Liberadas once esclavas sexuales de una red que usaba pisos turísticos para camuflarse

Durante el operativo fueron registradas viviendas en Ferrol, Pontevedra, Almería, Alicante y Granada. Los agentes detuvieron a once personas, tres de ellas en Ferrol, A Coruña y Pontevedra

;
Desarticulado un grupo de proxenetas que explotaba a mujeres venezolanas en pisos turísticos Hubo registros en Ferrol, Pontevedra, Almería, Alicante y Granada

la voz

Once mujeres venezolanas liberadas de una supuesta red de proxenetas que operaba por toda España, también en Galicia. Once detenidos (tres de ellos en A Coruña, Pontevedra y Ferrol), seis de los que han ingresado en la cárcel. Ese es el balance de una operación desarrollada por la Policía Nacional  para desarticular una red itinerante de proxenetas que supuestamente explotaba a mujeres venezolanas a las que habrían ofrecido venir a España con una oferta de trabajo que nunca habría llegado a existir. Según la Policía Nacional, la red usaba pisos turísticos u otras viviendas de alquiler rotacional para ocultar su actividad delictiva. Además, como pudieron constatar los agentes, la red usaba la movilidad para hacer negocio al aprovechar esa amplia movilidad geográfica para ofrecer a las mujeres como «novedades» en las localidades a las que eran trasladadas. Eso, según los agentes, reportaba mayores beneficios económicos. Para controlarlas, los ahora investigados también arrendaban inmuebles cerca de los de las mujeres para supervisar su trabajo.

Durante el operativo realizado, como adelantan fuentes de ese cuerpo de seguridad en un comunicado, los agentes registraron las nueve viviendas que la organización regentaba actualmente en Ferrol, Pontevedra, Almería, Alicante y Granada. De todas formas, los agentes constataron que la red se movía muy rápido. Al parecer, habrían alquilado pisos en prácticamente en más de la mitad de las provincias españolas. 

La liebre saltó cuando los agentes tuvieron conocimiento de la existencia de una organización dedicada a la trata de seres humanos para explotarlos sexualmente. La red, como apuntan desde la Policía Nacional, estaba formada por personas de nacionalidad española y venezolana que se dedicaban a la captación de mujeres jóvenes con una situación de precariedad económica y vulnerabilidad, ofreciendo un trabajo inexistente en nuestro país. Tras la fase de captación, se llevaba a cabo el traslado de las mujeres a España. El paquete que les ofrecían incluía la reserva del hotel, el pago del billete de avión y otros trámites con los que las mujeres generaban una deuda económica que debían saldar ejerciendo la prostitución

Las víctimas, añade el comunicado de la Policía Nacional, eran controladas bajo amenazas y coacciones. Hasta llegaban a agredirlas para someterlas al pago de la deuda que aumentaba en caso de que no pagaran a tiempo. Cada movimiento o contacto que tenían con terceros, añade el comunicado de los agentes, era también supervisado por los miembros de la red, que incluso auditaban los servicios sexuales prestados no dejándolas descansar. La organización, al parecer, también les ofrecía la posibilidad de regularizar su situación en España a cambio de una contraprestación económica. Además de la explotación sexual de mujeres, explican también, se dedicaban al tráfico de drogas a pequeña escala bajo las directrices de los miembros de la organización que ocupaban los escalones más altos de la misma.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

Liberadas once esclavas sexuales de una red que usaba pisos turísticos para camuflarse