El nepotismo fulmina a la valedora

Milagros Otero elaboró una carta en la que deja su cargo «a disposición» de la Cámara autonómica. El Supremo confirmó que había cometido desvío de poder tras enchufar a una sobrina de Fraga


Santiago / La Voz

La valedora do pobo, Milagros Otero, sucumbe a la presión política y tira la toalla. El nepotismo y las irregularidades que rodearon el concurso público dirigido a cubrir la plaza de jefe de servicio de administración y personal de su oficina, puesto para el que resultó elegida María Puy Fraga, sobrina del expresidente de la Xunta Manuel Fraga y hermana del portavoz parlamentario del PP, la colocaron en una situación imposible. La convocatoria fue anulada mediante una resolución judicial, al acreditarse que la defensora de los gallegos incurrió en «desviación de poder» y en «arbitrariedad» para influir en favor de la persona seleccionada. La propia Milagros Otero remitió este jueves una carta al presidente del Parlamento poniendo su cargo a su disposición y mostrando su voluntad de renunciar a él en cuanto se le encuentre sustituto, una argucia que podría mantenerla varios meses al frente de la institución.

A diferencia de lo que hizo Benigno López en el 2012, que dimitió de manera fulminante como valedor do pobo tras pedir la suspensión de la ley de dependencia, dejando el cargo en funciones al vicevaledor primeiro, también propuesto por el PP, Otero solo muestra su disposición a irse más adelante, una vez que se den las circunstancias para que la Cámara autonómica conforme una mayoría de tres quintas partes para elegir a su sustituto.

La alta comisionada del Parlamento mantuvo este jueves un escrupuloso silencio sobre su situación personal y dio esquinazo a los periodistas que la aguardaban a la puerta de la oficina del Valedor saliendo en coche oficial por el aparcamiento subterráneo. Sí difundió una nota con el contenido de la carta en la que pone su cargo a disposición del Parlamento, donde hace saber que, hasta que no le busquen un recambio, «a valedora seguirá a exercer ata o último día co mesmo rigor, profesionalidade e independencia a súa importante tarefa na defensa dos dereito das persoas».

La principal razón que explica que Milagros Otero no materialice de inmediato su renuncia, como ocurrió en el 2012 con Benigno López, es que su cargo sería asumido de manera interina por el adjunto al Valedor do Pobo, Pablo Cameselle, una persona afín al alcalde de Vigo, Abel Caballero, y propuesta por el PSOE.

Extensión de culpas al PSOE

El grupo del PP quiere evitar ceder este espacio de influencia a los socialistas, hasta el punto de que estuvo forzando la máquina para intentar que, además de la propia valedora, también su adjunto pusiera su cargo a disposición del Parlamento. Este reparto de responsabilidades lo escenificó ayer la diputada Paula Prado: «O vicevaledor asinou tamén parte do expediente, creo que tamén ten unha responsabilidade importante en este procedemento».

Y también el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, que en la rueda de prensa posterior al Consello dijo que «a valedora ou calquer outro departamento que tivera que ver con esa convocatoria debe poñer o cargo a disposición».

El PSdeG, en cambio, entiende que este problema no va con ellos. Se aferra a la sentencia dictada por el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia para sostener que fue la valedora do pobo, en exclusiva, la autora de las irregularidades para contratar a una sobrina de Fraga como alto cargo.

Por tanto, hay voluntad de relevo al frente de la oficina del Valedor, pero eso depende de que PP y PSOE se pongan de acuerdo en los nombres. Y lo más probable es que la sucesión de elecciones en abril y mayo demore este proceso hasta el verano.

