Condena de 200.000 euros al Sergas por confundir autismo con sorderaEuropa no dará a las víctimas del Alvia el expediente contra España

Al menor se le vació un oído y se le colocó un implante coclear con solo 2 años


ourense / la vozredacción / la voz

Le diagnosticaron una «sordera total e incurable», cuando en realidad lo que tenía el pequeño era autismo. Este grave error del que fue víctima un niño ourensano que tenía en el momento de los hechos solo 2 años y medio, ha motivado que el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia condene ahora al Sergas a indemnizarlo con 200.000 euros. Los magistrados estiman en parte el recurso de apelación interpuesto por los padres del menor contra la sentencia dictada por el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 1 de Ourense en julio del año pasado, que había fijado la indemnización en 150.000 euros, e incrementan esa cantidad. «Nos encontramos ante un claro supuesto de error de diagnóstico provocado por una equivocada interpretación de los resultados de la prueba de potenciales evocados auditivos en su día practicada. En definitiva, no se descartaron, como era obligado, otras patologías mediante pruebas complementarias de tipo psicológico, neurológico o audiométrico», subraya el tribunal. La resolución recoge que, basándose en informes médicos privados y «sin agotar los medios de diagnóstico y en la creencia de que los emitidos privadamente eran acertados», el Sergas decidió colocar un implante en uno de los oídos del pequeño.

Al menor se le practicaron dos intervenciones, en diciembre del 2004 y en febrero del 2005, en el Complexo Hospitalario de Vigo, efectuándosele el vaciado de uno de los oídos para, posteriormente, colocarle el implante coclear. El niño nunca se adaptó y padeció «un manifiesto sufrimiento», según recogía el primer fallo, hasta que a finales del 2006 una profesora comenzó a sospechar que no era sordo. Ante esta posibilidad, el Sergas decidió remitir al niño a un centro especializado de Barcelona, donde los expertos determinaron que el niño no era sordo, sino autista. «No se discute ni la diligencia en el tiempo de la asistencia ni la tecnología aplicada; lo que está en valor es el manifiesto error de diagnóstico respecto de la dolencia que presentaba el menor», argumentan los jueces del alto tribunal gallego, al tiempo que destacan que el hecho de que la sintomatología inicial hiciese dudar entre una y otra posibilidad «no puede justificar el grave error cometido, del que derivaron tan graves consecuencias para el afectado».

En una dura sentencia contra el proceder de los profesionales médicos en este caso, los togados tildan de «injustificable» que un niño que había nacido con audición y había aprendido a hablar pudiera a los dos años «padecer una súbita y repentina sordera, de carácter incurable e irreversible».

«Jamás» debió pasar

Recuerdan además que «lo que ha ocurrido en este caso es que se ha generado un daño que jamás tendría que haberse causado, pues esa asistencia concreta nunca debió llevarse a cabo», y añaden: «No nos encontramos ante una pérdida de oportunidad, sino ante unos sucesivos y crasos errores médicos determinantes de una infracción de la lex artis». La sentencia, contra la que cabe recurrir ante el Supremo, establece también que el Sergas haga frente a las costas causadas por el recurso.

El Tribunal Superior ve «sucesivos y crasos errores médicos» y eleva la indemnización

Ya han recurrido, pero, de momento, las víctimas del Alvia no podrán disponer del expediente abierto contra España por incumplimientos en la seguridad ferroviaria. La Comisión Europea contestó a las víctimas, según informa Europa Press, que, en base al «clima de confianza mutua», no entregaría al colectivo el documento. Las víctimas han recurrido argumentando que la divulgación del documento responde a un interés público superior: «Garantizar la seguridad de las personas en el transporte ferroviario español y europeo». Las víctimas se apoyan también en un dictamen del Tribunal Justicia de la UE que conminó a la Agencia de Seguridad Alimentaria a publicar «todos los estudios relacionados con los riesgos del glifosato», subrayando el interés mayor de la transparencia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Condena de 200.000 euros al Sergas por confundir autismo con sorderaEuropa no dará a las víctimas del Alvia el expediente contra España