A Coruña y Lugo, entre las ciudades más sucias de España y Vigo, la tercera más limpia

La Voz REDACCIÓN / LA VOZ

GALICIA

ÁNGEL MANSO

La OCU acaba de publicar un estudio sobre la limpieza de sesenta urbes españolas

25 abr 2019 . Actualizado a las 21:02 h.

A Coruña y Lugo figuran entre las ciudades españolas peor puntuadas en limpieza. En el caso de la primera no solo eso, sino que es de las que más ha empeorado (hasta 17 puntos en los últimos cuatro años y 19 en los últimos veinticinco). Así lo refleja el estudio que acaba de publicar la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), realizado a través de encuestas a los vecinos de 60 ciudades españolas. Vigo, en cambio, figura entre las ciudades más limpias y entre las que más han mejorado. Ha obtenido 76 puntos en la satisfacción global, y solo la superan Oviedo y Bilbao. Es, por tanto, la tercera urbe más limpia de España y ha subido seis puntos su valoración en los últimos cuatro años y 17 desde que en 1995 la OCU elaboró su primer estudio sobre esta materia.

A Coruña destina 43 euros por habitante y año a limpieza, por 71 de Vigo. Los capítulos que los coruñeses valoran con las peores puntuaciones (30 y 31 sobre cien, respectivamente) son la presencia de pintadas y carteles y los excrementos en las calles. También suspenden la situación del entorno de los contenedores, la de las calles y aceras y la de los barrios más alejados del centro. Aprueba por los pelos el estado de parques y jardines, mientras que la mejor nota (62 puntos) es la que se refiere a la contaminación. La satisfacción global de los ciudadanos coruñeses es, según el informe, de 42 puntos. 

Tampoco Lugo sale bien parada del estudio elaborado por la OCU. De hecho, la valoración de sus ciudadanos es incluso peor que la de A Coruña (40). La ciudad de las murallas obtiene buena nota en el apartado de contaminación (71). Rozan el aprobado, con 50 puntos, la limpieza de calles y aceras y el estado de parques y jardines. Y suspenden todos los demás capítulos, entre los que la presencia de excrementos y el entorno de los contenedores son los peor considerados.