El uso del tren en Galicia sigue con su crecimiento sostenido en larga y media distancia

Los viajeros crecen un 2,2 % y superan los 5,3 millones

Los trenes del eje atlántico superaron los tres millones de viajeros
Los trenes del eje atlántico superaron los tres millones de viajeros

redacción / la voz

Las mejoras en la red ferroviaria de Galicia durante los últimos diez años han propiciado un crecimiento sostenido del uso del ferrocarril, especialmente en el eje atlántico, que ya ha superado la barrera de los tres millones de viajeros. Este aumento sigue en el cierre de los datos del 2018 que ayer hizo públicos Renfe, en los que la comunidad gallega aporta 5,3 millones de viajeros, un 2,2 % más que el año anterior.

Así, la subida es mayor en los servicios de media distancia y Avant, que crecen un 2,5 % respecto al año anterior, estando muy cerca de los cuatro millones de viajeros. El resto se mueve en conexiones de larga distancia, entre la que destaca muy por encima de las demás los servicios Alvia con Madrid, que son en realidad los que más suben -un 4,4 %-, pero que todavía no logran alcanzar el millón de viajeros (se queda en 923.000). Tal vez este año sea el momento de alcanzarlos, cuando la apertura del tramo entre Zamora y Pedralba reduzca una media de 50 minutos el viaje con Madrid. Esta situación contrasta con el servicio Intercity que conecta con el País Vasco, que es el único que baja en número de viajeros, un relevante 7,4 %.

Renfe interpreta estos resultados como un aval a la nueva política de ofertas del área comercial.

Por otra parte, el ADIF incluye en su balance de cuentas la posibilidad de perder ayudas europeas por 30 millones de euros como consecuencia de los retrasos registrados durante la crisis en la ejecución de las obras para las que se lograron financiación comunitaria, entre las que se incluye el AVE gallego.

Empiezan las pruebas en el tramo del AVE que ahorrará 50 minutos en el viaje a Madrid

Pablo González
El tren auscultador del ADIF, en la estación de Zamora
El tren auscultador del ADIF, en la estación de Zamora

Un tren auscultador del ADIF comenzó a calibrar la geometría de las vías para dar paso a otras revisiones

Esta madrugada comenzaron las pruebas en el tramo ferroviario de alta velocidad entre Zamora y Pedralba de la Pradería, a las puertas de Galicia, donde aún siguen desarrollándose trabajos relacionados con el cambiador de ancho y la conexión con la línea convencional. Con apenas un mes de retraso técnico sobre lo previsto, el ADIF mantiene los ritmos necesarios para que el conjunto de pruebas que deben realizarse sobre este tramo de 110 kilómetros se desarrollen a lo largo de la primera mitad de este año, con el objetivo de ponerlo en servicio en una fecha indeterminada del 2019. La apertura a la circulación de trenes comerciales por este trazado supondrá el ahorro de 50 minutos de media en el viaje a Madrid, según los cálculos hechos públicos por el Ministerio de Fomento. De esta forma, Ourense quedaría a tan solo tres horas y media de la capital, mientras que A Coruña estaría a cuatro horas y 50 minutos. Y Vigo, a algo más de cinco horas. Se trata de un relevante salto adelante en las conexiones ferroviarias de Galicia, pues el tren sería competitivo con los desplazamientos en vehículo privado. Para hacerle más competencia al avión habrá que esperar al menos un año, cuando se terminaría el nuevo acceso ferroviario central, y el AVE esté ya a pleno rendimiento.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Tags
Comentarios

El uso del tren en Galicia sigue con su crecimiento sostenido en larga y media distancia