La Xunta sortea al Gobierno con una operación para disponer del superávit

Juan María Capeáns Garrido
Juan Capeáns SANTIAGO

GALICIA

SANDRA ALONSO

Pagará deuda de entidades autonómicas y reforzará el gasto en sanidad y educación

06 may 2019 . Actualizado a las 22:06 h.

La Xunta de Galicia ha diseñado una compleja y pionera operación de alto calado financiero y administrativo para disponer de forma urgente de 130 millones de superávit del 2018 (104 a juicio del Gobierno central), pero que materialmente no puede ejecutar por unos requisitos que hacen imposible desbloquearlos. Se trata de una artimaña excepcional que el presidente Feijoo definió como «alternativa legal» y que le permite al Ejecutivo gallego disponer de un dinero al que difícilmente va a acceder este año a poco que se complique la formación del Gobierno tras las elecciones. Además, Galicia también se libera de las restricciones que fija el Ministerio de Hacienda para hacer uso de estas partidas excedentarias, ya que la Xunta va a destinarlo a amortizar deuda de dos entidades autonómicas, Xestur y SPI. Al aligerar esas deudas, se permite reorientar los pagos periódicos que estaban destinados a este fin para dedicarlos a inversiones en servicios públicos sin ningún tipo de limitación estatal, que es reacia a que se fomenten las contrataciones con el superávit.

Pero la Administración sí lo va a hacer. Según explicó Feijoo tras la reunión semanal de su Gobierno, esta operación realizada con recursos propios le va a permitir acceder a 48 millones de euros este año y a otros 48 en el 2020. Y, a mayores, quedará disponible una capacidad adicional para hacer inversiones de 34 millones de euros (17 cada año) que no se van a computar dentro de la ley ?la pata legislativa de la operación? que se va a llevar al Parlamento en mayo o en junio como muy tarde.

Por delante, el jefe del Ejecutivo gallego ha puesto la sanidad. La Consellería tendrá a su disposición 22 millones de euros para reforzar la atención primaria, tal como se comprometió tras las últimas tensiones vividas en el sector, que sigue con heridas abiertas. Habrá sesenta plazas de médicos y más de cien de enfermería, hasta doscientos nuevos contratos todavía por especificar en su extensión. Además, habrá una reserva económica para mejoras en recursos materiales de los hospitales y la construcción de centros de salud. En su intervención, Feijoo citó también la mejora en el transporte sanitario urgente, otro de los asuntos que fueron al Consello y que contará con un contrato de 184 millones de euros que se adjudicará próximamente.

Obras en centros escolares

La educación será el otro gran contenedor al que irán a parar 22,7 millones de euros. El objetivo principal será la mejora de las instalaciones en 22 colegios públicos e institutos.

La Consellería de Servizos Sociais podrá gestionar 6,2 millones, que también se destinarán a mejoras en inmuebles, pero en este caso será para las escuelas infantiles, los centros de mayores y las residencias. En toda la operación se reservan también tres millones para actuaciones en el medio rural.

«Utilizaremos o superávit para reducir a débeda de Galicia e así liberaremos créditos orzamentarios cos que financiaremos novos investimentos», resumió el presidente, convencido de que obtendrá respaldo parlamentario de su grupo y de la oposición por el carácter social que tienen todas las inversiones.

Preguntado por las resistencias que podría encontrarse en el Ministerio de Hacienda, Feijoo afirmó que «non pode paralizar nada porque cumprimos a lexislación do Goberno. Estamos convencidos de que é unha Lei de lectura única». Y también tienen bastante claro en la Xunta que esta vía alternativa es obligada por el desinterés del Ejecutivo socialista por aprobar el techo de gasto, una de las reglas financieras que hay que cumplir para poder gastar el superávit.

Feijoo advierte a las empresas de ambulancias que el contrato se amplía «para cumprir»

El Gobierno gallego también autorizó en su reunión semanal la contratación del servicio de transporte sanitario urgente terrestre prestado por la Fundación Pública Urxencias Sanitarias de Galicia-061. Se incorporarán seis ambulancias asistenciales de soporte vital avanzado que reforzarán, entre otras, las áreas de Monforte y O Salnés, mientras que localidades como O Carballiño, Pedrafita o Folgoso do Courel tendrán unidades con distintas características. En general, se consolidan mejoras en el personal, se amplían los horarios y se mejoran los requisitos tecnológicos de las ambulancias, unas circunstancias que provocan que el contrato para el período 2019-2023 crezca un 30 %, hasta alcanzar los 184 millones de euros. El presidente Feijoo advirtió que estas mejoras económicas y de condiciones deberían garantizar un correcto servicio y que las empresas tendrán que «cumprir» sin bajas temerarias.