El PP lamenta lo ocurrido y llama a la oposición a lograr «canto antes» un acuerdo para el relevo

«Lamentamos que se tivera dado esta situación, pero agora toca que os grupos parlamentarios tomemos responsabilidade e nos poñamos de acordo» para llevar a cabo el relevo. El Partido Popular rompió ayer el silencio que mantenía en torno a la delicada situación en que quedó la valedora do pobo, Milagros Otero, tras la anulación judicial del concurso pública que le permitió elegir como alto cargo de la institución a una sobrina del expresidente Fraga. Y a través de su viceportavoz parlamentaria, Paula Prado, salió a la palestra para intentar pasar página y plantear alcanzar «canto antes» un acuerdo de base amplia con los grupos de la oposición para encontrar un perfil que pueda sustituir a Milagros Otero, de quien dijo que le «honra» su decisión de ofrecer el cargo en el bien de la institución.

También el presidente del Parlamento, Miguel Santalices, que ayer recibió la carta de renuncia de la valedora, consideró «sensata» la decisión de dimitir, pero condicionada a tener un sustituto. «Unha institución tan importante como a do Valedor do Pobo non pode dar unha sensación de baleiro».

Santalices considera que el camino tomado por la alta comisionada del Parlamento «é acertada» y el presidente de la Xunta, Núñez Feijoo, se expresó en el mismo sentido arguyendo que su gesto la honra.

Contra la «dimisión en diferido»

Los grupos de la oposición hicieron una lectura mucho más crítica de la situación. Ana Pontón (BNG) calificó de «impresentable en termos políticos» la «dimisión en diferido» que, en su opinión, está decidida a practicar la valedora do pobo. A su juicio, la salida de Milagros Otero de la oficina del Valedor tiene que ser «inmediata e efectiva», pues hace su propia lectura y dice que fue «condenada por prevaricación».

El portavoz de En Marea, Luís Villares, censuró el retraso «de dez meses» en ofrecer dicha dimisión, pues a su entender debería haberse sustanciado tras la sentencia dictada el verano pasado por el TSXG, que anuló el concurso del Valedor.

Finalmente, la diputada Patricia Vilán (PSdeG) reclamó a Milagros Otero «que deixe de representar á institución», aunque realmente no dimita, y que «simplemente faga labores de xestión como si se tratara dun Goberno en funcións». A su entender, Milagros Otero «xa non é realmente a valedora do pobo» y confía en que los grupos parlamentarios lleguen en dos o tres meses a un acuerdo para su relevo efectivo.

CRONOLOGÍA

  • 4-3-2016 - IMPUGNACIÓN: Un alto funcionario impugna la designación de un cargo.
  • 29-6-2018 - SENTENCIA DEL TSXG: Anula la adjudicación de la plaza por irregularidades.
  • 1-7-2018 - PLAZA ANULADA: La valedora revoca el puesto tras conocer a sentencia.
  • 5-7-2018 - LA JUSTIFICACIÓN: La valedora presenta sus justificaciones en el Paramento.
  • 28-3-2019 - HABLA EL SUPREMO: Valida todos los argumentos del TSXG.

Una gestión con luces y sombras, y pendiente siempre de las portadas

domingos sampedro

La valedora actuó mucho de oficio, difundió su labor en el medio rural, pero perdió la ocasión de actuar con ejemplaridad

Corría el verano del 2017. Las fotos de las retenciones provocadas por las obras de la AP-9 ocuparon varias páginas en la prensa gallega, glosadas con el testimonio de los conductores que aguardaban con enfado en los atascos para pagar el peaje. A hilo de aquellos hechos, la valedora do pobo, Milagros Otero, decidió actuar de oficio y abrir un expediente que le sirvió para llamar al orden a Audasa e instar a la concesionaria a levantar las barreras cuando se produjeran situaciones de este tipo. Este ejemplo sirve para ilustrar el talante de la inquilina de la oficina del Valedor do Pobo, que deja tras de sí una gestión marcada por luces y sombras. Cuatro años en los que siempre tuvo un ojo puesto en los problemas reflejados en las portadas de los periódicos para abrir quejas de oficio.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
17 votos
Comentarios

El nepotismo fulmina a la valedora