Trabajadores de las BRIF denuncian cobrar menos de mil euros al mes por intervenir en fuegos tan virulentos como el de Rianxo

Reclaman a Hacienda que dé luz verde al acuerdo que mejorará sus condiciones laborales

Miembros de la BRIF Laza actuando en un incendio en la parroquia quiroguesa de A Seara
Miembros de la BRIF Laza actuando en un incendio en la parroquia quiroguesa de A Seara

Mil euros brutos al mes que suponen menos de 900 euros efectivamente cobrados. Ese es, según denuncian los trabajadores de las Brigadas de Refuerzo en Incendios (BRIF), el sueldo de estos 565 bomberos forestales dependientes del Gobierno central. Una remuneración que cae hasta los 600 euros durante el mes en el que obligatoriamente les envían al paro, ya que son trabajadores fijos discontínuos de la empresa pública Tragsa que trabajan solo durante once meses al año.

Cuando actúan directamente en el control y apagado de un incendio, estos profesionales cobran un plus de extinción que recoge cuestiones como la peligrosidad, la penosidad, la turnicidad o el hecho de ser helitransportados, y cuya remuneración es actualmente de 3,8 euros al día.

Condiciones como estas les llevaron a negociar en el año 2017 un acuerdo con Tragsa para mejorar la gestión, operatividad y situación del personal de las BRIF. El pacto se firmó hace ya quince meses pero aún no ha podido ser aplicado al faltar el visto bueno del Ministerio de Hacienda, un trámite esencial cuando se trata de una negociación colectiva vinculada al sector público.

La paralización del trámite en Hacienda impide que se apliquen cuestiones como subir el plus de extinción hasta los seis euros diarios o permitir que aquellos trabajadores que no superen las pruebas físicas o médicas anuales puedan dedicarse a labores de apoyo logístico dentro de las unidades (actualmente, estos profesionales pasan a una situación de excedencia que, en la práctica, les deja sin ingresos al no poder solicitar prestación por desempleo).

Aseguran, además, que de estar en vigor el acuerdo, todos los efectivos de las brigadas de refuerzo (más de medio centenar) estarían disponibles para actuar en los incendios ocurridos en los últimos meses, como el sufrido esta semana en Rianxo. En las labores de extinción de este devastador fuego trabajaron miembros de la BRIF de Laza pero, al producirse fuera de la temporada de alto riesgo, solo 20 de sus profesionales están activados para labores de extinción, en lugar de los 60 que componen la unidad. El pacto pendiente de rubricar ampliaría la disponibilidad del dispositivo completo a todo el año y no solo a los meses de más peligro.

Concentraciones ante Hacienda

Hartos de la situación, el colectivo de trabajadores de las BRIF ha dado un ultimátum al Ministerio de Hacienda. Si en los próximos días no se recibe un visto bueno al acuerdo o, al menos, se concierta una reunión entre los representantes de los trabajadores y los máximos responsables del departamento que dirige María Jesús Montero, los miembros de las Brigadas de toda España viajarán a Madrid para concentrarse ante la sede del Ministerio, primero, y ante la sede del PSOE en la calle Ferraz, después.

Insisten en que no es entendible que un personal que el propio Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) -del cual dependen las BRIF- describe como «altamente especializado», que puede actuar en cualquier punto del territorio por su carácter helitransportado y que «se juega la vida por salvar el patrimonio natural y proteger la vida de las personas» esté en condiciones «precarias». «No imagino que cuerpos como la Guardia Civil o la Policía en lugar de trabajar todo el año lo hiciesen solo en épocas en las que se prevé que haya más riesgo de delitos, o que en lugar de ser trabajadores públicos fuesen contratados a través de empresas», abunda Cristóbal Medeiros, uno de los componentes de la BRIF de Laza. Es por eso que reclaman una vez más la equiparación laboral y salarial de todos los bomberos forestales que actúan en el territorio español.

¿Quién apaga el fuego en Galicia?

Mónica P. Vilar
Operario trabajando en la extinción de un incendio en Tremoedo
Operario trabajando en la extinción de un incendio en Tremoedo

La creación de un servicio público de extinción único y dependiente de la Xunta es una vieja reivindicación que choca con la realidad que se vive sobre el terreno

Un solo objetivo, apagar los incendios forestales declarados en Galicia, pero muchos actores distintos. Durante la época de alto riesgo de incendio en los montes gallegos realizan tareas de extinción hasta una decena de profesionales con diferentes categorías laborales y dependientes de organismos distintos. La precariedad de algunos de ellos y las diferencias salariales y de medios son algunas de las quejas.

FUNCIONARIOS

Agentes forestales y medioambientales. Funcionarios dependientes de la Consellería de Medio Rural, su labor supone gran responsabilidad, al ejercer habitualmente como directores técnicos de los trabajos de extinción, coordinando medios y efectivos.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Trabajadores de las BRIF denuncian cobrar menos de mil euros al mes por intervenir en fuegos tan virulentos como el de Rianxo