La mujer condenada por abofetear a su hijo evita recurrir la sentencia

El juzgado le impuso dos meses de prisión que fueron sustituidos por un período similar de trabajos en beneficio de la comunidad


Pontevedra / La voz

La vecina de Ponteareas condenada a dos meses de prisión -sustituidos por un período similar de trabajos en beneficio de la comunidad- por abofetear a su hijo de 10 años por no querer ducharse no recurrirá esta pena ante el Supremo. La Audiencia de Pontevedra ya devolvió la resolución al juzgado de lo Penal que emitió el fallo inicial para que lo ejecutase. Las fuentes consultadas coincidieron en que madre e hijo podrán reunirse a mediados de junio, concretamente el 17, dado que tiene que cumplir seis meses de alejamiento del pequeño.

En el entorno de esta mujer aseguran que está totalmente arrepentida e inciden en que fue el exmarido y padre del niño quien interpuso la denuncia, pese a que, posteriormente, no se personó como parte en el procedimiento.

La sentencia considera acreditado que el 20 de mayo del 2018, esta ponteareana le pidió a su hijo (entonces tenía 10 años) que se duchase. El niño se negó, y se produjo una discusión en el transcurso de la cual la madre le propinó «un par de bofetadas» que causaron al niño eritemas en ambas mejillas, según el fallo.

Esa misma noche, el pequeño se lo comentó a su padre por teléfono y comenzó este caso. Tras interponerse la denuncia, el menor fue llevado a un centro médico donde, según refiere la resolución judicial, fue sometido a «una primera asistencia facultativa», si bien «no precisó tratamiento médico posterior». A la hora de argumentar la condena, la Audiencia de Pontevedra argumenta que «la reprensión ante una eventual desobediencia del menor nunca puede justificar el uso de la violencia que la acusada ejerció».

Dos meses de cárcel tras abofetear a su hijo de 10 años en Pontevedra por negarse a ducharse

López Penide

La Audiencia de Pontevedra concluye que «la reprensión ante una eventual desobediencia del menor nunca puede justificar el uso de la violencia que la acusada ejerció»

¿Es lícito que una madre reprenda a su hijo con dos bofetadas cuando este se niega, por activa y por pasiva, a ducharse? Un juzgado pontevedrés y la Audiencia Provincial consideran que una madre se excedió al aplicar este correctivo y la condenan a dos meses de prisión por un delito de maltrato en el ámbito de la violencia doméstica por los dos cachetes que propinó a su hijo de diez años después de que este rechazase reiteradamente darse una ducha.

La Justicia, en todo caso, establece que, dado que la mujer carece de antecedentes penales, la pena de cárcel se sustituya por dos meses de jornadas de trabajos en beneficio de la comunidad. Asimismo, se decreta que no pueda aproximarse a menos de doscientos metros del pequeño durante seis meses, al tiempo que ordena que se notifique la resolución a todos los perjudicados, especialmente al padre del menor, aunque no se hayan mostrado parte en el juicio oral ?solo la Fiscalía figura como acusación en el proceso?. La sentencia no establece cómo se dará cumplimiento a esa orden de alejamiento.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La mujer condenada por abofetear a su hijo evita recurrir la sentencia