La Xunta aleja el fantasma de otra huelga en el sector de los autobuses

Ethel Vázquez logra un acuerdo con CC.OO., UGT y la CIG sobre las cláusulas sociales de las nuevas concesiones del plan de transporte

Reunión entre los representantes de la Xunta y los cargos de la Consellería de Infraestruturas e Mobilidade
Reunión entre los representantes de la Xunta y los cargos de la Consellería de Infraestruturas e Mobilidade

redacción / la voz

La contestación de la patronal y de los sindicatos a la puesta en marcha de la primera fase del plan de transporte en el verano del 2017, con una huelga en la que confluyeron los intereses empresariales con los de las centrales sindicales, podría no repetirse cuando empiecen a implantarse este año los primeras concesiones del nuevo diseño del transporte, que culminará con una renovación total de las concesiones de autobuses interurbanos a principios del año que viene. En realidad, el acuerdo que ayer suscribieron los sindicatos Comisiones Obreras, UGT y CIG da continuidad al pacto que se forjó en julio del 2017 y que terminó con los paros convocados en aquel momento, aunque en aquella ocasión solo contó con el apoyo de las dos primeras centrales. El sindicato nacionalista CIG se sumó esta vez a una concertación que trata de ahondar en el contenido social de las nuevas concesiones, que tendrán una duración de diez años.

El pacto es también fruto del diálogo continuo con el que la Consellería de Infraestruturas e Mobilidade ha intentado consensuar el plan, no solo con los representantes de los sindicatos, sino también con buena parte de la patronal, con el objetivo de mejorar la calidad del empleo en el sector. Este diálogo multilateral se canaliza a través de una comisión de seguimiento del plan de transporte.

El acuerdo blinda el derecho a la subrogación de los trabajadores de las empresas de transporte si, en esa ruta en concreto, cambia la compañía titular de la concesión. Esta subrogación se hará manteniendo los derechos laborales de los trabajadores, una obligación que se extiende al personal no conductor, como los acompañantes de escolares, taquilleros, administrativos... El incumplimiento de la obligación de heredar el personal de la antigua concesionaria puede conllevar la resolución del contrato. También habrá sanciones -de entre 10.000 y 60.000 euros- para incumplimientos muy graves. Todas estas medidas van más allá del acuerdo que se firmó hace más de año y medio.

La estabilidad en el empleo también es un objetivo cardinal del acuerdo, de forma que en las adjudicaciones de las concesiones se tendrá en cuenta el porcentaje de empleados con contrato indefinido, así como la posibilidad de ofrecer puestos en plantilla a los trabajadores autónomos. Se sancionará el pago de salarios inferiores a los convenios colectivos.

 

Resolución de contratos

La extinción del contrato se producirá cuando se incumpla cualquier condición considerada «esencial» en los pliegos de licitación. También se podrá llegar a la resolución del contrato si hay un incumplimiento reiterado de determinadas obligaciones previstas, así como aquellas relativas a la subrogación de personal, una cuestión que se vigilará especialmente desde el departamento que dirige Ethel Vázquez.

Los primeros proyectos del nuevo plan de transporte, correspondientes a las concesiones a las que en su momento renunciaron las empresas, saldrán a licitación en breve.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La Xunta aleja el fantasma de otra huelga en el sector de los autobuses