La Xunta se ve obligada a aumentar la partida anual para el nuevo plan de transporte, que se elevará a 70 millones

Tras las alegaciones de las empresas de autobuses, se decidió aumentar en 5 millones al año la aportación pública

Estación de autobuses de Santiago
Estación de autobuses de Santiago

redacción / la voz

La aportación de fondos públicos al nuevo plan de transporte será de cerca de 70 millones al año, que se destinarán al pago de las reservas de plaza para los escolares y a sostener concesiones que por sí solas no serían rentables. La mayoría de este dinero se empleará en los primeros contratos que se adjudicarán este verano, correspondientes a la primera fase del plan, que se adelantó por la renuncia masiva de empresas a sus concesiones. Son precisamente estos cien primeros contratos los que están situados en entornos más rurales, donde es más necesario hacer aportaciones de dinero público, pues no hay masa crítica suficiente para asegurar la rentabilidad de las concesiones. La Xunta mantendrá con dinero público el 70 % del volumen de negocio de los autobuses interurbanos.

El Gobierno autónomo se vio obligado a aumentar en 5 millones de euros al año la aportación económica que tenía prevista para el nuevo plan, que estará en pleno funcionamiento en el 2020. La razón de este aumento viene dada por el proceso de información pública de los nuevos contratos. Las distintas alegaciones de las empresas y sus necesidades de cara a la explotación del servicio hicieron ver a la Consellería de Infraestruturas e Mobilidade que había que aumentar las partidas destinadas al nuevo diseño. Solo en la primera fase de implantación del plan se gastarán 50 millones de euros de fondos públicos, durante los diez años de vigencia de las concesiones. De este dinero, 37 millones se destinarán a compensar el déficit de explotación de las empresas en las conexiones consideradas obligaciones de servicio público. Es la única forma de asegurar que haya autobuses en determinadas áreas rurales.

Papel de los concellos

Por otra parte, el departamento que dirige Ethel Vázquez ha recordado a los ayuntamientos que el plan de transporte está abierto a la participación municipal a través de bonos para colectivos específicos o líneas de autobús locales. A través de una carta del director xeral de Mobilidade, Ignacio Maestro, se les recuerda que pueden poner en marcha líneas de transporte en el ámbito municipal con las mismas condiciones del nuevo plan de la Xunta, siempre y cuando el recorrido coincida con la concesión autonómica.

La gasolina del bus gallego será el dinero público: cerca del 70% de los ingresos

PABLO GONZÁLEZ
La conselleira Ethel Vázquez, durante su comparecencia parlamentaria
La conselleira Ethel Vázquez, durante su comparecencia parlamentaria

La aportación de la Xunta permitirá mantener servicios deficitarios en áreas rurales. La financiación se consigue con el ahorro que supone el transporte escolar compartido

Entre la multitud de datos que sobre el plan de transporte ofreció en el Parlamento la conselleira de Infraestruturas e Mobilidade, Ethel Vázquez, destaca uno: el relevante esfuerzo presupuestario de la Xunta para sostener la capilaridad de la red de transporte de viajeros por carretera, de forma que llegue a todas las esquinas del país pese a que, en muchos casos, no habría compañías dispuestas a realizar esos servicios porque no son rentables. Esta política se revela esencial cuando se trata de fijar población en las áreas rurales para frenar el declive demográfico en estas zonas.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La Xunta se ve obligada a aumentar la partida anual para el nuevo plan de transporte, que se elevará a 70 millones