Un futuro universitario más sólido


A lo largo de mi carrera he tenido la fortuna de trabajar con muchísimos jóvenes con enormes potencialidades. Capacidades múltiples, tenacidad en el trabajo, creatividad, y eso tan misterioso que es el talento incipiente. Ante alumnado con estas características, a veces la frustración de no poder dedicarles más tiempo, recursos o metodologías flexibles nos genera como profesionales cierta desazón que tratamos de compensar con horas de entrega, creatividad y profesionalidad. El bachillerato internacional suple en cierta medida estas carencias que las circunstancias del sistema educativo actual no permite abordar en estos momentos por razones obvias. Ofrecer una atención individualizada y guiada para la formación de ciudadanos indagadores, reflexivos, solidarios, con mentalidad abierta y buenos comunicadores es parte de los objetivos de este bachillerato. Darles la oportunidad de que investiguen un tema que les interese especialmente y que esté relacionado con una de las asignaturas que estén cursando les aportará las herramientas necesarias para abordar su futuro universitario de forma más sólida. Es nuestra responsabilidad como sociedad que lucha por la igualdad de oportunidades ofertar también en la enseñanza pública todas las modalidades de bachillerato posibles: Lomce, STEMbach, BI... Acompañar a nuestro alumnado del bachillerato internacional en su formación y participar de sus avances llena de sentido nuestra profesión de docentes y justifica esta modalidad de bachillerato ante una sociedad cambiante y llena de retos como la que, afortunadamente, nos ha tocado vivir.

Por Luis Pérez Director del IES do Castro (Vigo)

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Un futuro universitario más sólido