Alfredo García, presidente de la Fegamp: «No todos los concellos podrán tener listos sus planes antiincendios este año»

Xunta y Fegamp esperan conseguir que en 40 de las franjas que se limpien se instalen nuevas explotaciones


redacción / la voz

Como presidente de la Federación Galega de Municipios e Provincias (Fegamp), Alfredo García (1953) firmó esta semana con la Consellería do Medio Rural y la empresa pública Seaga el convenio para la limpieza de franjas alrededor de los núcleos habitados. Un acuerdo que se estrenó el verano pasado pero al que este año se incorporaron nuevas medidas surgidas de la necesidad de «ir más allá». El también alcalde socialista de O Barco destaca el consenso alcanzado entre administraciones en esta materia.

-En ese convenio se incluyen medidas para poner en marcha los planes antiincendios que se les exigen a los concellos.

-Sí, hemos firmado esta adenda porque necesitábamos ir más allá. La Fiscalía exige que los concellos tengan planes de prevención, que no tenemos la mayoría de los concellos y que cuesta bastante dinero hacerlos. Nos dimos cuenta de que desde el convenio se podía hacer prácticamente el 90 % del plan de incendios. Es cierto que habrá cosas particulares de cada concello, pero será mucho más sencillo a partir de ese plan básico.

-La Fiscalía advierte de que no tener plan de incendios puede tener consecuencias penales en caso de que haya fuegos. ¿Están preocupados los concellos?

-Los concellos estamos preocupados, y precisamente porque estamos preocupados vamos a facilitar la elaboración de los planes. Los concellos a lo que estamos acostumbrados es a que se legisle, a que se les den competencias sin que nadie se preocupe de si son capaces de asumirlas. Estamos preocupados y por eso hemos metido lo de los planes de incendios en el convenio para echar una mano a los alcaldes.

-¿Podrán elaborarse todos esos planes este año?

-Todos desde luego no. Este verano estarán algunos, pero no todos podrán estar listos. Precisamente estamos empezando por los concellos que tienen parroquias en alto riesgo de incendio, pero claro, el riesgo está en cualquier parte. Evidentemente, por algo hay que empezar, hemos empezado y vamos a cruzar los dedos y esperar que no pase nada.

-Dijo alguna vez que en el sur de Pontevedra y en la provincia de Ourense hay más dificultades para limpiar el monte, ¿por qué?

-El problema es que en el sur de Pontevedra y en la provincia de Ourense el monte está abandonado, y lo que no produce no tiene valor, y lo que no tiene valor el dueño lo ignora. El territorio gallego tiene que ser una cuestión de Estado para Galicia, y por lo tanto tenemos que ser capaces de consensuar lo que hacemos con el monte. Yo creo que el verdadero nicho de empleo de Galicia es el rural. ¿Es fácil? No. ¿Hay que ayudar? Sí, hay que establecer líneas de ayuda potentes, porque a la industria se le dan. La agricultura y la ganadería tienen que estar al mismo nivel, y se generan empleos con muy poca inversión. Deberíamos tomarnos en serio la vuelta al rural porque el rural tiene futuro.

-Por eso el convenio incluye la posibilidad de que esas tierras se trabajen.

-En las conversaciones que hemos tenido hemos planteado que esto está bien, limpiamos, pero el año que viene hay que volver a limpiar. Eso no quiere decir que no limpiemos, pero de alguna manera es una limpieza no productiva. ¿Cuál es la solución? Muy sencilla: que ese terreno se ponga en producción. Se va a habilitar una línea de subvenciones, de ayudas para que allí donde los propietarios quieran ceder los terrenos, o gratis o por un precio tasado, pueda ponerse en marcha una explotación agrícola o ganadera, de manera que ese terreno ya no haya que limpiarlo más.

-Producción frente a abandono.

-Creo que este proyecto es la clave, lo que hace falta es que haya gente que quiera trabajar en el campo. Lo importante es que el monte produzca para que esté limpio y para fijar población por lo menos en la cabecera de los concellos. Lo que necesitamos son ejemplos que generen envidia, efecto contagio.

-¿Cree que habrá interés?

-Ojalá empiecen a aparecer ya emprendedores que quieran dedicarse al campo. No va a ser fácil, sobre todo en el arranque, pero este año esperamos llegar a cuarenta. El caso es arrancar, porque a partir de ahí creemos que la progresión sería buena.

«Ante el fuego, la tranquilidad total no existe, pero limpiar 4.500 hectáreas ayudará»

Cuando el verano pasado se firmó el primer convenio entre Xunta y Fegamp, Alfredo García avanzaba que en dos años los alcaldes podrían dormir más tranquilos.

-¿Vamos por buen camino? ¿Los alcaldes podrán dormir más tranquilos este año que el pasado?

-Ante el fuego, la tranquilidad total no existe, pero desde luego la previsión de limpiar 4.500 hectáreas este año en parroquias de alto riesgo de incendio nos va a ayudar a estar más tranquilos. En cosas de tanta envergadura hay que darle tiempo al tiempo, pero creo que vamos bien. El convenio se firmó en verano del año pasado, implica mucho trabajo administrativo y está muy avanzado. La prueba es que a principios de mayo vamos a empezar a desbrozar.

-En todo caso, es un plan a largo plazo.

-Es un plan a cuatro años y yo creo que cuando acaben estos cuatro años el problema no se habrá resuelto y habrá que seguir.

-El plazo para que los propietarios limpien sus montes finaliza el 31 de mayo. ¿Cómo estará el monte en esa fecha?

-Cada año hay más fincas limpias. La gente va tomando conciencia, pero es lento porque es un problema de concienciación. También es verdad que hay mucha gente que no sabe dónde tiene las fincas o si las tiene, y esto dificulta más este trabajo. Por eso la necesidad de este apoyo entre Seaga, la Xunta y la Fegamp para poder identificar a esos propietarios o no identificarlos, en cuyo caso esas tierras pasarían, después de un proceso administrativo, y a través de la expropiación, al banco de tierras. En caso de que se conozca el propietario, tiene dos caminos: limpiarla o decirle a Seaga que se la limpie al precio de 350 euros por hectárea. Todo eso lleva tiempo. 4.500 hectáreas creo que es una buena cantidad para este primer año, y la idea son 16.000 en estos cuatro años.

Multas de hasta 100.000 euros para los dueños que no limpien las franjas de sus fincas

Mario BERAMENDI

La Xunta establece que los trabajos de gestión de la biomasa forestal deberán estar listos antes del 31 de mayo

La Xunta acaba de anunciar que limpiará de oficio las franjas en 695 aldeas ubicadas en 68 parroquias de alto riesgo de incendio forestal. Zonas definidas con criterios objetivos y con las que se persigue un fin: anteponer la seguridad de los núcleos de población. Lo ocurrido en la ola de octubre del 2017 sigue todavía muy presente en la memoria. Sin embargo, esta medida no afecta a otros puntos de Galicia donde los dueños de terrenos están sujetos a unas obligaciones para la limpieza de maleza. Es el artículo 20 de la Ley 3/2007, de 9 de abril, de Prevención y Defensa contra los Incendios Forestales de Galicia, el que se centra, explícitamente, en la definición de las franjas. He aquí las principales claves normativas.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Alfredo García, presidente de la Fegamp: «No todos los concellos podrán tener listos sus planes antiincendios este año»