El Gobierno ve «compleja» la transferencia de la AP-9 tras dar una autopista al País Vasco

Mantiene que no hay un trato de favor a pesar del apoyo del PNV a Sánchez con sus últimos decretos


Madrid

«Estamos trabajando en ello». Así de escueta fue la respuesta de la ministra portavoz del Gobierno a la pregunta sobre cómo va el asunto de la transferencia de la AP-9 a Galicia, después de que el Ejecutivo de Sánchez oficializara este miércoles en el Consejo de Ministros lo que era un secreto a voces: la transferencia al Gobierno vasco de la AP-68. Se trata de la penúltima concesión que el PNV logró arrancarle a Sánchez en la prórroga de su mandato, cuando hace dos semanas le lanzó un órdago al jefe del Ejecutivo amenazando con no apoyar dos de los reales decretos que llevó a la Diputación Permanente. Finalmente el grupo vasco votó que sí, pero no hay nada gratis. A los pocos días trascendió que Vitoria asumiría más competencias en materia de centros penitenciarios y carreteras.

Con esta transferencia de la AP-68 el Ejecutivo vasco pasa a asumirá las competencias sobre todas las carreteras del País Vasco.

¿Porqué a Galicia se le resiste tanto conseguir la AP-9? La respuesta oficial es que se está trabajando «en ello», que existen avances, pero fuentes autorizados de la Moncloa insistían ayer que se tratan de dos casos muy distintos. Y que mientras para el País Vasco sí se daban las «condiciones» oportunas para que las dos partes del negociado salieran ganando, en el caso gallego hay un agujero económico del que nadie parece estar dispuesto a hacerse cargo. «Eso no significa que se desprecie a Galicia», insisten las mismas fuentes.

Además, argumentan otro tipo de razones legales que impedirían una transferencia inmediata de la principal arteria gallega a la Xunta. «El traspaso de la AP-9 deberia someterse a un régimen distinto y más complejo (que el vasco), por no disfrutar de título estatutario para tener la titularidad de una autopista de interés general. Solo es posible a través de una ampliación de competencias por fuera del Estatuto, mediante una ley orgánica de las previstas en el 150.2 de la Constitución», apuntan.

No obstante, el Gobierno central no tendría ningún tipo de problema en actualizar esta legislación, especialmente cuando en las últimas semanas ha despachado leyes de rango mayor, como reales decretos leyes, y cuando a mediados de diciembre del pasado año una amplísima mayoría en el Congreso (solo se desmarcó Ciudadanos) se pronunció a favor de la transferencia.

La AP-9 recaudará aún 14.556 millones más

CARLOS PUNZÓN

Audasa ingresará diez veces el valor de la inversión realizada en construcción de la autopista

La AP-9 seguirá siendo un negocio redondo y cada vez más seguro, si cabe, conforme Audasa avance en la concesión a la que todavía le restan algo más de 29 años por delante. A falta de conocer el balance económico completo del 2018, los usuarios de la principal autopista de Galicia han dejado moneda a moneda en sus cabinas de peaje 2.865 millones de euros desde que se levantó por primera vez una de sus barreras en abril de 1979.

Pero el Ministerio de Fomento traza un horizonte de negocio para Audasa que hará que lo recaudado en los cuarenta años de vida transcurridos de la autopista vaya a representar tan solo el 16,4 % del negocio previsto a cuenta del vial.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

El Gobierno ve «compleja» la transferencia de la AP-9 tras dar una autopista al País Vasco