicos que padecía.